Noticias

COMUNIDAD UNIVERSITARIA ANALIZÓ ACUERDOS PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR PÚBLICA

Con el auditorio Luis A Calvo ocupado en sus tres cuartas partes, estudiantes, profesores, directivos e integrantes de la Mesa de Diálogo realizaron un análisis crítico y constructivo de los Acuerdos suscritos con el Gobierno Nacional en el marco de las movilizaciones en defensa de la Educación Superior Pública.

Durante más de cuatro horas, los participantes identificaron lo que a su juicio son las bondades y los beneficios del pacto firmado el pasado 14 de diciembre, mientras que quienes lo cuestionan sacaron a relucir las falencias y debilidades que ponen en duda su cumplimiento.

En representación de la alta dirección de la Universidad estuvo presente el Vicerrector Académico Gonzalo Alberto Patiño Benavides, quien argumentó que este panel es la ratificación de la necesidad de encontrar en el diálogo y la construcción colectiva los mejores instrumentos para llegar a consensos que beneficien a la sociedad y en este caso particular a la educación pública.

“Como movimiento universitario vamos a estar vigilantes al cumplimiento de los acuerdos. Eso debe ser una garantía para regresar a clase, porque es un proceso que debe pasar por diversas instancias”, señaló Lucy Gabriela Delgado, profesora de la Universidad Nacional que actuó como integrante de la Mesa de Diálogo y firmante del Acuerdo y quien fue invitada al panel para que diera su opinión de lo alcanzado y revelara detalles íntimos de las negociaciones.

“Lo que se logró no solamente fue dinero, sino la posibilidad de seguir incidiendo en la construcción de política pública de la mano con el Gobierno Nacional, es decir, esa Mesa que termina teniendo una resolución ministerial abre las posibilidades a que el movimiento estudiantil tenga una continuidad y no sea una victoria temporal que consigue unos recursos para la educación, nuestro objetivo central es poder incidir y participar efectivamente en la construcción de política pública” destacó la docente.

Igualmente, fue invitado Alex Flórez, también miembro de la Mesa de Diálogo en representación de la Federación Colombiana de Representantes Estudiantiles de Educación Superior, FENARES, quien desde el comienzo de su intervención expresó que reconocía que “Este no es el acuerdo ideal que soluciona todas las necesidades históricas de  la Universidad Pública, pero que si se trataba de un punto de partida bueno que permite abrir la senda para ir mejorando la Educación Superior en el país” y que en consecuencia, se debía continuar con los reclamos y las exigencias al Gobierno Nacional.

“Estos acuerdos logran materializar la lucha que dieron y siguen dando estudiantes y profesores y representa un avance muy importante, que se queda corto como cualquier acuerdo frente a las necesidades tan profundas de un sistema que ha sido desfinanciado y asfixiado por más de 25 años, pero representa un punto de quiebre y avance para el Sistema de Educación Superior en Colombia, que creo que va a permitir cambiar las dinámicas y pensar en una reforma estructural a este sistema, entre un debate que se presenta entre un sector de gobierno que le apuesta a la financiación de la demanda, a la financiación por cupos y el endeudamiento y un sector educativo que apuesta a la financiación a la oferta a través de la financiación plena de la base presupuestal de las universidades.  En esa medida, creo que los recursos que ingresan al Sistema de Educación Superior son muy positivos, son un avance importante. Ahora lo que viene es exigir el cumplimiento de los acuerdos y continuar en las modificaciones normativas que siguen en las discusiones tan amplias que se vienen”, aseguró Alex Flórez.

En este ambiente académico se dio paso igualmente a las intervenciones de voceros de colectivos estudiantiles que promueven mantener el cese de actividades en la UIS, como mecanismo de presión para alcanzar mayores beneficios o por lo menos garantizar que lo pactado se cumpla.

Fabián Villamizar, estudiante de Ingeniería Mecánica de la UIS se refirió a la Ley 1911 de 2018 al señalar que “esta ley crea un impuesto al cual le llama contribución solidaria y que es una política transnacional para toda América Latina, crear impuestos a los profesionales y con base a la renta descontarle para poder seguir subsidiando la educación a través de créditos que ya cambian de régimen, que no es crediticio sino tributario, cosa que es lesiva y cuando se entra en paro se menciona la derogatoria de la Ley 1911. El Acuerdo dice que se va a reformar el Icetex para poder seguir avanzando con la implementación de esa ley, entonces aquí hay una contradicción entre lo que ha emanado del paro y lo que dice el Acuerdo”.