Noticias

Cartas de Don Clímaco: DE LA INTERESANTE HISTORIA DE LAS FERIAS…

12500829360
Los romanos fueron los encargados de transferirnos a esta parte del mundo su gusto por las pasiones y la ingesta abundante de trago en sus típicas celebraciones al dios Baco, un preludio de nuestras modernas ferias…
Publicidad

Señor Director:

Ante la inminencia de una nueva feria comercial, agropecuaria y ahora  cultural en la ciudad de Bucaramanga,  no me he aguantado las ganas de hacer unas cuantas disquisiciones, que resultarían en muchos campos ilustrativas. No hay duda que esos eventos desde todo punto de vista atractivos para casi todos los mortales –excepto los clásicos cretinos que se las tiran de puros y santos – tiene dos orígenes, uno comercial y otro religioso. Y me adelanto a  precisar lo de religioso,  no vaya a ser que un Personero inquisidor con manías de santo que anda por ahí suelto, me caiga encima…

personas_reina
Mujer y caballo ha sido un binomio muy querido a lo largo de toda la historia de las ferias, sobre todo desde las épocas feudales donde los grandes señores propietarios de haciendas y ganaderías, querían demostrar también su buen gusto no solo por el vino sino igualmente por las mujeres…

En las épocas antiguas, antes del rentable invento del cristianismo, la religión tenía unas connotaciones de mezcla entre ceremonia, teatro y sexo, en eso que los ignorantes desconocedores de la historia y la cultura universal llaman paganismo. Un  resumen de lo que dice la mayoría de los textos al respecto nos lo puede aclarar…    La celebración del Carnaval – o feria que en la práctica es lo mismo- tiene su origen probable en fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el Dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto. Y otro resumen de todo lo que uno puede encontrar en la biblioteca universal de internet sobre la materia, se podría resumir así: Según algunos historiadores, los orígenes de las fiestas de Carnaval se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5.000 años, con celebraciones similares en la época del Imperio Romano, desde donde se difundió la costumbre por Europa, siendo traído a América por los navegantes españoles y portugueses que nos colonizaron a partir del siglo XV.

“La celebración del Carnaval – o feria que en la práctica es lo mismo- tiene su origen probable en fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el Dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto”

Luego queda claro que las ferias es otro favorcito que les debemos a los españoles. No estaría de más precisarle,  don Wilfredo, que de Baco –el Dios del vino- viene lo de bacanales, porque obviamente aquellos eran unos festejos en que las pasiones sexuales como la ingesta de trago eran sin límites.  Claro, algo no muy diferente a lo que ocurre en nuestras modernas ferias en las que la cervecita, el aguardiente y el whisky corren por borbollones en las gargantas de nuestros paisanos y resulta imposible encontrar moteles disponibles a ciertas horas del día durante tales fiestas modernas. Por lo demás le aconsejaría pasarse por la Secretaria de Salud para comprobar como las Ferias de Bucaramanga –o de cualquier localidad- la celebración de navidad, de la secretaria y hasta la semana santa, son las épocas de mayor fertilidad entre nuestras mujeres. ¿Pura coincidencia?

Claro, hay también una raíz comercial que se une a lo anterior en el fortalecimiento de las clásicas ferias y así, otro documento nos dice: “Con la creación de las ciudades a lo largo y ancho de Europa a partir del siglo XI comienzan los negocios y mercaderías de todo tipo de artículo con el que comerciar. En cada ciudad con una asiduidad semanal o diaria hay un mercado, reunión de comerciantes, u otro encuentro de intercambio de productos, y en ciudades más preparadas por su riqueza o situación estratégica se organizan las ferias. En un principio surgieron para que los comerciantes que no podían proveerse de mercancía en las cercanías pudieran hacerlo en un sitio específico y en una fecha señalada, sobre todo al por mayor”.

“…y en ciudades más preparadas por su riqueza o situación estratégica se organizan las ferias”.

Desfile e el Mercado2
Desde los comienzos de la civilización, las sociedades han asignado un lugar preferente a la ubicación del mercado. Los mercados medievales son una clara expresión de esta actitud natural del hombre.

Con el tiempo se fijaron fechas de celebraciones, siendo por costumbre de una duración semanal y se organizaron para evitar coincidencias y así poder desplazarse de un mercado a otro los vendedores. Tomando como inicio las fechas del “buen tiempo” comenzaban las ferias situadas en las cercanías del Camino de Santiago, adentrándose seguidamente en las ciudades de interior y el sur, para volver a terminar en septiembre nuevamente en el Camino de Santiago.

Luego de la unión de estas dos necesidades vitales de la humanidad, surgieron las inevitables ferias como las conocemos hoy en día que nadie, por muy verraco que sea, podrá proscribir.  No deja de ser  interesante ver como cada cultura va adaptando sus necesidades vitales a sus costumbres particulares, y así en nuestro entorno santandereano se unió la necesidad comercial a la imperiosa vocación religiosa por tomar trago –la permanente presencia del dios Baco hasta nuestros días –  a tal punto que los señores de Fenalco ya  no solo defiende a los comerciantes tradicionales y a los industriales locales, sino también a los dueños de bares, cantinas y similares, porque según parece un buen porcentaje del ingreso local viene de esos muy frecuentados sitios.

Claro, nuestras locales ferias son especiales para mostrar parte de los rasgos de nuestras típicas expresiones regionales, y así por ejemplo, los ganaderos no solo exponen sus mejores animales, los más caros sombreros, sus exuberantes carros, sino también a sus mejores damas, como quiera que el coliseo de exposiciones en un buen escenario para demostrarle a sus congéneres  que tiene la mujer más bonita de la región.  Por supuesto esa es una manera de demostrarle a la más grande fábrica de cerveza del país, que cada uno de ellos tiene su propia chica Águila en su casa. Chicas Águila que son espectaculares, para que lo vamos a negar…  Y si las damas de nuestro entorno dicen que esto es una muestra del más clásico machismo, pues tienen toda la razón.

“Por supuesto esa es una manera de demostrarle a la más grande fábrica de cerveza del país, que cada uno de ellos tiene su propia chica Águila en su casa”.

También hay muchos negocios, ventas, eventos culturales  y mucha pasión y gusto de quienes disfrutan del evento, porque son pendejadas, la mayoría de las gentes se disfrutan la feria de lo bueno día a día. Si hay muertos, heridos y encarcelados a granel, ya los señores de Fenalco nos dijeron que eso hace parte del negocio. Representación teatral, película que se respete y telenovela sin tragedia no es para nada buena. Así que señor director prepárese para disfrutar, con todos los juguetes,  esta nueva versión de la feria de Bucaramanga.

Con aprecio:

DON CLIMACO.   

Posdata: ¿Usted vio, señor director las celebraciones de la Virgen del Carmen ayer? No hay duda que hacer alharaca o llevar velas o hacer celebraciones rituales en torno a  una estatua de yeso tiene todos los rasgos típicos del paganismo. ¡Y después dicen que hemos evolucionado mucho culturalmente!

cuadrante_vendedores_informales2
Las clases proletarias también hacen su agosto en las ferias. La presencia de los vendedores ambulantes al por mayor aunque por fuera de los sitios oficiales de las celebraciones, también tienen su parte de ingresos económicos en estas particulares actividades de fiesta.