Editorial

GOBERNANDO CON TITULARES DE PRENSA.

Por Wilfredo Sierra Moreno.

No sé porque en estos días de la destorcida de las supuestas “grandes obras de infraestructura” que con bombos y platillos nos ha prometido por tantos años el gobierno Santos, me acuerdo de ese párrafo de la popular canción que interpreta tan magistralmente Héctor Lavoe: “Tu amor es un periódico de ayer, que nadie más procura ya leer.  Sensacional cuando salió en la madrugada, a medio día ya noticia confirmada, y en la tarde materia olvidada”.

Si las cuentan no me fallan se van a completar al final del gobierno de Santos no ocho sino diez y seis años desde cuando al comienzo del gobierno de Álvaro Uribe, él y su famoso Ministro Monje de Obras Públicas, nos comenzaron a prometer una vía de cuatro carriles a Cúcuta, “que nos envidiarían todos los gobiernos del mundo”, en labios de no sé cuál de los dos mentirosos gobernante y Ministro, que como siempre, nos han creído bien pendejos -¿y no será que lo somos?- para echarnos cuentos chinos que cual cretinos nos comemos enteros.

Ahora cuando la Ruta del Son iba a ser la gran salvación de las comunicaciones de Santander y el Río Magdalena seria uno de los medios fluviales más modernos y ágiles del planeta, resulta que el problemita de Odebrecht nos da en la cara de un solo totazo, como para que nos despertemos de los cuentos de hadas en que nos mantienen.  Pero ¡ah!, es que gobernar a punta de titulares de prensa es la cosa más fácil que hay, y si no pregúntanos a los periodistas que somos los alto parlantes de todos los gobiernos de turno para venderle el cuento al pueblo de que la felicidad ¡ahora si va a ser!

La cosa de la corrupción internacional, nacional y local esta tan fea, que la Revista Semana nos  contó en estos días, que “El banco japonés Sumitomo declinó entregar recursos a la obra ante el escándalo por los sobornos de Odebrecht, el principal socio del consorcio Navelena”. Y busquen a ver si pueden otro soporte financiero mientras, día tras día, nuevos grandes ladrones de cuello blanco pasan por esos mismos titulares de prensa como comprometidos en el supe espectacular escándalo.

A mí me da mucha risa un comercial que hay por ahí asustando a gentes de clase media y baja con la cárcel por no hacer la cosas “a lo bien”, mientras se callan ladinamente que son precisamente los grandes consorcios y políticos del país y del mundo, a todos los niveles, quienes le meten la mano a la tesorería que guarda los pesos que se recogen con los impuestos en todas partes. Y recuerdo entonces muy bien un viejo grafiti de hace como 45 años que vi por lados de la Universidad Nacional, que definía perfectamente la tabla de valores en este endemoniado país: “Quien se roba un gallina es un delincuente, quien se roba miles de millones de pesos es del Incora”.

Acababa de pasar por esa instituciones que yo que ya no existe, un gran problema de desfalcos y contrataciones amañadas y, como siempre, a los de uñas largas de cuello blanco no les paso nada. Como no les va a pasar nada a muchos de los actuales comprometidos – que no son todos los que están, ni están todos los que son – en tantos casos de corrupción en este país, y entonces si hay que darle la razón a don Laureano Gómez, cuando desde hace muchos pero muchos años, decía con soberbia pero con mucho sentido de las cosas, que en este país somos unos tigres para aplicar la política oficial del “tapen, tapen, tapen”.

Pero la cosa es de tal catadura, que luego de varios y largos meses de conversación con la guerrilla ni siquiera unos pinches campamentos decentes les tenían armados a la tropa de las FARC para que se concentren mientras llega la hora del desarme real de éstos últimos. ¡No hay derecho! Pero eso sí, los titulares de prensa y el incensario de los columnistas soba chaquetas sobre las maravillas del proceso de paz no paran. Los dioses del Olimpo quieran que el gobierno le cumpla a los señores en tránsito de la dejación de las armas, porque lo que si sería el colmo es que esto de la paz que anhelamos tantos colombianos, sea otra gran empresa mediática que no queda en nada. ¡Podemos ser muy mentirosos y ladinos, pero hasta allá no podemos llegar!

