Noticias

De vanguardia.com: ‘NO ES TIEMPO DE MÁS CRÍTICAS, SINO DE BUSCAR SOLUCIONES’: RODOLFO HERNÁNDEZ

“No es tiempo de más críticas, sino de buscar soluciones” (Foto: Archivo / VANGUARDIA LIBERAL)

Esta entrevista, que aspira a ser lo más completa posible, servirá como testimonio de aquello a lo que este gobierno aspiró en sus primeros días.

(vanguardia.com). Un día después de haber asistido a la posesión del Concejo y con pocos días de estar ejerciendo como el primer funcionario de la ciudad, Rodolfo Hernández concede la que es su primera entrevista a la prensa escrita. Aunque es domingo, Hernández no cuenta con mucho tiempo, pues a las nueve de la mañana debe reunirse con el alcalde de un municipio vecino y posteriormente asistir a una reunión con su gabinete. El alcalde Hernández llega en ropa deportiva, se muestra sencillo, hablador y con buen humor. Huxley insistía en que entre más pomposo y endulzado era el lenguaje del político más siniestras eran sus intenciones. Por su manera de hablar, desabrochada y directa, pensando como Huxley, parecería que se puede confiar en él. La última palabra la tiene el tiempo.

Preguntas y respuestas

¿Cuál quiere que sea su principal logro como alcalde de la ciudad?

El principal logro, que además está consagrado en el programa de gobierno que inscribimos en la Registraduría el 9 de diciembre del 2014, es conseguir realmente un cambio sustancial en los índices de equidad e igualdad, a través de los impuestos. La verdadera paz es el manejo pulcro, honrado, eficiente y eficaz de los recursos públicos para que esto se vea reflejado sobre todo en las clases más humildes de la población. Espero poder garantizarles salud y vivienda digna, y educación de calidad.

Veo que la idea suya no consiste en inventar nuevas medidas sino sencillamente en hacer que las ya existentes se cumplan y que funcionen.

Impuestos hay suficientes. Hay que recaudarlos y destinarlos al programa de gobierno con lógica, ética y estética. La junta directiva de Bucaramanga, que es el Concejo, debe entender que el mandato ciudadano exige cambios fundamentales y giros totales con respecto a la forma en la que la ciudad se administra. Hoy no es tiempo de seguir criticando sino de buscar soluciones junto con los que la gente eligió.

¿Y en concreto, lo correcto va a consistir en qué tipo de proyectos?

Esta administración va a potenciar cincuenta colegios con las especificaciones europeas a lo largo de sus cuatro años de gobierno. Yo sé que el Gobierno Nacional, cuando le llevemos este proyecto, bien diseñado, con los mejores arquitectos, bien presupuestado, con una programación y planos precisos, validados por expertos, va a brindar su apoyo.

Usted no viene a hacer milagros.

No, simplemente administrar bien.

En su programa se habla de un parque pulmón, ¿podría explicarnos este proyecto?

Nosotros queremos comprar los cerros orientales y empezar por un lote grande que es de un particular. Allí no va a haber nada con motor, solo bicicletas y senderos para caminantes, y en la parte más plana, un museo construido sin concreto, techado con lonas. A ese parque esperamos que puedan ir 50.000 personas los fines de semana. Ahora, en lugar de que la ciudad vaya a los cerros orientales, debemos crear unas venas peatonales o vehiculares con buenos andenes que entren a la ciudad, como una mano, para que invite a las personas a subir.

¿Y de qué manera se va a llevar a cabo sin que se afecte la fauna y la flora del lugar?

Es que nosotros no vamos a tumbar nada. Hay que tener una cuadrilla de vigilancia y mantenimiento permanente.

¿Con qué recursos va a financiar este proyecto?

Aquí hay un POT, que fue elaborado en la alcaldía de Fernando Vargas pero aprobado en la anterior alcaldía. En ese POT hay un capítulo llamado plusvalía, relacionado con el cobro de un dinero a nosotros los constructores pero que nunca antes ha sido pagado. Si usted cobra eso le llega un chorro de plata. Y eso es una cosa racional, con eso ningún constructor se va a quebrar.

¿Usted ve a los constructores dispuestos a pagar un poco de más para ayudar a la ciudad?

Yo creo que sí. Y es que el precio de la vivienda lo rige la oferta y la demanda. Si se hace un proyecto malo usted se quiebra igualmente, con o sin esta plusvalía. Así usted obliga a los constructores a hacer proyectos mucho más competitivos en diseño.

¿Y con los diseños de bienes públicos va a ser igual?

