Noticias

DESARTICULACIÓN DE ORGANIZACIÓN DE MUJERES DEDICADAS AL HURTO Y EXTORSIÓN EN ZONAS COMERCIALES DE BUCARAMANGA

En una acción conjunta entre la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación, se logró la desarticulación de una estructura delincuencial, dedicada al hurto a personas en establecimientos abiertos al público ubicados en sectores comerciales de Bucaramanga y su Área Metropolitana, a partir de la captura de una banda delincuencial integrada por mujeres, provenientes de Atlántico y Santander, que tienen entre 22 y 35 años de edad, siendo sindicadas por los delitos de concierto para delinquir, hurto calificado y agravado y extorsión.

Esta acción, permitió la captura de 4 mujeres, conocidas como alias “La Ginger”; “La Pacha”; “La Costeña” y “Wendy”, las cuales abordaban a sus víctimas, especialmente hombres en estado de embriaguez, en diferentes zonas de rumba de la ciudad, quienes  mediante engaño, eran despojados de sus pertenencias, llevando a cabo posteriormente una estrategia de desplazamiento hacia otras zonas de la ciudad, con el objetivo de buscar nuevas víctimas y evitar la acción de las autoridades.

Estas delincuentes actuaban bajo la complicidad de varias personas entre ellas algunos que les facilitaban el transporte y garantizaban su movilidad desde la residencia hasta el lugar donde cometían los hurtos.

En algunas oportunidades y cuando sus víctimas trataban de evitar el robo, estas delincuentes empleaban armas cortopunzantes con el objetivo de generar temor y de esta manera apoderarse de sus pertenencias. Es de anotar que en promedio, las integrantes de la banda delincuencial llevaban a cabo 5 hurtos diarios, especialmente los fines de semana, obteniendo ingresos en promedio de 7 millones de pesos mensuales por esta actividad.

De manera paralela, estas mujeres llevaban a cabo extorsiones a trabajadoras sexuales ubicadas en el sector del barrio La Concordia de Bucaramanga, a quienes les exigían sumas que oscilaban entre 30 mil a 50 mil pesos semanales, por permitir el desarrollo de su actividad. En caso de no generar el pago, las delincuentes las intimidaban con armas cortopunzantes y no permitían que ejercieran su labor en el sector. A partir de esta actividad extorsiva, estas mujeres obtenían ingresos que oscilaban en 5 millones de pesos mensuales.

Estas mujeres, han sido objeto de captura en flagrancia en 16 oportunidades, sindicadas de los delitos de hurto y receptación; así mismo, suman en total 33 procesos judiciales, relacionadas con los delitos de homicidio, tráfico, fabricación y porte ilegal de armas de fuego, hurto calificado y agravado, tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, receptación y fuga de presos.