LA REVOLUCIÓN DE LAS MUJERES…

La marcha al otro día de la posesión en la Presidencia de Estados Unidos de Donald Trump fue, sencillamente impresionante, y una muestra más de que cuando la base se siente tocada no hay establecimiento que pueda contener esas aguas desbordadas de soberbia e indignidad luego de muchos años de afrenta y humillación.  Las grabaciones conocidas del hoy presidente de los Estado Unidos con respecto a lo que él supuestamente podía hacer con cualquier mujer fueron ciertamente humillantes y expresión de un machismo extremo que solo se puede calificar de ignorante.

Pero la ignominia y el pisoteo de la dignidad de las mujeres y las minorías no se da solamente en Norteamérica y, a lo largo y ancho del mundo, el derecho de la mujer de tener un puesto debajo del sol en el mundo político y social es vilmente ignorado por unos hombres que manejan el poder como un dominio exclusivo de machos al que, si ellos quieren, les dan un trozo de participación a la mujer.

No sé porque justamente viendo esta movilización heroica y dignificante de las mujeres en varias ciudades de Estados Unidos, me acorde de la miserable y torticera jugada que en nuestro país y departamento de los supuestamente izquierdistas que el disque glorioso partido liberal le hicieran a las mujeres para dejarlas sin participación en las listas a las corporaciones públicas, en contra vía de lo que la Ley dice en el papel pero que nadie es capaz de hacer cumplir.

Tristemente el machismo tiene una larga historia arraigada en el judaísmo excluyente en los textos de lo que los dogmáticos “Antiguo Testamento”, en donde es más valiosa una cabra o una mesa que una mujer, en criterio de los personajes que se ponen en escena en esos escritos. Y no se puede desconocer que fue precisamente del judaísmo de donde el naciente catolicismo,  concretado en los primeros años de esta nueva, heredó el desprecio aberrante al puesto de la mujer en la sociedad.

Resulta increíble que aun hoy, en pleno siglo XXI, la iglesia crea con convicción torpe, que la mujer no pueda ejercer el sacerdocio,  que allí es solo un privilegio de los machos, algunos no muy machos, y por cierto bastante corrompidos cuando sodomizan infantes indefensos y son actores de muchos otros crimines de violación a la ética social, solo porque la tradición de muchos siglos de creencia religiosas, que siempre han sido aliadas del poder político a lo largo de los tiempos, así lo considera dogmáticamente.

El catolicismo no solo heredo una mala herencia teológica y de género de los hebreos testarudos sino igualmente de un imperio romano machista al cual más en donde en poder se heredaba por medio de trapisondas y asesinatos que derrumbaban un Emperador e imponía a uno nuevo. La fuerza y la rudeza como símbolo de hombría no fue solo una mala herencia de los primeros siglos de esta era, sino que se ha perpetuado en una serie de tradiciones culturales absurdas, que en canciones y presunciones infelices, hacen creen que algunas mujeres merecen ser asesinadas, o por alguna infidelidad real o imaginaria, o por cualquier otra cosa. Aberrante.

Nadie como el señor Trump para encarnar, en esa grabación con un amigo que fue filtrada, lo más ruin, miserable e indecoroso del machismo histórico, cuando con cinismo imperdonable se preciaba de que el no solo hacía con las damas lo que a él le daba la regalada ganas, sino que, aún más, ellas se sentían felices de que así fuera. Claro que si se filtraran conversaciones privadas de algunos dirigentes colombianos, a todos los niveles, la diferencia de tono no serían muchas. Ojala las mujeres de esta lado del mundo aprendieran de la determinación valerosa de las norteamericana y le dijeran a los dirigentes de todos los partidos de este tropical país que no van a poder seguir haciendo con ellas lo que gamonales de vieja estirpe quieran. Porque definitivamente bueno es cilantro, pero no tanto.

¿UN AÑO NEGRO?

Las primeras de cambio de este 2017 no pintan precisamente bien y, ya, luego de las alegres declaraciones de uno de los recién nombrados miembros del gabinete de Donal Trump, algunos medios un tanto sensacionalistas de China han amenazado con una posible guerra nuclear,  chanzas que no son precisamente las más adecuadas para abrir un año en el que mientras aquí, más hipócritamente que otra cosa hablamos de paz, los duros del planeta la pintan negra, como diría en su jerga un muchacho de nuestros días.

Lo que nadie puede negar es la sensación de inseguridad de esos discursos puede infundir en la bolsa de valores del mundo, donde los inversionistas, que ciertamente no están dispuestos a feriar sus fortunas, pueden contraer sus giros, generando una gran recesión de proporciones incalculables en todas las económicas del planeta.

