Noticias

Cartas de Don Clímaco: DE CÓMO SE INVENTÓ EL MITO DE LA VIRGEN MARÍA…

virgen_del_carmen_villamaria_terminal_dac_jl10
Los conductores de los diversos vehículos que recorren las carreteras del país y del mundo son los grandes seguidores de la Virgen del Carmen, y quienes festejan con bombo y timbales este día de la tradición católica.

Algunos medios de comunicación y supuestos periodistas “independientes” fletados al Opus Dei, se encarga de mantener el poder temporal de los curas católicos…

Señor Director:

Tengo el claro conocimiento de que usted, en una de las muchas cosas que ha hecho en la vida, dedico 5 años de su existencia al estudio de la teología con sus buenos amigos de la Iglesia Anglicana –que ahora por caprichos doctrinales se quieren denominar solo como episcopal- y que gracias a ese tiempo invertido en tan profundos estudios, puedo descubrir que muchos de los hechos que  los creyentes incultos consideran originarios del primer siglo de nuestra era, realmente fueron “inventados” mucho pero muchos años después por una jerarquía religiosa caprichosa y manipuladora, que fue montando toda la estructura de un dogma destinado a dominar, explotar y someter a sus prosélitos…

335_4_466bfd82bbbb3
El denominado Concilio de Éfeso fue una reunión de la clerecía católica, manipulada por el Emperador Romano de Oriente Teodosio II, que se inventó la supuesta divinidad de Jesús y la condición de María como “madre de Dios”. El infundio se dio en el año 431 de nuestra era, o sea 4 largos siglos después de los supuestos hechos históricos de la historia católica del nacimiento y muerte del Salvador.

En estos días que la fiebre de la Virgen del Carmen ha tomado tanta actualidad, y cuando es muy obvio que algunos periodistas que se quieren presentar como los dueños de la verdad informativa del mundo, formados, dicho sea de paso,  en universidades de génesis masónica, librepensadora y totalmente laica, se le han entrego al Opus Dei y están dedicado a vender como verdades eternas las majaderías de los curas de la región,  es bueno dejar en claro cuantas de tales supuestas verdades fundamentales no lo son tanto,  y solo sirven para alimentar el poder y la manipulación de la retardataria godaria clerical entre nosotros.

Para no hacer largo el cuento usted sabe que en una de las materias que se estudia en teología, Patrología, que es un estudio de los supuestos “Padres de la Iglesia”,  el análisis  de los Concilios de la Iglesia  es fundamental para determinar el supuesto dictamen de Dios para que los ensotanados gobernaran al mundo, no solo espiritualmente sino igualmente materialmente. Pues bien, en esa materia se descubre que el cuento de la divinidad de Jesús y su supuesta condición de hijo encarnado del mismísimo altísimo, fue determinado en el Concilio de Éfeso, realizado del 22 de junio al 17 de julio del año  431 (léase bien, del año cuatrocientos treinta y uno de nuestra era),  convocado por el Emperador Romano de Oriente Teodosio II, y presidido por el Patriarca de Alejandría Cirilo.

O sea que tuvieron que pasar 431 años –cuatro siglos largos- desde  los supuestos hechos históricos del tal nacimiento y muerte del profeta en Belén, hasta el descubrimiento de la presunta divinidad de Jesús, al cual unos curitas “colinos” ahora llaman el man que está vivo

O sea que tuvieron que pasar 431 años –cuatro siglos largos- desde  los supuestos hechos históricos del tal nacimiento y muerte del profeta en Belén, hasta el descubrimiento de la presunta divinidad de Jesús, al cual unos curitas “colinos” ahora llaman el man que está vivo. Pero además fue en éste mismo Concilio convocado y manipulado por un Emperador, sí señor, un gobernante mundano, el iluminadísimo Teodosio II, Emperador Romano de Oriente, cuando se decretó  que María era la Madre de Dios, con todos los problemas teológicos y filosóficos que implica que un Dios tenga mamá. Porque un Dios que tenga mamá no puede ser Dios, pero los pobres creyentes poco ilustrados y llenos de una gran fe de carboneros, no pueden elucubrar realmente sobre esas materias tan profundas. Ellos –“los simples”, los llamaba cínicamente San Pablo- sencillamente creen ciegamente y por eso, entre más ignorantes mucho mejor.

La Virgen del Carmen – tan de moda por estos días – sí que se demoró y harto para aparecer.  Con el nombre original de Santa María del Monte Carmelo, se tuvo que esperar hasta el 16 de julio de 1251 para que, según los propagadores de historias bien discutidas, se le apareciera a San Simón Stock, superior general de la Orden de los Carmelitas y le entregara nada más y nada menos que unos hábitos y un escapulario, principal signo del culto carmelita.  Y claro, un habilidoso Papa, en 1587, le dio reconocimiento a la veneración de la original Virgen que materializaba cosas, como el supuesto hábito y el tal escapulario.

descarga
Fue a San Simón Stock, superior general de la Orden de los Carmelitas al que supuestamente se le apareció la Virgen del Carmen el 16 de julio de 1251 y le habría entregado un hábito y un escapulario, dando origen a la popular creencia de la Virgen tan querida de por los conductores.

Aunque la historia tiene mucho de falsificado y expureo,  con las gentecitas humildes no hay mucho de dificultad, porque ellos comen cuento del bueno, y así si usted, por ejemplo, tiene una emisora y le abre los micrófonos para que el proletariado hable de lo habido y lo por haber, ellos van a creer que usted es el mejor periodista del mundo, y hasta lo proponen para ser el santo de las nuevas generaciones de creyentes. Por eso es más fácil hacer carrera de genio iluminado entre los no muy ilustrados  que entre la gente culta que tiene formación académica y no se tragan el cuento de “nuevo y deslumbrante talento” así no más.

Y es gracias a esas debilidades de formación de amplios núcleos de nuestra población que los vividores de las religiones de todas las denominaciones habidas y por haber,  han podido montar grandes imperios económicos, quitarle la plata y las propiedades a los más majaderos, quedarse con las mujeres de sus prosélitos y violar niños menores e indefensos, en hechos monstruosos que los verdaderos periodistas y comunicadores independientes deberían denunciar,  porque esas son acciones afrentosas, ignominiosas, vergonzantes,  infames y vejatorias de la dignidad humana de los seres y las sociedades.  Pero claro, la verdadera inteligencia requiere ir más allá de los oropeles y los supuestos “poderes” que la mayoría de veces son solo flor de un día, y denigra a los supuestos héroes de pacotilla, que no tienen, no tuvieron, ni tendrán la verdadera estatura de los auténticos hombres grandes de la historia. Los cretinos prefieren vivir de rodillas frente a sus dominadores intelectuales y religiosos, que dar una lucha autentica por la verdadera libertad de pensamiento. Pero qué le vamos a hacer, la larga historia de la humanidad está llena de esos seres que por ganarse un hipotético cielo en el más allá, viven un verdadero infierno aquí y ahora.

Con afecto:

Don Clímaco.   

1178785_640px
La tortura fue uno de los preferidos métodos de la santa, católica y apostólica iglesia católica para imponer sus creencias a los largo del mundo. Hoy ante la imposibilidad física de seguir recurriendo a tan canallas métodos, acuden por medio de organizaciones semi clandestinas para ganar adeptos con muy buena posición social, entre ellos a periodistas y dueños de medios de comunicación, para seguir manteniendo un poder que más que espiritual es temporal y sugestivamente político.