Noticias

CONTRALORA DE BUCARAMANGA HIZO UNA RADIOGRAFÍA DE LA MANERA COMO OPERA LA CORRUPCIÓN EN LA CIUDAD Y CÓMO SU DESPACHO LA ATACA.

dsc00234La funcionaria presentó la rendición de cuentas de la entidad para la vigencia 2014 y enfatizó que, sin importar las persecuciones de que ha sido objeto, seguirá trabajando por Bucaramanga hasta diciembre del 2015.

Publicidad

En una breve pero contundente intervención ante líderes cívicos, presidentes de juntas de acción comunal, ediles, y ciudadanos en general, Magda Milena Amado Gaona, Contralora Municipal de Bucaramanga, explicó el fenómeno de las “fundaciones de papel” en la contratación de la ciudad, el rol del sector privado en la corrupción y cómo su despacho trabaja para impedir que saqueen las arcas del municipio.

A continuación el texto completo de la intervención de la Contralora de Bucaramanga en la instalación de la audiencia de rendición de cuentas 2014:

La labor de la Contraloría es cuidar el patrimonio público en nombre de la comunidad, terminando el 2014 de acuerdo a los indicadores que presenta transparencia internacional no es bueno lo que divisamos, en Colombia seguimos con indicadores de corrupción graves de donde de 0 a 100, 100 es el menos corrupto y nosotros estamos en el puesto 34. Según los análisis que se han hecho al país, al departamento y la ciudad, la corrupción se origina de la lentitud de la administración de justicia y los órganos de control que al final generan impunidad.

Siempre se ha planteado la pregunta si la corrupción es por naturaleza o porque se aprende y se vuelve costumbre; yo he llegado a la conclusión que en nuestra región se volvió costumbre, porque venimos de una historia en donde el organismo de control duerme, es pasivo; nosotros desde el 2012 hemos demostrado lo contrario y cada año mostramos los resultados, pero para ello tenemos que trabajar con el control social, con la participación ciudadana.

En la Contraloría de Bucaramanga hemos demostrado que trabajando de la mano con los ciudadanos sí podemos ser efectivos en la lucha contra la corrupción, y hoy lo seguimos demostrando. Muchos de los hechos de corrupción no han quedado en la impunidad gracias a la Contraloría de Bucaramanga. En el primer año el carrusel de la contratación de la Secretaría de Desarrollo Social, la Fiscalía y la Procuraduría pudieron actuar gracias al trabajo que hemos hecho. Igualmente en el caso del carrusel de la contratación en el Instituto Municipal de Empleo, la Procuraduría y la Fiscalía han podido avanzar gracias a nuestro trabajo.

En cumplimiento de la política anticorrupción hemos trabajado de la mano con todos los organismos, entre estos la Fiscalía y la SIJIN, logrando que no nos boten o escondan las pruebas y hoy los que no cumplieron con sus deberes están sancionados. La Contraloría de Bucaramanga es un organismo técnico de control fiscal posterior, nosotros no podemos enviar a la cárcel, ni podemos destituir. Muchas veces nosotros en nuestras auditorías encontramos hechos de corrupción que pueden no generar daño fiscal, o si lo generan el funcionario o servidor público lo paga y al pagarlo nosotros debemos archivar; sin embargo compulsamos a la fiscalía y la procuraduría esos hechos para ser investigados, y ya no está en nuestras manos el castigo, sino de los otros organismos de control.

Hay que aclararle a la comunidad y a algunos medios de comunicación que no confundan nuestro actuar de control fiscal con el control disciplinario y de administración de justicia, que no hagan persecución sin fundamento. Después de tres años, la radiografía que encontramos en Bucaramanga fue una corrupción con fundaciones de papel con la que hemos venido luchado y seguimos luchando porque no hemos llegado a cero por ciento que se acabe, todavía sigue. A veces la corrupción no viene tanto del servidor público, sino del sector privado, que toca al funcionario y este cae, por la costumbre que dice que “no me va a pasar nada con los organismos de control, eso lo arreglo en el camino”. Otro punto es la corrupción por el silencio de la comunidad, por el miedo a denunciar o por la creencia que no pasa nada, eso lo hemos logrado cambiar desde Participación Ciudadana; hoy los ciudadanos acuden a la contraloría y han trabajado de la mano conmigo, con la SIJIN con el CTI y con mis auditores para que lograr que los corruptos sean castigados.

Corrupción por falta de supervisión: supervisores e interventores en la administración municipal, venían y todavía algunos vienen acostumbrados a firmar sin verificar nada, y eso permite que el contratista se lleve el dinero para sus bolsillos, los recursos de la obra social, de infraestructura etc. El supervisor en su silencio se vuelve cómplice de esa corrupción y encontramos que en la administración era costumbre que el servidor o contratista firmara sin mirar, el mismo contratista era el que estaba acostumbrado a elaborarle el acta de liquidación, acta de terminación, actas de interventoría y supervisión, ellos simplemente firmaban sin verificar los soportes y si  se cumplía el objeto o no, si los documentos eran reales, incluso encontramos que utilizaban documentos de años anteriores para darle cumplimiento al objeto contractual.

Corrupción por costumbre: por inactividad de los organismos de control y no me refiero a la Contraloría sino a Control Interno, a Control Interno se le olvido que también hace control fiscal, igualmente a las oficinas asesoras jurídicas que son los abogados “si se puede si se puede, después miramos”, todo eso ha generado que los recursos de la ciudad se pierdan. Bucaramanga seguirá teniendo Contralora de mano firme, sin importarme los odios políticos o la persecución de algunos medios de comunicación, a mí en este momento me importa mi ciudad, y entregar el nombre de la Contraloría en alto, y lo seguiré haciendo hasta el 31 diciembre de 2015.  ¡Solo Me Importa Bucaramanga!