De por si la política proteccionista que el Presidente electo de los Estados unidos ha trazado como su máxima para la económica norteamericana, va implicar serios reveces para varios mercados del mundo, echando a pique, de paso, varios tratados internacionales firmados por los gigantes del norte, lo que al nuevo y controvertido Presidente electo parece importarle muy poco. Lo que indica que ambiente se caldeara en serio y, como siempre, todos sabemos dónde empiezan los conflictos pero no donde pueden terminar.

Valdría la pena entonces preguntarse si frente a tan explosivo e inesperado gobernante las naciones de su patio trasero, como nosotros, podemos esperar algo bueno. No hay que olvidar que los giros, tildados de ayuda, al ejército y la defensa colombiana por parte de los Estados Unidos han sido de varios miles de millones de dólares, y que buena parta del éxito de la estrategia militar colombiana frente a la guerrilla y en la lucha contra el narcotráfico se ha debido a ese respaldo.

¿Querrá Donal Trump continuar con tan generosas contribuciones para con nosotros y, aún más, se comprometerá tan personalmente como lo estuvo Barack Obama, en el proceso de paz en Colombia, actitud que fue decidida y contundentemente para lograr los acuerdos?  Porque así brinquen en una pata de rabia nuestros revolucionarios civiles de pacotilla, ese respaldo ha sido fundamental, y habría que esperar a ver qué sucede si el nuevo dueño del poder en Gringolandia decide, así de tajo, dejarnos colgados de la brocha.

Y el estado de la económica colombiana no está para dárselas de bravucones. La deuda externa es altísima, el comportamiento de la industria y el comercio en los últimos 12 meses no ha sido el mejor, y, para peor de males, el gran plan nacional de vías del Presidente Santos se está viendo  infectado, y de manera grave, por el virus  Odebrecht, que apenas si comienza a mostrar sus primeros síntomas y, amenaza extender sus efectos a otras partes del cuerpo nacional. Prefiero no ahondar en lo que eso va implicar para el departamento de Santander cuando, justo, las obras iban a desarrollarse dentro de nuestro territorio. Y ni  para que recordar lo que los malos manejos de Reficar han implicado para Barrancabermeja y Santander. Y lo peor del cuento señor Fiscal, ahí hasta ahora no hay resultados claros en las investigaciones.

 “La mayor inversión pública en la historia del país fue la ampliación de la Refinería de Cartagena- nos recordaba hace días en El Espectador Salomón Kalmanovitz- Estamos hablando de $26,4 billones, equivalentes a 3,4% de la riqueza que anualmente se produce en Colombia. La Contraloría ha encontrado un gran número de inconsistencia y sobrecostos que pueden tener implicaciones penales para los responsables” apuntaba el prestigioso economista que titulara su columna, como quien no quiere la cosa: ¿Qué pasó en Reficar?

En fin, los nubarrones que hay en el horizonte no hacen prever precisamente días soleados y brillantes, pero ojala yo y otro montón de señores estemos equivocados. A lo mejor por fin en muchos años las oraciones de los miles de cristianos y católicos que tenemos en el mundo sirvan para algo. Porque hasta ahora lo que ha demostrado la experiencia de los últimos decenios es que el dios al que le rezan esos ingenuos hombres no los ha escuchado. Tanto es así que no impidió que un incendiario de la talla de Donald Trump llegara a la Presidencia de Estados Unidos. Ni que los corruptos de este y todos los países se arrepientan de sus malas mañas. ¡Qué vaina!

LA BRONCA CONTRA RODOLFO HERNÁNDEZ…

Por Wilfredo Sierra Moreno.

img_20160507_161718Nada puede pintar más de cuerpo entero el espíritu camorrista y pendenciero del santandereano que toda la bronca que se ha armado en torno el Alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, a quien ya le están haciendo andar una acción de revocatoria del mandato, apenas si cumplido su primer año de gobierno. Claro, desde el comienzo de la campaña a la alcaldía y apenas si posesionado como gobernante de los bumangueses, Hernández la emprendió contra los anteriores administradores de la ciudad y los respectivos concejales de la coalición mayoritaria de Lucho Bohórquez, a quienes de ladrones para arriba califico con ligera agresividad de lenguaje, que acabo de caldear los ánimos.

