Editorial

Editorial: EL MIRA, AGREDIENDO PUBLICITARIAMENTE AL PAÍS…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

descargaCiertamente la falta de control del estado colombiano a los miles de millones de pesos corriendo en el mundo político, grande y pequeño, hace que la ciudadanía se vea permanentemente asediado por publicidad en todos los medios – radio, prensa y televisión – que de manera poco sana trata de vender una imagen de ciertas organizaciones políticas que no corresponde con la realidad.

Es lo que está pasando con el Mira, el partido de la desconcertante María Luisa Piraquive, que luego del escándalo por sus declaraciones discriminatorias y las nuevas en las cual nos amenaza que si la criticamos un dios curioso supuestamente nos va a castigar, ha resuelto ordenar a sus súbditos que gasten parte de los miles de millones que esta señora se gana por concepto de los diezmos de sus seguidores –diezmos que los ingenuos de las iglesias creen que van para el cielo- en inundar los medios de comunicación, nacionales y locales, hablando bellezas de ellos mismos, con un descaro fuera de todo limite.

Por supuesto nadie puede negarle a las empresas comerciales de la comunicación que reciban los atractivos milloncitos que las agrupaciones políticas en trance de retocar su imagen ante el país hacen, pero por lo menos tenemos el derecho constitucional de denunciar un proceder que a todas luces viola la trasparencia en la información, tratando de vendernos como ángeles los que no son más que  verdaderos diablos.

Claro, el intento de grupos religiosos por constituirse en imperios que imponen por cualquier medio posible sus puntos de vista a la sociedad – a despecho de repetirme – fue iniciado por  la iglesia católica, que aun, y por muy recursivos métodos, impone su ley en amplias sectores de la conciencia de ciudadanos del mundo.

Pero la pregunta que nos surgen a propósito del Mira es  ¿porque si todas sus acciones responden supuestamente a dictámenes divinos –a tal punto que la señora Piraquive nos sorprendió con la desconcertante noticia de que estuvo hablando personalmente con su dios- necesitan recurrir a procedimientos tan mundanos como la de tratar de manipular la conciencia de los ciudadanos, para lavar  la imagen cuestionada de su iglesia y su poderoso partido?

Aquí hay muchos elementos que son violatorios de principios fundamentales de una verdadera y veras información en una democracia realmente sana, pero, claro, estamos en campaña para la Presidencia de la Republica y los votos de los miles de seguidores de la Iglesia Internacional de Dios Ministerial, a alguien le puede servir. Es el problema de las democracias imperfectas, en donde supuestamente para ganar una elección, todo vale.