Noticias

Augusto Rueda González en Coloquio con Don Clímaco: EL 50% DE LAS GENTES EN BUCARAMANGA NI SIQUIERA DENUNCIAN LAS PROPIAS AGRESIONES Y VIOLACIONES DE LAS QUE HAN SIDO OBJETO.

Publicidad

augusto ruedfa gonzalezAfirmando que la ciudad, el departamento y el país es fundamentalmente católico y cristiano en líneas generales, el Persone cree que esos valor hay que seguirlos priorizando entre nosotros.     

Hijo del recordado Prospero Rueda –el patroncito-  uno de los hombres que durante mucho tiempo hizo parte del equipo directivo de Vanguardia Liberal, Augusto Rueda González es un joven que desde muy temprana edad ha descollado en la vida política y administrativa de la ciudad. Hoy, con dos años al frente de la Personería Municipal de Bucaramanga, Rueda González puede presentar un trabajo serio al frente de esa entidad estatal,  a diferencia de otros personeros de antaño, hombres y mujeres, que como en la canción de Shakira, eran ciegos sordos y mudos.

Por eso cuando vi su presencia en mi destartalada covacha, me sentí muy pero muy complacido, y luego de las evocaciones personales de rigor, saque mi vieja grabadora – tan descompuesta como yo- y deje salir el periodista, que a pesar de los muchos años que tengo, aún vive en mí. Así se desarrolló el dialogo en con el funcionario:

DON CLÍMACO: ¿Cómo ha sentido este tiempo en el que ha desempeñado sus funciones como Personero Municipal de Bucaramanga?

AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: Bien Don Clímaco. Yo creo que la problemática de la ciudad repercute directamente sobre la Personería, porque la gente va a quejarse según lo que ocurra en la ciudad. Estos han sido dos años de muchos complique y movimiento por los problemas que ha tenido el Alcalde de Bucaramanga, primero  los vendedores ambulantes, luego con los mototacistas, con el problema de Valorización, y en fin, con todo lo que vive la ciudad. Y siendo la Personería la vocera de los ciudadanos, como consecuencia allí se siente cada situación que se da en nuestro municipio.

DON CLÍMACO: En su criterio, ¿en Bucaramanga hay muchos episodios de violación de los derechos ciudadanos y humanos?  

AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: Pues le puedo decir que lo que se registra oficialmente es el 50% de esos sucesos anómalos, porque en muchas ocasiones las gentes ni siquiera denuncia las propias agresiones y violaciones de las que ha sido objeto. Y en plata blanca, Don Clímaco, nosotros solo conocemos la mitad de esos hechos.

Y la mitad se da específicamente cuando se presenta alguna acción concreta de la administración municipal, como ha sido el caso del cobro de la valorización últimamente, donde la gente cree que sus derechos han sido vulnerados por el valor excesivo de la cuota que por este concepto se debe pagar.  Lo mismo lo percibimos cuando los ciudadanos se llegan a quejar porque la administración municipal de Bucaramanga no cumple sus funciones en las inspecciones de  policía, y como consecuencia de ello, tenemos nosotros que entrar a suplir esa falta de estado, que la mayoría de la veces es lo que origina el reclamo de los ciudadanos.

DON CLÍMACO: Augusto, sobre los funcionarios actuales de la administración de Bucaramanga, ¿hay muchas denuncias sustentadas en su despacho?

don climacoAUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: Mire buen amigo, cuando uno es funcionario público uno tiene, todos los días, dos o tres denuncias… Y por ello como consecuencia lógica todos los funcionarios de la administración local están denunciados. Ésta es un país de quejosos, éste es un país de colocar denuncia por todo. Y entonces, Don Clímaco, si usted me dice que le precise los nombres de los funcionarios impugnados, tengo que decirle, todos lo están.

Porque esa es una situación casi normal cuando alguien está en la administración pública, porque cualquier persona tiene el derecho de quejarse, ya sea mediante un escrito directo, o mediante un anónimo, o mediante una llamada. Lo que conlleva a que necesariamente tengamos que investigar.

DON CLÍMACO: Resolvamos una inquietud que no tienen muy clara algunas personal de la opinión pública en general… ¿Usted tiene facúltales legales para sancionar a funcionarios en la órbita de su competencia, o tiene que dar trámite de los resultados de sus investigaciones a la Procuraduría o a la Fiscalía?  

 AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: Claro que nosotros tenemos en la Personería de Bucaramanga facultades expresas para sancionar.  Pero le cuento, la Procuraduría nos puede delegar a nosotros, nos puede comisionar cierto tipo de investigaciones.  Y nosotros compulsamos copias de los resultados de esas averiguaciones en ese caso específico.

DON CLÍMACO: Mi apreciado doctor Augusto Rueda, usted se comprometió desde que llego a su cargo en una empresa medio moralista con los muchachos y  las niñas de los colegios y las escuelas, y algunos sectores le criticamos que usted tiene un sesgo de sus creencias religiosas en ese tipo de acción. ¿Considera justas esas críticas cuando reflexionamos que, por ejemplo, el libre derecho de su personalidad le da derechos a una niña a optar por cualquier opción sexual, si ella así lo quiere,  y ustedes lo condenan duramente  en esa empresa en que está comprometido usted y su Personería de Bucaramanga?   

AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: ¿Usted tuvo hijos Don Clímaco?

DON CLÍMACO: Claro Personero, y muchos nietos y bisnietos…   

 AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: ¿Y cree que los educo bien?

DON CLÍMACO: Dentro de mis convicciones librepensadoras sí, claro.  

AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: Pues mire, para educar bien se necesita disciplina. Si no hay disciplina, no hay una formación excelente en los hijos. Y sobre todo hay que respetar las creencias. Sobre todo cuando nuestra sociedad tiene una fe predominante. Y eso, más el respeto por lo demás y la disciplina hace que usted tenga que querer las normas de la ciudad, y que cuando usted es hijo usted tiene que respetar las normas de su hogar.

Eso desde el punto de vista de ciudadano. Desde el punto de vista religioso, cada cual debe respetar  las creencias de los demás. Bucaramanga es una ciudad eminentemente católica, Santander es un departamento católico y Colombia es un país católico. Y paralelo a esa situación católica existen otras religiones como los cristianos, los evangélicos o los mormones, de los que respetamos su pensamiento.

Pero así como hay católicos, protestante y evangélicos, existen personas que no creen en nada, y en esa posición conceptual también los respetamos.  Por esa razón las posiciones que cada uno asume son respetadas y más por la Personería. Cuando usted piensa algo, yo  se lo respeto,  no se lo critico. Simplemente dejo que usted su pensamiento lo lleve hasta donde crea conveniente para la educación de sus hijos. Y cuando yo entro a un colegio católico, como la mayoría de los colegios que hay en nuestra ciudad, yo respeto la posición, en la formación, en la creencia, y sobre todo en las posibilidades que se puede generar cuando uno no tiene un ser superior que lo guie.

DON CLÍMACO: Pero, mi apreciado Personero, la Constitución Nacional de éste país dice que Colombia es un estado laico.  ¿Usted no cree que cuando un funcionario en el desarrollo de sus ocupaciones sesga el desempeño de sus obligaciones privilegiando sus creencias religiosas, está incumpliendo ese precepto constitucional que le exige, específicamente a los representantes de nuestro estado, tener una postura totalmente laica?   

AUGUSTO RUEDA GONZÁLEZ: Lógico. Pero yo, Don Clímaco, no estoy orientando nada. Yo simplemente sigo las tendencias mayoritarias y, en éste caso, las tendencias mayoritarias es lo que yo escucho cuando la gente dice,  necesitamos que la familia sea el fundamento esencial de la sociedad. Y cuando hablamos de familia, hablamos del soporte padre – hijos.  Y cuando hablamos de padre – hijos, hablamos de las creencias, y yo las respeto.  Nunca entro a contradecir. Si usted me dice que usted no cree en nada, yo respeto lo que usted está diciendo. Nunca entro a contradecirlo. Simplemente entro a fundamentar sus creencias, más no a controvertirlas.

Y luego de terminar de tomarse el tinto que le ofrecí como toda atención por su visita, Augusto Rueda González me dio y fuerte abrazo y se fue a seguir cumpliendo con las funciones que le fueron encomendadas, y  me quede reflexionando sobre los términos de nuestra conversación. Yo, viejo mañoso y terco, creo que en estos temas que tocamos con el Personero Municipal de Bucaramanga, hay mucha tela de donde cortar. Pero eso será materia de reflexiones para otro día…