¿Quién dijo miedo? Los concejales liberales, viejos y curtidos zorros de la política bumanguesa, no se le amilanaron para nada y contra atacaron con tanta o más vehemencia que nuestro querido alcalde, pero afortunadamente lo que presagiaba una batalla campal con todo el encarnizamiento debido, fue morigerándose poco a poco, y mal que bien los cosas entre Concejo Municipal y Administración local se fueron amainando un tanto, y entre gruñidos y picaditas de ojo, la opinión pública ha visto que algunas cosas salen adelante para el bien de algunos sectores de nuestra ciudad capital.

Yo no voy a pedirle ni a nuestro alcalde y ni a los concejales de la coalición que cambien su temperamento “piedrero”, porque eso sería como pedirle peras a un olmo, cosa que nunca se verá. Así somos, diría ya hace varios años en un libro uno de nuestros más brillantes jurisconsultos, y tratar de sacar lumbre a las esquirlas de la personalidad de santandereano es empresa en la que solo se adentrarían quienes creen en milagros, que por ciertos son los más ladinos y sucios entre todos los habitantes de estas breñas.

Pero persistir en el empeño de la revocatoria es una tarea de la más mala leche que yo he visto en los últimos tiempos, e invocar “el beneficio de todos los bumangueses” es recurrir a la más vulgar de las demagogias, porque todos sabemos de qué material están hechos ciertos “líderes sociales”, que son solo la cara visible de unas manos invisibles que manejan su actuar. En lo personal no me he saludado la primera vez con Rodolfo Hernández, no creo que él sepa quién soy yo, no estoy “engrasado” con pauta de la Alcaldía de Bucaramanga, y contrariamente a lo que malintencionadamente dijera una colega a la que quiero mucho, no me compraron con una invitación a la finca del Café de los Santos, viaje en el que en ningún momento se habló ni de política ni de respaldos al Alcalde.

Pero tirarnos una millonada de pesos en un proceso que claro, es legítimo, consagrado en la Constitución y todo lo que se quiera, no me parece racional, sobre todo en momentos en que tantos sectores populares adolecen de obras, escuelas y respaldos formativos para respaldar a una juventud que se nos esta descomponiendo aceleradamente. Ese es mi humilde criterio. Pero padres tiene la Patria y la Santa Madre Iglesia – que al igual que los hipócritas cristianos protestantes – predican ladinamente el amor pero hacen con saña la guerra.

Y por favor doctor Hernández deje de buscar cada 24 horas una pelea más, como la que acaba de comprar con el Vicepresidente de la República, que no sé si es más o tan soberbio como usted. A los madrazos es muy difícil hablar de reconciliación en una nación que dicen –yo todavía no estoy tan seguro – que está empezando a vivir los grandes deleites de la paz… y sobre todo no de pele con los que tienen la plata y pueden impulsar, gústenos o nos, obras en nuestro beneficios.

A quienes como consecuencia de estas líneas me arrearan la madre con inquina sinigual, quiero decirles que la pobre señora ya hace muchos pero muchos años se murió, y que estoy seguro que a los muertos no les llega las palabras necias de los vivos neuróticos. Pero antes de cavilar en la querella, bueno sería tomar un par de respiraciones relajantes, para terminar pensando por una vez en mucho tiempo en el bienestar colectivo. Pero si se quieren gastar el tiempo y la plata en pendencias y revocatorias mal intencionales, allá cada cual con su conciencia. Los que pagaran los platos rotos son las generaciones venideras, que no entenderán como nos gastamos nuestros mejores recursos en ventilar vanidades majaderas, en lugar de construir futuro. Porque al final, como dice un libro disque sagrado en el que yo no creo, todo termina siendo vanidad de vanidades… Que bien cara nos sale a los del pueblo.

AÑO NUEVO Y MAS IMPUESTOS…

img_20160507_161718Que este país después de muchos años por fin comenzaba a vivir en una paz nunca conocida y sin muertos a diario, fue lo que dijo el señor Presidente de la República que luego de conquistar su deseado “Nobel dela Paz”, comenzó  a hablar como si viviera en un país de hadas y no conociera -¿cómo lo va a hacer si siempre vivió como un ricachón consentido desde niño – el sufrimiento, la angustia, el desempleo y el hambre de un pueblo que, según las encuestas, cada vez le cree menos a sus mentiras absurdas de Presidente esquizofrénico.

