Noticias

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE BUCARAMANGA, UNAB.

La Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, debido a la campaña de desinformación que circula en redes sociales, noticias imprecisas y comentarios de opinión sin verificación que se han publicado en medios de comunicación, sobre los cambios viales implementados por la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, DTB, desde el lunes 24 de abril pasado, en los sectores de Cabecera del Llano y El Jardín (Avenida 42 con carrera 39, Avenida 42 con calle 46 y Avenida El Jardín hacia Carrera 45) se permite aclarar que:

  1. ALBERTO MONTOYA PUYANA

    La UNAB, en cumplimiento de la Ley 1503 de 2011, diseñó un Plan Estratégico de Seguridad Vial que incluye, entre otros, “acciones o intervenciones concretas que se deben llevar a cabo para alcanzar los propósitos en materia de prevención de los accidentes de tránsito”, el cual está vigente desde el 5 de abril de 2016.

  2. Una de estas acciones ha sido la de velar por la seguridad de los peatones, usuarios de bicicletas y vehículos automotores que ingresan y/o salen de los diferentes campus de la Universidad o que circulan por las vías que permiten su acceso a los mismos. Uno de los problemas críticos, detectado de tiempo atrás, era la circulación del tráfico en doble vía o dos sentidos por la Avenida 42 y el creciente trancón en la intersección con la calle 46, hechos que generaron accidentes, inmovilidad y caos permanentes.

  3. Ante esta situación la UNAB, por iniciativa propia, acudió a la DTB con el fin de buscar una solución a la problemática. El director de Tránsito de ese entonces, Miller Salas Rondón, atendió la solicitud recomendando la realización de un estudio de tráfico “en el marco vial comprendido por la Avenida 42 y las carreras 40 entre las calles 46 y 51”, con el fin de encontrar alternativas de movilidad para la zona de influencia.

  4. La UNAB, ante la argumentación del señor Salas de no contar con los recursos para pagar la realización del estudio técnico, decidió contratar un Estudio de Tránsito y Movilidad con el consultor Giovanni Enrique Melo Zapata, ingeniero especialista en Ingeniería de Tránsito y Transporte, con matrícula profesional #01103-0671, el cual fue entregado en mayo de 2016. El valor del estudio pagado por la UNAB fue de cinco millones de pesos ($5.000.000.oo).

  5. El estudio en mención, que contiene descripción de “la oferta de la infraestructura y sus proyecciones” y resultados de la aplicación de un software de micro simulación en el que “se analizan los escenarios posibles del tránsito del sector para los próximos 10 años en los ámbitos de tiempo y velocidad”, arrojó una serie de recomendaciones tendientes a “mejorar las condiciones de movilidad en los entornos del proyecto una vez esté en funcionamiento”.

  6. Las principales conclusiones del estudio, definidas en dos alternativas, recomendaron el cambio de doble sentido de circulación en la Avenida 42 entre la carrera 40 y la calle 46, sentido Cabecera – Pan de Azúcar, en un solo sentido. Asimismo, la implementación de un circuito o par vial -una sola vía- en las carreras 39 y 40.

  7. La UNAB entregó el estudio a la DTB. Esta entidad, a su vez, argumentó que para realizar los cambios era necesario acometer una serie de obras, como la construcción de reductores de velocidad, cambiar y/o instalar nuevas señales de tránsito, para lo cual no contaba, en ese entonces, con el presupuesto para tal fin. La Universidad decidió financiar la ejecución de las mismas tal como se relacionan enseguida:

– Factura #0111 – ARQ. CARLOS REYES S.A.S – Construcción de reductores en concreto – por un valor de $63.955.885

– Factura #3281 – ERSEG S.A.S – Factura N°3281 – (105) Tacha bidireccional amarilla 3M instaladas, (5)

Señales galvanizadas de alta densidad con adicional; (67) Señales galvanizadas alta densidad 60*60;

(3) Arreglos de señal – por un valor de $38.4445.330.

  1. La intervención de la UNAB llegó hasta la entrega de las obras e instalación de las señales. De ahí en adelante, en una clara competencia de la DTB, esta entidad hizo la implementación PARCIAL de los cambios y las consecuencias derivadas de dicha decisión no son RESPONSABILIDAD de la Universidad, tal como algunas personas han querido malinterpretar el orden de los hechos anteriormente descritos.

  2. La UNAB NUNCA HA PAGADO para que alguna entidad pública tome decisiones que beneficien a la institución en detrimento del interés general. Esa NO HA SIDO la actitud de una institución que cuenta con 65 años de trayectoria reconocida por su seriedad, generación de conocimiento, construcción de cultura y proyección social en los lugares en los cuales actúa en su condición de institución de educación superior.
  3. Finalmente la UNAB EXHORTA a los habitantes de la Comuna 12 (Cabecera del Llano) al señor alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, y al director de Tránsito de Bucaramanga, Germán Torres Prieto, a que actúen en consecuencia con las alternativas recomendadas en el estudio técnico, que permitan aplicar de manera EXACTA los cambios viales, en un periodo de prueba que resulte satisfactorio, de manera que las decisiones sobre la regulación del tránsito no se sigan tomando a partir de presiones políticas, campañas de desprestigio o falta de criterio ciudadano para entender que el desarrollo de una población implica ceder a las posiciones extremas.

ALBERTO MONTOYA PUYANA

Publicidad

                  Rector.