Sí, todo lo que hagamos a partir de cierta cuantía se va a concurso nacional para que así nos lleguen póngale cincuenta propuestas. Y vamos a contratar lo que se llaman críticos de arquitectura, para que no sea el capricho del alcalde el que adjudique.

Volviendo al tema de los cerros, ¿es verdad que usted es dueño de cinco hectáreas y media? ¿Cómo piensa manejar este tema?

Son cinco y media hectáreas, exactamente. Se las compré a Urbanas hace treinta años. ¿Qué voy a hacer? Ojalá se pueda. Solicitar un alcalde ad hoc que sea nombrado por un tercero imparcial y que mande a hacer un avalúo, la escrituro al municipio y la cambio por impuestos. Esa es una salida. La otra es donar las tierras y que me den el certificado de donación. Para todo esto me tocará atravesar un proceso jurídico claro porque si no termino es destituido. De todas maneras allá no puedo construir ni hacer nada.

Usted al principio fue cercano a algunos políticos cuestionados.

Norberto Morales, desde que empezó el gobierno de Bohórquez, me decía que me metiera de alcalde, pero en la medida en que fue andando el proyecto ellos vieron que yo no iba a aceptar ningún canje. Ellos se fueron retirando. Yo no voy a negar a los amigos, buenos, malos o regulares, pero lo que no comparto ni hago es obrar como los que obran mal.

Los mandatarios hacen gestión para sus regiones ante el gobierno y los congresistas. ¿Usted cree que esas relaciones van a ser tensas? Ellos no dan puntada sin dedal.

Pero aquí les toca que la den. Yo les doy el reconocimiento de la consecución para que ellos aumenten sus electores, pero yo hago los diseños y pongo la interventoría. Yo creo que las relaciones van a ser muy buenas. Eso iría mal si me pongo a darle beneficios a uno y a otros no, pero no voy a dar ni un privilegio a nadie. Mi labor no es esa, ni la labor de los congresistas y concejales es pedir puestos.

La austeridad y la sencillez de su posesión recuerdan a políticos como a Pepe Mujica, ¿todo va a ser así?

Todo es así. Solamente vamos a gastar lo necesario de los dineros públicos.

¿En qué estado recibe usted las finanzas del municipio?

Un desastre. Entre cuentas por pagar hay 300.000 millones, y lo que se le debe a los bancos, que es una deuda de largo plazo son 200.000 millones. Pero los 300.000 millones son exigibles ya y no hay ni diez centavos. Se gastaron hasta la plata del IVA que había que transferirle a la DIAN.

Una de sus propuestas como candidato fue la construcción de 20.000 hogares, explíquenos cómo va a llevar a cabo esto.

Me gustaría ser recordado al terminar mi mandato por el megaproyecto social. Entonces, ¿qué vamos a hacer? Hasta ahora hay solamente una finca, que yo no la puse sino que está señalada en el POT. El dueño es CEMEX y ya se habló con ellos. Ya nombramos al gerente del proyecto. La idea es que desde la alcaldía se pueda hacer una gestión para que cada casa no valga 25 millones sino póngale 4 o 5.

¿Y cuántas casas se van a hacer en ese lote?

Todavía estamos mirando, pero es que 20.000 hogares felices no solamente son casas. Hay por ejemplo que hacerles andenes, entregar las casas pintadas, para lo cual ya fui a Pintuco y me dijeron que me daban el cincuenta por ciento de descuento si les pagaba de contado, y así. El lote tiene 1.700.000 metros cuadrados y nos pidieron 40.000 millones. Eso da la pendejadita de sesenta mil y pico millones. Yo hablé con el perito, que se llama Oscar Borrero y me dijo que no valía 20, que eso valía 40.000 era con un decreto del alcalde que volviera el lote urbano. O sea que el que le pone el precio soy yo, no ellos.

La ciudad ha crecido mucho, pero con este crecimiento han llegado solo los problemas de una ciudad grande y no sus beneficios en relación, por ejemplo, con la cultura.

Dentro de lo que se está hablando ha salido a flote la necesidad de rescatar el Centro Cultural del Oriente y ponerle una administración seria, no como la que tenían últimamente. Hay que poner una oficina de administración y empezar a desarrollar diferentes proyectos allí, como la Escuela de Artes y el de los coros y bandas juveniles de la ciudad, para lo cual ya hay fondos.