Pues bien, las estadísticas de la policía nacional apenas comenzando el año han dado muestras que el 2016 fue, comparado con el año inmediatamente anterior, un año que más muertes violentas ha registrado en los últimos tiempos y esto, sin contar que en contravía de lo que dicen las fuentes oficiales, el secuestro no ha desaparecido del territorio nacional. No solo el ELN secuestra, también lo hacen las bandas delincuenciales poderosamente organizadas, que imponen su Ley en amplias zonas del territorio nacional sin que el cubrimiento noticioso de estos secuestrados anónimos, se vea registrados en los grandes medios nacionales.

Para condimentar aún más la curiosa paz de Colombia 2016 – 2017, el estado nos regaló un reforma tributaria esquilmadora y salvaje que no solamente va a hacer que la capacidad de vida del ciudadano promedio baje más del nivel que hoy tiene, y que muchas más personas en este país no tengan un bocado para llevárselo a la boca. El hambre en Colombia es algo más que un hecho retorico, y además del triste y miserable espectáculo de los niños indígenas muriendo todos los meses por desnutrición crónica, muchos otros sectores, que la prensa manipulada no registra, tiene serias y preocupantes carencias de alimentación que a nadie importa, incluidos los hoy burócratas ex guerrilleros de las FARC que jamás se preocuparon realmente por la suerte de los sectores marginales de la nación, y solo se dedicaron a sacar la plata producto del secuestro y la coca, al exterior del país.

Los expertos en economía ya lo han dicho contundentemente: la Reforma Tributaria es mortal para la economía de un país que este año anterior vio caer peligrosamente sus índices de productividad y empleo, y vio engordar la denominado empleo informal, que no es empleo ni nada que se le parezca, sino un rebusque que las gentes que a punto de ver morir de hambre a sus familias, buscan como alternativa desesperada. Pero los grandes medios de comunicación en manos de los “cacaos” del país, Sarmiento Angulo, Ardila Lule, y los nuevos inversionistas internacionales que se han ido apropiando lentamente de nuestros periódicos, emisora y hasta canales de televisión, prefieren hacerle la loa a un gobernante patológicamente mentiroso que vive en un país ideal solo creado en su imaginación y en el que – según él- corren ríos de leche y miel.

La coyuntura política internacional tampoco le sonríe a este país, porque la venida de Donal Trump  a la Presidencia de los Estados Unidos deja serios interrogantes sobre lo que ha sido la gran ayude norteamericana a nuestro componente de seguridad nacional, y la posible llegada de Germán Vargas Llera – un típico liberal de derecha – al gobierno colombiano, hace prever que los desarrollos de lo pactado con la guerrilla en los acuerdos de paz tengan unos perfeccionamientos poco tranquilos. Aquí, señores, nada hace imaginar que año nuevo será vida nueva, y a los problemas caseros de la situación financiera, hay que agregar la baja en la calificación de riesgo a la economía nacional de parte de las entidades internacionales encargadas de estos menesteres, más lo que seguirá pesando en la estructura funcional de la estabilidad financiera de la nación en tremendo monto de la deuda externa, que se está acercando, así no lo reconozcan nadie, al deshonroso lugar de las deudas impagables.

Gracias a los Dioses del Olimpo, como lo recordara alguna vez el ex presidente Alfonso López Michelsen, no hay mal que dura cien años ni estado que lo resista. Por fortuna los meses que le quedan a éste gobierno son pocos, y aunque no sabemos que nos depare el futuro, todo será mejor que continuar con el actual pastorcito mentiroso.

NO SOLO EL MEDIO AMBIENTE HUELA A FEO EN BUCARAMANGA

Por Wilfredo Sierra Moreno.

img_20160507_161718Hay que ser muy caído del zarzo para no presumir que los señores que contaminan el medio ambiente de la ciudad de Bucaramanga y su Área Metropolitana con sus malos olores producto de la quema de huesos y otros desechos asquerosos,  tienen “engrasados” a más de un funcionario de las entidades encargadas de velar por la sanidad ambiental de la ciudad y el departamento, encargo que no solo en este periodo sino en varios anteriores no se han cumplido a cabalidad.

