Noticias

DISPOSITIVO UIS BUSCA DISMINUIR RIESGOS LABORALES EN PROFESIONALES EN ESTÉTICA.

Publicidad

desviación-y-extensión27 de agosto de 2015. El mecanismo, también llamado Cavitador, fue diseñado por Jenny Katherine Rodríguez, estudiante de Diseño Industrial de la Universidad Industrial de Santander, y la docente María Fernanda Maradei, con el propósito de mitigar los factores de riesgo postural en profesionales que practican el tratamiento estético conocido como Cavitación. Esta herramienta manual fue ideada con la intensión de remplazar el actual cabezal o dispositivo de cavitación, el cual emite ondas ultrasonido que eliminan la grasa acumulada en ciertas zonas del cuerpo donde la dieta ni los ejercicios logran atacar de manera eficiente.

Cavitador fue creado como un equipo seguro, con las correctas medidas y especificaciones que necesita el tratamiento para evitar futuras enfermedades y lesiones tanto en los profesionales que la practican como en sus pacientes. Con esta herramienta los profesionales en estética podrán disminuir el movimiento articular que ejecutan cuando trabajan sobre la piel de los pacientes, pasando de 70° a 4° en flexión – extensión y de 50° a 3° en desviación de la muñeca. “Esta iniciativa surgió después de comprobarse que los profesionales en estética que practican la cavitación estaban presentando sintomatologías relacionadas con el Síndrome del Túnel Carpiano y la fatiga laboral”, explicó la diseñadora industrial Jenny Rodríguez.

Después de una investigación de diseño y ergonomía, se comprobó que una mala postura de la muñeca puede aumentar la presión de los fluidos alrededor de los nervios causando daños a largo plazo en extremidades como las manos, hombros, codos, muñecas y tronco de los profesionales dedicados a practicar este procedimiento en Centros Estéticos del país y el mundo. Asimismo, el cavitador es también una solución para los hombres y mujeres que recurren a este tratamiento para moldear su figura y ceñirse a los estereotipos de belleza. “En esta investigación encontramos que debido a una mala postura, el cabezal es utilizado de forma paralela sobre la piel de los pacientes, lo que podría acarrear graves problemas de salud pues las  emisiones de ultrasonido inciden con mayor fuerza ocasionando lesiones en órganos muy sensibles como el corazón, riñones, médula espinal, hígado, pulmones, ovarios, entre otros”, según la profesional, quien durante su investigación contó con el acompañamiento de la empresa Vacusonic Biotech de la ciudad de Bucaramanga.

Cavitador incluye también una interfaz gráfica que le permite al profesional interactuar fácilmente con todo el equipo del tratamiento, evitando cometer errores que puedan ser fatales para la salud de sus pacientes. Según los estudios realizados, el diseño de una interfaz gráfica mucho más práctica mejoró la experiencia de todos los usuarios, logrando un 90% de nivel de aceptación en todos los profesionales de este campo.