Noticias

Antonio Pulido Flórez: EN LA UIS HEMOS TENIDO EL INFORTUNIO DE NO HABER CONTADO CON BUENOS RECTORES EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS

Antonio-Pulido-Florez
Antonio Pulido Flórez
Publicidad

Antonio Pulido Florez no solo fue Secretario de Planeación de la Gobernación de Santander sino que durante muchos años ocupo importantes cargos directivos de la Universidad Industrial de Santander y conoce, como pocos, no solo los intríngulis de la vida interna de esa institución, sino los procedimientos que se siguen, paso a paso, para elegir un nuevo rector de esta institución educativa superior. A pocas semanas de que de nuevo se tenga que surtir ese procedimiento en una de las principales universidades de nuestro departamento, quisimos hablar con él para que nos aclarara algunos puntos de ese proceso.

Wilfredo Sierra Moreno: Doctor Antonio Pulido, ¿usted podría explicarnos para los lectores neófitos de la Revista El Crisol, cómo funciona el mecanismo de elección de un nuevo rector de la UIS?  

Antonio Pulido Flórez: El procedimiento para la designación de rector para la UIS obedece a una norma estatutaria en la cual se obliga a la institución a convocar al personal de la comunidad universitaria que cumpla unos requisitos, muy generales, tan mínimos que casi toda la comunidad universitaria la cumple. Buena parte de los profesores y desde luego algunos funcionarios administrativos.

El procedimiento establece que a partir de una postulación individual, personal, en donde presente sus características académicas en torno a sus aportes a la comunidad científica y a la sociedad, como ser profesional y haber trabajado un mínimo de años con la Universidad. Igualmente haber desempañado algunos cargos directivos, que la verdad no refleja mucha capacidad. Pero lo que llama la atención es que la necesidad de contar con un buen rector no obedece simplemente a una voluntad a título personal. Eso lo hemos visto en la designación de los últimos rectores,  algunos que fueron funcionarios de la universidad y otros llegan de afuera, que desconocen la actividad académica en absoluto, o simplemente no tiene la capacidad gerencial y otros atributos necesarios para desempeñar la rectoría, como por ejemplo haberse ganado todos los méritos como buen académico,  ser un excelente gerente, lo que significa direccionar y al mismo tiemplo cumplir con un derrotero.

“Pero lo que llama la atención es que la necesidad de contar con un buen rector no obedece simplemente a una voluntad a título personal. Eso lo hemos visto en la designación de los últimos rectores…”

Derrotero que desde luego debe trazar el Consejo Superior y no el rector, y por otro lado, tener visión. Visión que permita el desarrollo de la Universidad a mediano y largo plazo. Esos requisitos que no están escritos en ningún estatuto ni en ningún reglamento de la Universidad, son indispensables para para hacer una buena rectoría. Pero el rector no hace solo su función sino que la hace con el equipo gerencial de esa rectoría. Es decir, Vicerrectores, director de planeación y decanos. Si un rector medianamente cumple los requisitos y tiene un equipo mediocre, los resultados de la gestión van a ser mediocres como hemos visto varios. Pasan tres años y el rector no hizo absolutamente nada que implique desarrollo académico.

 Y hemos tenido el infortunio de no haber contado con buenos rectores en las últimas décadas. Y la verdad es que en eso se ve el poco desarrollo académico de nuestra universidad. La Universidad Industrial de Santander era, no hace mucho, un ejemplo de organización y un ejemplo de desarrollo académico. Y un ejemplo de eficiencia en el manejo de los recursos. Tanto que tolera cualquier rector la organización. Pero últimamente si da grima ver los resultados de administraciones que muestran muy poco desarrollo tanto administrativo como académico. Y la Universidad se va quedando. Se va quedando en su capacidad que yo creo que debe cumplir. El papel más importante que puede cumplir una universidad en la región es de actor del desarrollo regional. Y la UIS ha dejado de ser actor del desarrollo regional. Antes era quizá la universidad piloto de la UNESCO y ahora es solo uno de las universidades más importantes de Santander.

“Antes era quizá la universidad piloto de la UNESCO y ahora es solo uno de las universidades más importantes de Santander”.  

WSM: ¿Una de las cosas que siempre se han preguntado los críticos cuando esta instancia llega, es si existe realmente un equilibrio entre los estamentos académicos de la institución y las fuerzas burocráticas externas que siempre han pujado por imponer sus criterios a la hora de elegir rector y determinar las políticas a seguir dentro de la UIS?  

Antonio Pulido Flórez: Eso depende mucho de la concepción que tenga en ese momento el Consejo Superior. El Consejo Superior es quien direcciona el desarrollo institucional. Establece las políticas de desarrollo de la Universidad. Últimamente se ha estilado una orientación rectoral. Es al rector al que se le delegan unas funciones que son de dirección institucional y que corresponden unas al  Consejo Superior y otras al Concejo Académico y entonces el director asume la iniciativa y a veces ni la iniciativa sino una estrategia de dejar trascurrir las cosas, y ese dejar pasar le ha permitido al Consejo Superior facilitar  intervenciones ajenas a la institución como es el caso de cierto personajes de fuertes intenciones políticas o politiquera, que ha venido causando deterioro a la administración universitarias.

“Últimamente se ha estilado una orientación rectoral. Es al rector al que se le delegan unas funciones que son de dirección institucional y que corresponden unas al  Consejo Superior y otras al Concejo Académico”.  

Pienso yo que es el principal daño, el principal flagelo que tiene la universidad. La influencia del gobernador de turno en el manejo interno de la universidad, genera ese tipo de presiones. La universidad tiene una representación estamentaria en el Concejo Superior expresada en una representación estudiantil, una representación profesoral, representación del gobierno, y finalmente un representación de la comunidad. Desafortudamente la representación de la comunidad está reflejada en ex rectores, que yo no sé porque deben estar ahí si la mayoría fueron malos rectores y no se tendría por qué seguir castigando a la universidad con la presencia de estos señores. Y de los gremios que igualmente no sé cómo diablos tiene un asiento en la mesa, pero esa representación no refleja a la comunidad.

Esa es debilidad de la misma organización. Entonces el Consejo Superior estando constituido en estas condiciones acata muchas veces las querencias del gobernador, y deja que el gobernador imponga en la decisión rectoral ciertos manejos que son de muy dudosa ortografía.