Yo no digo que sean los directores de esas entidades los beneficiados con las irregularidades en casos como el presente, porque esos institutos, CDMB y AMB, están cargados de una telaraña de cargos, divisiones y subdivisiones tales que uno termine en ultimas no sabiendo quíen manda a quíen, y los “sucios” de los rangos menores, terminan por empañarle la cara al director o directores de esas entidades, y no exactamente con el dicho del Chavo del Ocho, sin querer queriendo…

Es el problema de una estructura burocrática general cargada y recargada por “recomendados” y “recomendadas” de determinados Senadores y Representantes a la Cámara, recomendados que terminan mandando más que él o los jefes, y frente a los cuales pareciera que no hay poder humano o divino que valga. Para citar solo un ejemplo que ilustre mí argumento – ejemplo que puse en conocimiento de mi amigo el director de la CDBM  a su debido tiempo – me toco un día esperar junto a casi 20 personas más en la entrada de la entidad hasta las 2 y 30 de la tarde –cuando se supone que la entrada en la institución es, oficialmente a las 2 p.m. – a las niñas de la ventanillas que reparten las escarapelas para ingresar al edificio de la CDMB. Eso sí, no hay para que negarlo, las niñas eran de una belleza impresionante, y parece que frente a esos atributos no hay reglamento ni jefe que valga. Y para más descaro, luego de llegar, duraron 10 minutos más maquillándose antes de empezar a atender. O sea, los usuarios nos importan una…

Para el caso de los malos olores provenientes de Girón u otros puntos del Área y cuyos culpables están más que detectados –blanco es, la gallina lo pone y frito se come – surgen entonces las marrullerías de los mandos medios que recurriendo al expediente descarado de interpretar a su acomodo las leyes y reglamentaciones que en la legislación sobre el medio ambiente existe, le toman del pelo no solo a sus superiores sino a toda un área metropolitana de Bucaramanga, que está más que cansada física y mentalmente de esos nauseabundos olores de todos estos días, días que se remontan a años anteriores desgraciadamente.

Yo aprecio mucho al señor director de la CDMB y a al director del AMB, pero mi pregunta es, ¿si no pueden ejercer a cabalidad los cargos para los cuales fueron nombrados, porque no buscar salidas más efectivas y radicales para acabar de una vez por todas las negligencias y hasta la indelicadeza que parece acompañar estos caso? Si sus subalternos se los pasan por la faja, si se les ríen en las narices, o como se dice vulgarmente, les maman gallo descaradamente, ¿qué presentación tiene fungir de director o gerente de una institución en la que más parecen marionetas de la gran politiquería nacional y regional que cualquier otra cosa?

¡Ah!, por estos días siguen pasando los conferencistas que cobran millones de dólares  para hablarnos de volver a Bucaramanga como la Barcelona de España, pero la verdad es que con ese hedor de mal gusto que cubre el ambiente de la ciudad casi a todas las horas del día, no hay estrategia SERIA – ¡no solamente publicitaria! – para vender la ciudad de Bucaramanga al mundo como el gran destino universal para vivir. Como recuerdo ahora a mi buen amigo Gustavo Cote Uribe, quien una y otra vez repetía que en todos los actos de la vida, pública o privada, institucional o familiar, hay que tener sindéresis, esto es cordura, buen juicio, razones sustentadas para defender las actividades que se emprenden, y no vivir echando globos al viento que no van a ninguna parte. Sobre todo cuando ese viento es tan contaminado y hediondo como el de Bucaramanga y su área metropolitana.

Hace un par de horas el director de la AMB dijo a los medios de comunicación que por estos días algo ya se ha hecho a este respecto… inmediatamente me acorde del chascarrillo de la muchacha vivaracha que siempre salía con él cuenta de que estaba medio embarazada. ¡O está embarazada o no lo está! O se corrigen de raíz y desaparecen esos olores ya de la ciudad para sentirnos satisfechos de la gestión oficial o, en su lugar, nos siguen mamando gallo con el tema sin pudor y ética alguna. ¿No están detectados los focos de las emisiones malolientes? ¡Pues claro que lo están! Luego si no se pone coto de raíz al problema es que “el engrase” es fuerte en este caso y llega a cabezas muy altas. Y entonces nos van a seguir tomando del pelo con el cuentico pingo de que ya le hemos bajado un poco a los niveles de putrefacción, y con  ese rosario de “pequeños logros” nos van a dar contentillo durante cuatro años más a los habitantes de la hermosa, prospera y futura gran ciudad de Latinoamérica, que solo tiene un problemita: que hiede la mayor parte del día a mierda.

