Noticias

CON LA CANALIZACIÓN DE UN SECTOR DE LA QUEBRADA LA COLINA, EL ÁREA METROPOLITANA LE RESPONDE A PIEDECUESTA

unnamed (1)Bucaramanga, diciembre 3 de 2014: Con una inversión total de 518 millones de pesos aportados por el Área Metropolitana de Bucaramanga y 34 millones 579 mil asignados por la Piedecuestana de Servicios, se hizo entrega de la obra de canalización y el colector de aguas de la quebrada Granadillo, entre los barrios El Mirador y La Colina, en el sector oriental del municipio de Piedecuesta.

 Consuelo Ordóñez de Rincón, Directora del AMB manifestó que esta obra tiene un gran impacto para la comunidad, si se tiene en cuenta que aunque por lo general ésta quebrada permanecía seca, con la llegada de las lluvias se convertía en una verdadera amenaza para los barrios de la parte alta de Piedecuesta, como sucedió en febrero del 2013, cuando el sector quedó prácticamente aislado como consecuencia de una creciente súbita de esta quebrada, que arrastró lodo, árboles y residuos causando una situación de emergencia en el municipio.

La ingeniera Carolina Quijano, supervisora del desarrollo y Coordinadora del Grupo de Gestión del Riesgo del AMB, explicó que la obra comprendió la construcción de 175 metros lineales de canal abierto, la reconstrucción de 140 metros lineales de barandas de protección, la construcción de dos boxcoulvert y gaviones de protección, así como la recuperación de zonas verdes y del parque infantil del barrio Las Colinas, que prácticamente había desaparecido como consecuencia de la reciente avalancha. ¨Como nueva autoridad ambiental urbana, es nuestra responsabilidad atender a la comunidad con este tipo de obras que esencialmente apuntan a surtir un efecto preventivo, pues como en este caso, hay escenarios donde aparentemente el riesgo no es visible, pero en los que la naturaleza suele ser implacable cuando se trata de hacer respetar sus espacios¨, concluyó Ordóñez de Rincón.

ALGUNOS ANTECEDENTES

De acuerdo con registros de prensa, los reportes de emergencias en los barrios de referencia a esta obra han sido una constante con cada periodo de lluvias, pues ante la inexistencia de un sistema que permitiera controlar la acumulación de aguas, generaba graves taponamientos de lodo, aguas lluvias y residuos de todo tipo.