Noticias

ASÍ HA SIDO EL TRABAJO DE LOS GESTORES DE CONVIVENCIA DURANTE EL PARO NACIONAL

Son más de 40 Gestores de Convivencia los que la Alcaldía de Bucaramanga ha destinado para realizar un papel de mediadores entre los manifestantes, el Ministerio Público y la Fuerza Pública, con el propósito de siempre garantizar el derecho constitucional a la protesta pacífica.

El 1 de diciembre de 2020 es una fecha que Laura Uribe León no olvidará. Ese día, esta joven psicóloga, de 23 años, se convirtió en parte del equipo de Gestores de Convivencia de la Secretaría del Interior y desde entonces viene trabajando de la mano de los líderes comunales por la convivencia pacífica del Municipio en los diferentes barrios.

Desde hace más de un mes, cuando inició el Paro Nacional, la dinámica cambió y las acciones se centraron en acompañar cada una de las diferentes jornadas de protesta social adelantadas por sindicatos, agremiaciones laborales, estudiantes y transportadores en calles, parques y avenidas de la ciudad con el propósito de garantizar siempre el derecho a la movilización pacífica.

Son jornadas muy duras, muy pesadas para cada una. Algunas inician a las 6:00 a.m. y terminan hasta la medianoche. Hemos descuidado un poco la familia, nuestras actividades diarias”, dijo la gestora, quien, sin importar las condiciones climáticas y los recorridos extensos, todos los días desempeña su trabajo con espero y pasión.

A través de la labor de Laura y de todo el equipo, entre otras cosas, se ha logrado evitar las alteraciones del orden público, mediante el diálogo levantar bloqueos y evacuar ciudadanos que han quedado en medio de las confrontaciones.

Al principio algunos de los gestores nos costaban cuando escuchábamos los ruidos de las ‘papas bombas’, pólvora, pero ya con estos días hemos superado estos miedos y ahora mantenemos la calma y buscamos siempre el diálogo”, agregó la gestora.

Laura Uribe es feliz con su trabajo. “Es una experiencia increíble, es un reto impresionante trabajar en el territorio con la gente y hacer una representación institucional”. Su mayor orgullo como gestor lo narra con alegría, en una jornada en la que el diálogo fue el motor para encontrar soluciones de inmediato.