Editorial

Editorial: GENERANDO EMPLEO…

Por Wilfredo Sierra Moreno.   

wilfredo-sierra-210Últimamente hemos visto a varias entidades oficiales en la estrategia de ofrecer o general empleo,  entre ellas el Sena y hoy registramos la presentación de una acción en ese sentido del Imebu, y eso nos parece positivamente resaltable porque, si algo aqueja a una buena parte de los colombianos, santandereanos y bumangueses es la falta de un empleo digno.

Desde hace algún tiempo las estadísticas y las encuestas regionales y nacionales han destacado a nuestro departamento  y su capital como una de las ciudades con menos desempleo en el país, pero el problema con las frías estadísticas es que no siempre alcanzan a englobar todo el problema estructural de los sectores populares para ganarse el sustento diario.

Desde cuando a los tecnólogos de esta patria les dio por contar a los trabajadores informales entre las cifras que sirven para presentar “los deslumbrantes” resultados en materia de colocación de mano de obra, nosotros hemos venido sufriendo la distorsión de presentar estadísticas infladas sobre la mano de obra ocupada en el país, el departamento y la ciudad.

Presentar a los informales en la columna del empleo nacional o regional es algo más que maquiavélico, y no se compadece con una información realmente veras de lo que pasa en ese campo entre nosotros. Y sobre todo en Bucaramanga muchos deberíamos entender que el centenar de vendedores ambulantes, moto taxistas y taxistas informales no salen a ejercer estos incomodos oficios solamente por placer.  Quien haya observado la vida de un vendedor ambulante corriendo todos los días para que la policía o los de espacio público no les quiten su mercancía, deben sencillamente  entender que esa no es una vida dignificante y que no sienten precisamente exuberantemente satisfechos de aguantar tal trajín día a día.

Y lo hacen unos y otros precisamente porque no tienen ese trabajo formal por el que se desgañitan las elites gobernantes de la ciudad, y además no tienen gremios de cuello blanco ni aristócratas muy bien pagos en los cargos de gobierno local, departamental y nacional, que realmente se interesen por su suerte. Pero es que en lo que se trata de evaluaciones numéricas para el discurso oficial, amplios sectores populares son invisibles, y no cuentan en las cuentas de los tecnócratas.

Bien por el Sena y el Imebu en su labor de generan empleo, pero en esta como en muchas otras materias, hacen falta discusiones más realistas y sustentadas para no caer en los lugares comunes de las generalizaciones oficiales que siempre nos quieren hacer creer que andamos sobre muy buenos rieles.  Ni el tigre es como lo pintan, ni hambre en barriga ajena se siente realmente.