Editorial

Editorial: ¿EL PETRÓLEO ATACA DE MUERTE FINANZAS DEL GOBIERNO?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo sierra mDefinitivamente no la tiene fácil en materia de finanzas el gobierno nacional y eso es profundamente grave en momentos en que promete grandes inversiones en infraestructura, sabiendo que todo lo que requiere en materia de dinero para cubrir esas promesas son miles de millones de pesos que no están en la caja de la administración central. Y tanto no lo están que su desesperación por vender a ISAGEN surge de la necesidad de buscar líquido para poder cubrir un saldo en rojo que ha disimulado muy bien hasta ahora, pero que no podrá sostener impunemente por mucho tiempo.

La promesa hecha hace algunos días en cuanto al ajuste del cinturón en los gastos de funcionamiento del gobierno nacional es realmente un paño de agua tibia frente al monto de los recursos que se requieren para cubrir la acometida de obras pública, y por ahí no va a ser que el balance económico del gobierno se va a nivelar. Pero ahora, para terminar de completar los dolores de cabeza, la caída fuerte de los precios del petróleo le asesta un golpe bajo a la economía nacional y le hará declararse en estado de emergencia.

Hoy en la emisión nacional del noticiero de Caracol, el Ministro de Minas, Tomás Gonzales, explicó que cada 6 de 10 pesos del presupuesto general de la nación es aportado por el sector de los hidrocarburos. Recordó que en los últimos 5 años el precio del petróleo estaba subiendo hasta alcanzar los 110 dólares por barril, pero en los últimos meses ha caído fuertemente hasta 88 dólares. Y explicó además, con voz no muy alegre, que por cada dólar que baja el barril, el país deja de recibir alrededor de 400.000 millones de pesos.

El huequito que le hace este hecho al presupuesto es de dimensiones impresionante, y eso implicara que por ejemplo, por ahora, la tal modernización de la refinería de Barrancabermeja no va –si es que alguna vez realmente estuvo en la mente de los directivos de la empresa – porque esa modernización implica la inversión de varios miles de millones de dólares que, en plata blanca, no los tiene ni ECOPETROL ni el gobierno nacional. ¿Afectara esto igualmente los desembolsos para la gran ola de construcción de obras públicas en las que se ha comprometido el gobierno de Juan Manuel Santos? Eso está por verse porque en materia económica no hay verdades inalterables y el cambio en una variabler de la economía general puede terminar afectando a toda de manera sustancial…

Pero además algunas decisiones internar de la economía norteamericana, más la mantenida persistencia en el caída del crecimiento económico Chino, hace hablar a algunos especialistas de que podríamos estas a las puertas de una gran recesión mundial. Luego el panorama económico nacional e internacional no pinto nada bien, y hablar en este contexto de unas grandes inversiones en obras públicas en el país no resulta realmente sensato…