Noticias

Dice EMPAS: EN BUCARAMANGA MAL USO DEL ALCANTARILLADO SIGUE CAUSANDO ESTRAGOS

Publicidad

image006Un morral de 50 por 40 centímetros lleno de residuos sólidos fue extraído por operarios de la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander -EMPAS S.A ESP-, en un sumidero ubicado en el barrio Bolívar, a los alrededores de la Avenida La Rosita tras la denuncia de los habitantes del sector quienes alertaron sobre el rebosamiento de las aguas con ocasionan de las lluvias que cayeron este fin de semana sobre la capital santandereana.

Según explicó, el funcionario de la Coordinación de Operación de Infraestructura de EMPAS, ingeniero Alayn Mendoza Castillo, el aguacero intenso del viernes anterior provocó grandes caudales de aguas lluvias que descendieron por la pendiente de la calle 41, ejerciendo presión sobre un sumidero obstruido por este elemento que contenía ropas y otros accesorios. “El punto más crítico es un hundimiento que se generó por el colapso de la red, en un tramo de 5 metros de largo y 30 centímetros de profundidad, en este punto se notan además unas ondulaciones causadas por el agua en la parte baja de la vía, hecho que presumimos hizo reventar el pavimento”, manifestó el funcionario.

Los trabajos de reparación necesarios para restablecer el funcionamiento del sistema ocasionan el cierre total de la calle 41 entre carreras 25 y 23,  obligando a los conductores a buscar rutas alternas para evitar caer en la congestión vial.

 Calamidad cultural

Sin lugar a dudas la gran preocupación de EMPAS sigue siendo la falta de conciencia ciudadana que por generaciones ha venido utilizando los sumideros como botaderos de basura sin tener en cuenta el grave daño que se le ocasiona no solo al sistema sino a la ciudadana y sus habitantes, pues estas redes están hechas sólo para conducir aguas lluvias. “Que este momento sirva para reiterarle a la comunidad que debemos cuidar los sumideros, entendemos que se filtren algunas hojas de los árboles pero balones, traperos y en este caso un morral ocasionan afectación a toda una estructura pública”, explicó el ingeniero a cargo de esta emergencia.

Al final de esta semana se espera dar nuevamente vía a los vehículos que transitan por el sector, mientras se realizan los trabajos de readecuación de la malla vial, dejando nuevamente en operación el sistema de alcantarillado.