¿UN DICIEMBRE DECOROSO PARA LOS BUMANGUESES?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

img_20160507_161718Ciertamente hay que agradecerles al señor Gobernador del departamento Didier Tavera y al Alcalde de la ciudad, Rodolfo Hernández, los esfuerzos que han hecho este año para por fin salir del dolor de cabeza de las obras del tercer carril, que no empezaron ciertamente durante estas administraciones,  y que han sido una tortura infernal durante muchos años para unos ciudadanos resignados, al cual más, que con fe de carboneros esperaron y siguen esperando que las obras sean terminadas.

Si las cosas van como están presupuestadas, el 31 de diciembre o el 1º de Enero próximo estarán terminadas, sino no todas si la mayoría de las obras de ese tercer carril que, la verdad sea dicha, frente a lo presupuestado, debería ir hasta la misma Piedecuesta. Pero bueno ya este primer jalón marca un respiro de alegría y satisfacción que, junto al paso elevado de la Quebraza Seca con 15 y una de las rutas subterráneas del Mesón de los Búcaros dan los visos de una ciudad nueva, que desafortunadamente no tiene el tipo de ciudadanos que una gran urbe necesitaría.

La alcaldía ha citado para esta semana un foro sobre ‘La vida gira alrededor del Centro’, con la presencia de un gran experto extranjero, pero la verdad yo ya hace tiempo perdí la esperanza que la cultura ciudadano impere en ésta que quiso ser durante algún tiempo la ciudad más cordial de Colombia, pero que se quedó en el intento. No es solo el caso de la Hormigas Culonas que la anterior administración quiso que embellecieran el centro de la ciudad, sino que habría que ir un poco más lejos en el tiempo, cuando la presencia de los teléfonos monederos eran una necesidad urgente de comunicación ya que por entonces no existían los celulares, y estos teléfonos monederos eran destrozados de la manera más infame, solo por el gusto de hacer el daño.

Durante muchas oportunidades nos han traído a supuestos magos para despertar la conciencia de la opinión ciudadana santandereana, pero la verdad esos “encantadores” terminan hablándole a los mismos 50 o 60 lagartos que siempre van a esas reuniones muy bien engaripolados,   pero que a la final no aportan soluciones ciertas, reales, verdades, al problema la incultura, patanería y grosería que nos caracteriza en el territorio nacional. Ahí trajeron a Mokus para disminuir la violencia intrafamiliar, ¿y los resultados dónde están? Porque es que una ciudad que es de las punteras en el feminicidio en Colombia, no tiene muchos  pergaminos para hablar de cultura, paz y tolerancia.

Señor Gobernador de Santander, señor Alcalde de Bucaramanga, señor Director de Transito de Bucaramanga, de verdad que les agradecemos los esfuerzos que han hecho durante estos doce meses, pero es que esta ciudad tiene tanto años de atraso en muchas cosas, que lo mucho que ciertamente han hechos estos meses es como si no se viera en el contexto del desorden general. Es esta una ciudad bárbara donde los andenes son para todo tipo de vehículos y motocicletas y los peatones nos tenemos que bajar a la calle para poder transitar por cualquier zona de Bucaramanga.

Ante la acometida para atraer turista durante el fin de año a la ciudad –cosa que está muy bien – yo quisiera saber que va ha ser del tráfico de nuestra ciudad. ¿Sera cierto que lo más inteligente ante la presencia de tanto visitantes es quitar el pico y placa? Y es que ya a partir de estos días, sin entrar a la temporada alta, se ve que la cosa va a ser infernal en pleno diciembre. ¿La seguridad es tal que nuestros huéspedes no se van a ir de aquí con el mal recuerdo de un atraco o de un ciudadanos muerto?

Las preguntas se acumulan a montón, pero lo peor es que  son los mismos interrogantes  que por estos tiempos  nos hacemos como desde hace 10 años. Porque pareciera que aquí cual la sentencia de la ranchera popular, siempre caemos en los mismos errores. Si, hemos avanzado bastante este año y eso vale la reiteración de las gracias a los gobernantes a quienes no solo hay que darles garrote como algunos supuestos comunicadores creen. Pero son tantas las necesidades estructurales de la ciudad que no se puede menos que incomodar un poquito más a nuestros amigos gobernantes.

