Noticias

Cartas de Don Clímaco: ¿LOS MUCHACHOS SI SABRÁN QUIEN ERA DON AQUILEO PARRA?

parra_aquileo
Don Aquileo Parra, cuyo nombre completo era José Bonifacio Aquileo Elías Parra Gómez.
Publicidad

El nombre completo del ex presidente santandereano inmortalizado en la estatua de El Parque de El Centenario es José Bonifacio Aquileo Elías Parra Gómez.   

Señor Director de la Revista El Crisol:

A raíz de la entrega estos días por parte del señor alcalde de Bucaramanga de los arreglos y remodelaciones del parque El Centenario y de la adecuación y limpieza de la estatura de Don Aquileo Parra que adorna ese parque, me hice la muy inquietante pregunta de si los muchachos de las nuevas generaciones  tenían aunque fuera mediana idea de quien fue ese personaje.

don climacoAprovechando que Daniel Felipe, el único bisnieto que todavía me visita de cuando en cuanto -y no me considera para nada un viejo maloliente y estorboso- vino por esta destartalada covacha el pasado fin de semana, le pregunte con mucho cariño a este generoso muchacho si el sabia por casualidad quien era don Aquileo Parra. Hummmm abuelo, ahí si me la puso dura, me contesto, para agregar a renglón seguido que él creía que único que tenía un nombre horrible en esta vida era yo, del que siempre dice que jura que tuvieron que bautizarme amarrado. Pero eso de Aquileo sí que es un nombre feo, dijo casi gritando. Y entonces para embromarle un rato más la vida al simpático muchacho que es como el único que tiene buen genio en mi grande pero ingrata familia, le conteste que el nombre completo del hombre inmortalizado en bronce fundido en el parque de marras era José Bonifacio Aquileo Elías Parra Gómez.

Como el muchachito resulto no saber absolutamente nada de nuestro preclaro prócer y mucho menos de su historia, resolví sacar de entre el desorden de papeles, chucherías y libros alguna referencia del personaje, porque como usted sabe, a estas alturas de mi vida ya mi memoria no sirve para nada. Y como sé que como a mi querido biznieto le ocurre, el resto de la muchachada de nuestro entorno  sabe poco o casi nada de historia, le envió alguna referencia histórica de don José Bonifacio Aquileo, por si las nuevas generaciones leen su revista virtual y se interesan por estas materias.

“Y como sé que como a mi querido biznieto le ocurre, el resto de la muchachada de nuestro entorno  sabe poco o casi nada de historia, le envió alguna referencia histórica de don José Bonifacio Aquileo, por si las nuevas generaciones leen su revista virtual y se interesan por estas materias”       

m. Antigua casa de la logía Saravita (1)
Imagen de la casa en el municipio de El Socorro donde funcionaba, en su época, la Logia Estrella del Saravita de la cual fue miembro don Aquileo Parra.

Don Aquileo Parra nació en nuestra muy  bonita localidad de Barichara en el ya lejano año de 1825  y murió en Pacho, Cundinamarca,  en el cabalístico año de  1900. Miembro del partido liberal – pero de cuando el partido liberal si servía para algo –  fue elegido Presidente para el bienio 1876-1878,  y tuvo como tareas principales impulsar  la instrucción pública y el mejoramiento de las vías de comunicación. Durante su mandato adelantó la construcción del ferrocarril del Norte y fortaleció la educación primaria laica, gratuita y obligatoria, así como la profesional e industrial. Tal interés por secularizar la educación le trajo como consecuencia la guerra civil de 1876-1877,  en la que, como siempre, decidieron meter las narices los dogmáticos e hipócritas curas, quienes fueron quienes más atizaron la guerra.

A  consecuencia de la activa participación de la Iglesia en el conflicto, decidió desterrar a los obispos de Cauca y Antioquia por un período de diez años y privarlos a perpetuidad de sus funciones episcopales. Quién dijo miedo, los “ensotanados” no lo bajaron de representante del mismísimo  santanas en la tierra, hereje y masón,  esto último realmente cierto,  como quiera que fue una de las figuras prominentes de la Logia Estrella del Saravita del Socorro. Pero la pelea entre Aquileo Parra y la Iglesia estaba sustentada en que esta última seguía empecinada en que la educación impartida en los diferentes niveles de educación fuera natamente religiosa, católica, apostólica y romana, y don Aquileo que fuera laica, es decir, sin ninguna vínculo con religión de ningún tipo.

“Pero la pelea entre Aquileo Parra y la Iglesia estaba sustentada en que esta última seguía empecinada en que la educación impartida en los diferentes niveles de educación fuera natamente religiosa”

g4. Antigua Calle del Convento
Antigua Calle del Convento del Municipio del Socorro desde donde se ejercía el poder político por las épocas de 1986.

Ciertamente los liberales de ahora son más camanduleros que los de antes,  e incapaces de dar una pelea seria por el laicismo, ya  que como dicen las malas lenguas, la diferencia entre los liberales y los conservadores de actuales es que los liberales van a misa a las 5 de la mañana para que no los vean y los conservadores a las 7 de la mañana, para que toda la feligresía los vean comulgando, algunas veces desde el atrio, por la lenguas tan largas que tienen.

Pero dejemos de añoranzas tan antiguas, don Wilfredo, y digamos que el parque se llama justamente de El Centenario,  porque fue diseñado e inaugurado en 1910 para celebrar el centenario de la independencia de nuestro país. Y que el autor del monumento fue don Antonio Francisco Cano, pintor y escultor antioqueño nacido en 1865 y con tránsito hacia el oriente eterno el 11 de mayo de 1935.  Una de sus obras más conocidas es “Horizontes” en donde expresa la llamada Colonización antioqueña (1913) que tuvo lugar durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX de la región del Eje Cafetero o Región Paisa. Y entre otras muchas cosas, Don Antonio Francisco  es tío-abuelo del pintor Fernando Granda Cano.

Y para ir terminando estas deshilvanadas líneas, digamos que en la página Web de la Oficina de Monumentos Públicos del Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga, la obra, el monumento o estatua, está estimada  según el último  avaluó comercial hecho en el año de 2006, en la bobadita de 400 millones de pesos, platica que por supuesto merece que le hagan una limpiadita a la mole de bronce fundido que nos recuerda, por lo menos a quienes tenemos idea del cuento, a don José Bonifacio Aquileo Elías Parra Gómez, más conocido popularmente como simplemente Aquileo Parra.

Sin ganas de seguirle llenando muy extensamente el especio de su revista, y haciendo votos por que la nuevamente adquirida belleza del parque y el monumento de El Centenario no sean flor de un día, me suscribo de usted,

Cordialmente:

Don Clímaco.   

parque-centenario-2014_3
Muy bonito quedó el Parque El Centenario por la acción de la actual administración municipal de Bucaramanga. Ojala la dicha no sea flor de una día…