El otro proyecto es fomentar el arte callejero. Hay que identificar unos sitios y que allá los chinos puedan pintar y que puedan recibir un pago por los mejores trabajos. Los mejores estudiantes de las escuelas también van a recibir ayuda para las boletas de los eventos artísticos del municipio. También hay que, de verdad, educar a los ricos. Los ricos han sido reacios al arte. Por ejemplo para hacer el nuevo Museo de Arte Moderno de Medellín se reunieron los once industriales más ricos de la ciudad y en una hora pusieron los 24.000 millones que se necesitaban sin chistar. Mire el Teatro Santander, ya lleva siete años y ya pasó los 24.000, y en Medellín apenas tenían el lote. Aquí nos falta aprender a pensar en el otro y dejar de pensar en uno mismo. En lo relativo a las bibliotecas yo soy amigo de potenciar la que ya hay y renovarla con los estándares internacionales en materia de arquitectura y tecnología, y una vez se haga esto se piensa en nuevas bibliotecas, porque no podemos dejar esa abandonada y ponernos a pensar en otras.

¿La conciencia de la ética que usted plantea como eje de su gobierno qué significa?

Fácil. Simplemente en términos concretos significa que nadie se robará nada del presupuesto público.

¿Nos garantiza que todos sus funcionarios están en esa línea?

Todos. Yo ya les dije y ahorita les voy a repetir. El rumor solamente de que haya nidos de burócratas tratando de conseguir privilegios o funcionarios tratando de robarse algo, dará para que sean botados enseguida, sin contemplaciones.

El municipio de Bucaramanga recibe el agua del Páramo de Santurbán. ¿Cuál es su posición frente a la explotación minera en esa región?

Nosotros vamos a hacer oposición total a la explotación del páramo. Nuestro oro es el agua. Yo no sé cuáles son los dientes que tiene el alcalde para oponerse seriamente a la explotación, pero dentro de mis capacidades haré todo lo posible.

Hablemos ahora de movilidad. ¿Cómo va a asumir este gran problema?

No se van a tolerar carros en la vía sino solamente en las zonas azules que figuren en el POT, que van a ser pintadas apenas se pueda. Una vez pintadas estoy pensando en dárselas a personas en condición de discapacidad que paguen por ese espacio, porque si se les regala ellos venden eso y termina un solo mafioso de dueño. Ellos cobran tarifas lógicas y se deja parquear allí, porque en todas partes del mundo se deja parquear en la calle. Solo hay que hacerlo organizadamente. Se hacen campañas para enseñar a la gente dónde parquear y luego de la pedagogía vienen los comparendos. Segundo, hay que crear nuevos parqueaderos para desocupar las calles. En ese orden, vamos a revivir los cepos, para el que deje el carro mal parqueado, tome su cepo. Pero el dueño de los cepos es la ciudadanía a través del Estado, no un particular.

¿Y las fotomultas también van?

No, por ahora nada. Yo creo que con policía es suficiente. Es importante hacer mediciones para ver cómo van las cosas. Y si siguen sacando los carros, más se sancionan. Pero que la gente vaya asimilando que el responsable es cada uno. Toda la plata que recojamos va a servir para subsidiar el transporte público de los más pobres. Al subsidiar baja el precio para que sea más competitivo.

¿Qué opina de la plataforma virtual Uber?

Eso tampoco lo pueden detener hasta que no se mejoren los otros medios de transporte. El problema es que hay que competir con calidad, diseño y buen servicio.

¿Qué va a pasar con Metrolínea?

El Metrolínea debe 650.000 millones en demandas. Los dueños de los buses deben 150.000 millones a Davivienda. Ellos están jugando a la liquidación. Cuando usted liquida legaliza todas las cuentas y las paga el Estado, y el Estado somos todos. Del Gobierno dijeron que iban a mandar plata pero yo dije que todavía no, porque la enfermedad iba a seguir. Vamos a hacer el diagnóstico con los que conocen del tema. Hay que hacer nuevos diseños de rutas, etc. Hay que mirar la estructura administrativa del sistema, se le van a quitar las cargas que no son de Metrolínea, como Papi Quiero Piña.

¿Y con respecto a los vendedores ambulantes?

Pensamos tener unas calles donde ellos puedan trabajar, mientras estamos averiguando con los abogados cómo tumbar Fegali. Sobre la calle 33, entre la 15 y la 16, hay un edificio de unas cristalerías donde hay unos locales. Sería bueno comprar esos locales, igual que por la 16 y por la 32. Se hace un concurso de arquitectura y se le da una nueva cara a todo ese espacio seccionado, con una persona administrando y que cada vendedor pague una suma diaria de alquiler, por decir 10.000 pesos. Ahí caben seiscientos o quinientos vendedores. Mientras tanto hay que buscar unas calles en el POT, concertado con ellos, para ubicarlos.