Noticias

BUCARAMANGA SE TRANSFORMA CON URBANISMO TÁCTICO, UNA NUEVA FORMA DE DISEÑAR Y SENTIR LA CIUDAD

Con poca inversión y rápida actuación se está llevando nuevamente a la vida espacios olvidados o con demasiado tráfico con los que ya no podían contar los ciudadanos. Conozca cómo Bucaramanga se está sumando a las intervenciones del urbanismo táctico.

Publicidad

Es una nueva manera de abordar los espacios públicos y las vías para recuperar de manera efectiva la ciudad para los ciudadanos, reivindicar en pocos días lo que se había perdido por años”. Así lo definió el asesor de Despacho y Jefe de Gabinete, Manuel Azuero.

Esta iniciativa del Gobierno de los Ciudadanos ya viene generando grandes transformaciones. Una de ellas se refleja en el antiguo ‘Tierrero’, cuna del comercio negro de partes de automóviles, en el que hoy reposa una colorida réplica de una pieza fotográfica del reconocido artista Mario Testino, que resalta unos labios rojos en medio de un paisaje que juega con siluetas verdes creado artificialmente para el disfrute de los transeúntes, es hoy la nueva cara de uno de los sectores con peor reputación de la ciudad.

Pues bien, la llamativa propuesta y su transformación, no fue un capricho, ni una idea ‘jalada de los cabellos’, es otra de las apuestas del Gobierno de los Ciudadanos, por unirse al movimiento actual, gestado en las principales ciudades del mundo, en el que, mediante pequeñas y poco costosas intervenciones de espacios públicos, se están creando más espacios para el disfrute de los ciudadanos.

Así es como Bucaramanga, se está sumando al movimiento arquitectónico de Urbanismo Táctico. Pero ¿de dónde nació este concepto?, pues bien, para nadie es desconocido los problemas que enfrentan las ciudades en la actualidad, donde los ciudadanos se pierden en la cotidianidad de grandes montañas grises, contaminación y ruido excesivo, donde hay falta de identidad, de expresión propia y de espacios para reconocerse y expresarse.

De este tipo de necesidades fue que nació el urbanismo táctico y que hoy es una práctica que está sumando esfuerzos tanto del sector público como de los privados, quienes están dando pequeños pasos para mejorar nuestro sentido de comunidad y de lo público, en palabras menos, están haciendo la ciudad con espacios, ‘vivibles, respirables y descansables’.

Estas intervenciones respaldan la movilidad peatonal, para que caminar la ciudad en los sectores más concurridos sea cada vez más seguro y agradable para la ciudadanía”, agregó el Jefe de Gabinete.

El desarrollo de este tipo de transformaciones nació en Bucaramanga, como propósito de este gobierno, que desde su Plan de Desarrollo dejó plasmado su interés y esfuerzo por priorizar al peatón y al ciudadano, con la recuperación de espacios que generen mayor bienestar y calidad de vida.

A través de un equipo de trabajo interdisciplinario que conforman el Taller de Arquitectura, adscrito a la Secretaría de Infraestructura, la Alcaldía busca otra cara y funcionalidad a diferentes espacios públicos, olvidados, temidos y que se constituían en un gran dolor de cabeza de las autoridades, como lo era el caso de ‘El Tierrero’.

Sin embargo, hoy no solo es ‘El Tierrero’, el que promete ser un referente de visita para la ciudad, también hacen parte de este movimiento de pequeñas transformaciones, la Calle de los Estudiantes y la nueva Calle de las Letras, en inmediaciones del Instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga. “Cada estrategia de intervención, aunque utilice elementos similares como mobiliario urbano, mucho color a través de pinturas de pisos y paredes, utensilios de reciclaje y plantas, se desarrolla bajo un concepto diferente”, indicó Francisco Jordán, uno de los líderes del Taller de Arquitectura

Esta transformación también depende del ámbito, “pero en lo que siempre estamos de acuerdo es que el color esté muy presente y sea el protagonista, así como estudiar cuál es el espacio que nos rodea, como por ejemplo la Calle de las Letras, que fue diseñada teniendo en cuenta la cercanía al Instituto Municipal de Cultura, colegios aledaños y el ambiente cultural”, dijo Rodolfo Torres, codirector del Taller de Arquitectura.

Probablemente uno de los ejemplos más icónicos, según Acevedo, es el de Times Square, en Nueva York. En una noche de 2009 se incorporó jardineras, silletería de fácil instalación, entre otros elementos, el tránsito de automóviles se cerró completamente el tráfico vehicular. Ahora los peatones pueden sentirse en medio de una playa estando en pleno corazón de la ciudad.

Latinoamérica no se ha quedado atrás. Una de las intervenciones más significativas las ha hecho Chile, con la creación de las “plazas transitorias” en la capital Santiago, donde se ocuparon terrenos de privados que estaban fuera de uso. Cabe aclarar que la mayoría de estos proyectos son de bajo costo y no superan los $60 millones o la cuantía mínima legal vigente.

Urbanismo táctico: una estrategia social

Para Iván Acevedo, otro de los codirectores del Taller de Arquitectura, además de devolverles a los ciudadanos un pedacito de ciudad, las actuaciones de urbanismo táctico buscan también integrar la parte política y técnica con el ciudadano.

“Parte de la estrategia está dada a que todo el equipo de trabajo, que estamos en alianza con colegios y universidades, llevamos estas actuaciones rápidas como un desarrollo técnico que permite implementar rápidamente. Normalmente desde el punto de vista público, por los mecanismos de administración, este tipo de intervenciones tomaría procesos muy lentos y de gran costo”, indicó.

Para establecer estos lazos con la comunidad, el Gobierno de los ciudadanos ha atado los proyectos de innovación y diseño a la gestión social trabajando con niños, niñas y adultos en el desarrollo de talleres e indagación con la comunidad, para conocer qué tipo de actuaciones son las adecuadas de acuerdo a las necesidades del entorno.

“Este es uno de los valores agregados del proyecto porque se está abordando el proceso más importante y transversal en la construcción de ciudadanía. No solo se trata de traer modelos de diseño y aplicar tendencias mundiales, sino también sumado de la inclusión y la participación ciudadana, se hacen unos talleres mediante el programa de construcción de paisaje social para construir desde las comunidades”, aseguró Mayerly Alejandra Medina, trabajadora social del equipo.

En este sentido, se ha partido de la teoría de los campos de vida, teniendo en cuenta que en la ciudad hay conflictos que también forman parte de la memoria de la comunidad. “Se incluyen las ideas de las personas a partir del taller de imaginarios que son ejecutadas en el diseño, la idea es que la comunidad a partir de esa autogestión se apropie de sus espacios y se haga la transformación de la ciudad”, agregó Medina.

No solo estos tres proyectos harán gala de las intervenciones rápidas para recuperar el espacio público de la ciudad, en la lista también están incluidos próximamente Ciudad Bolívar, plazoleta de acceso al Colegio INEM, punto Vive Digital del Café Madrid, Alameda de las Artes (zona aledaña al parque de las Mejoras Públicas) Parque de Los Sueños, corredor peatonal de Cabecera aledaño a los cinemas.