Noticias

AUTORIDADES DE SALUD EMPRENDEN ACTIVIDADES MASIVAS PARA PREVENIR VIOLENCIA INTRAFAMILIAR Y SEXUAL

Publicidad

image (1)Con la realización de una sala de análisis y una toma masiva de parques para regalar sonrisas y concientizar a los ciudadanos, la Secretaría de Salud y Ambiente de Bucaramanga y sus homólogas de Santander, los municipios del área metropolitana y el Observatorio de Salud Pública, dan inicio la semana de la prevención de la violencia intrafamiliar y sexual.

La sala situacional se cumplió en la tarde del miércoles con tres conferencias magistrales y profundas reflexiones alrededor de tema. Por ejemplo el Médico epidemiólogo del Observatorio de Salud Pública de Santander, Miguel Ochoa, disertó sobre el «Comportamiento de la Violencia intrafamiliar y Sexual»; la Referente de Salud Sexual de la Secretaría de Salud de Santander, Patricia Caicedo, habló sobre las «Rutas de atención de la violencia intrafamiliar» y el Psicólogo Víctor Pedrozo compartió experiencias y reflexiones sobre «Nuestro hogar: el punto de partida».

En la presentación de este tema, las autoridades de salud han resaltado que “La historia de Colombia ha estado signada por la violencia, y sus efectos han cambiado el entorno social, cultural, político y económico, afectando de forma sustancial, el estado de salud, bienestar y calidad de vida de todos los habitantes de nuestro territorio”.

Y destacan que “La violencia intrafamiliar y sexual es aquella violencia que tiene lugar dentro de la familia ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio, que comprende entre otros violación, maltrato físico, abuso psicológico repetido, abuso sexual, aislamiento social progresivo, castigo, intimidación y/o coerción económica. Entendemos que la violencia doméstica es un modelo de conductas aprendidas y se da básicamente por tres factores: falta de control de impulsos, la carencia afectiva y la capacidad para resolver problemas adecuadamente. En muchos casos la violencia intrafamiliar está relacionada con el alcohol y las drogas.

Por ello se concluye que “Cuando se presenta un caso de violencia intrafamiliar y/o sexual las primeras instituciones que identifican estos casos son: la familia, Instituciones Educativas, hospitales, centros de salud, EPS, ARS, IPS, Policía de infancia y adolescencia, ONGS, línea 123 social, línea de atención infantil y Personería municipal entre otros; Estas instituciones tienen la obligación de informar a las autoridades competentes cuando se enteran de un caso de violencia intrafamiliar o sexual y no es necesaria la denuncia de la víctima para dar inicio a una investigación penal