Posdata: Señor Gobernador de Santander y Señor Alcalde de Bucaramanga, ¿qué ha pasado con el encantado proyecto de teatro Santander al que tanta plata se le ha invertido pero que no da señas de ser terminado nunca? Ayúdenos señores para que no terminemos con otro elefante blanco de desproporcionada magnitud, que nos haga tener más vergüenzas ante propios y extraños.

EL FATAL PÉNDULO…

Por Wilfredo Sierra Moreno,

Fue Álvaro Gómez  Hurtado –uno de los grandes hombres de la política colombiana a pesar de lo que digan algunos liberales desteñidos- a quien en una de las entrevistas que le hice -y ante le había leído-  le oí la tesis según la cual en la política y muchas cosas en la existencia corresponden a la ley del péndulo… Así como va hacia la izquierda, con la misma fuerza regresa a la derecha para, una vez terminado ese recorrido, volver a su contrario, por una de las más exactas leyes de la física.

Pareciera por lo que estamos viendo en las elecciones nacionales e internacionales, que esta vez la ley del péndulo marca una tendencia política universal hacia la derecha, con una fuerza y determinación, que le ha dado sin pudor en las narices a los encuestadores y politólogos que presumiendo de más enjundia que todos los demás mortales, creen tener lo secretos del comportamiento de la masas.  Pues ninguno como los encuestadores y los teóricos  politólogos están tan desprestigiados hoy por hoy cuando, primero frente a la disputa del SI o el NO en Colombia, y luego en las Presidenciales de Estados Unidos, quedaron más mal que novia dejada plantada en el altar.

Tratar de ejercer de politólogo, sociólogo o tratadista, cosa que casi siempre intentamos  hacer impúdicamente los columnistas, es un ejercicio muy difícil en un mundo que, sobre todo, en lo que respecta a la conciencia individual, ha cambiado tanto, siguiendo la caída de los viejos marcos moralistas que dominaron por tanto tiempo el mundo. Y preciso, si se quiere exaltar a la militancia religiosa exclusivamente el predominio de las derechas en los últimos tiempos, se corre el peligro de caer en un diagnostico demasiado apresurado.

Sí, eso tiene algo que ver en todo este “barrullo”, pero lo que yo veo en todos los hechos políticos recientes, es que las masas están reaccionando más instintivamente que cualquier otra cosa, contra  las viejas clases dominantes de los partidos y las estructuras rígidas del mundo, barriendo la “lógica” de los eruditos y respondiendo con la soberbia de las masas más incultas, que son, oh ironías, la gran mayoría del planeta.

La gente se cansó de los clichés. De las supuestas élites refinadas y por alguien en teoría predestinadas para gobernar el mundo, pero sobre todo de ver los desastres que esa “ilustración” le ha ofrecido a extensas regiones del mundo donde la miseria, en su más cruda expresión, se vive con indolencia absurda de partes de esos señoritos inteligentes que repiten, una y otra vez, los mismos errores. Que la furia del instinto sea la mejor fórmula para orientar a las sociedades, nadie puede justificarlo ni defender alegremente. Pero a esto hemos llegado por el camino de ver como los Clinton y Cía., más las dinastías familiares de estas democracias bananeras de América Latina, se meten al bolsillo toda la riqueza del aparato productivo mundial, sin importarle la angustia de quienes en la calle o en los barcos y canoas buscando asilo, mueren miserablemente.

No creo para nada que el señor Trump le vaya a traer beneficios a su país y al mundo, pero por lo menos la democracia norteamericana tiene verdaderos controles constitucionales y federales que  no van a permitir que éste megalómano destruya en dos patadas al planeta. Y en lo que respecta a nuestro país pareciera que el triunfo del NO ha servido para reconciliar posiciones bien opuestas, aunque creer a pie juntillas en posturas de políticos es como entregarse a los supuestos sentimientos de las enamoradas casquivanas.

Por lo menos los señores de las FARC han dado más muestras de sensatez en este interregno de “patria boba” de lo que nosotros esperábamos,  y eso hay que reconocérselo. Me parece que tanto Uribe como el Gobierno han puesto de su parte, aunque ojala la luna de miel no termine en una de las clásicas pataletas de estos supuestos dos dueños del país. Y que, por favor, la plática que en teoría nos vamos a ahorrar por no tener guerra –y por la esquilmadora reforma tributaria- , no se la terminen robando los que sabemos. Porque ahí sí que el esfuerzo no es más que una burda pantomima. De las muchas que en su larga historia ha vivido este país.

1 2 3 52
Page 2 of 52