Editorial

Editorial: HACE FALTA UN CONSENSO METROPOLITANO

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.  

wilfredo sierra 2Alegrándonos como lo hacemos hoy por la celebración del día sin carro que es un acto simbólico llamado a hacer conciencia  sobre todo lo que implica la contaminación ambiental por la polución creada por vehículos en nuestro medio ambiente, tenemos que lamentar que, una vez más, todas la alcaldías del área metropolitana de la ciudad de Bucaramanga no hayan coincidido al unísono a respaldar ésta acción. Y esto nos lleva una vez a la necesidad de reabrir la discusión en torno a la posibilidad de implementar hacia el futuro una Alcaldía Metropolitana para toda la extensión de la ciudad de los parques, Girón, Floridablanca y Piedecuesta, que no siga permitiendo la fragmentación de decisiones elementales que benefician a todos los habitantes de esta amplia población de la zona centro de la capital del departamento de Santander.

Sabemos que el tema es álgido y toca callos, porque en torno de los burgomaestres de estas localidades se han creado una serie de pequeños intereses políticos y electorales menores, que tienen en los concejales municipales de las respectivas localidades a los defensores de unos  feudos electorales gracias a los cuales estos buenos amigos juegan un papel de protagonismo.  Pero las cosas van cambiando dinámicamente en las ciudades y pueblos del mundo, y aunque en torno de las Secretarias de Transito de muchos de estos municipios se han montado pequeños y grandes imperios burocráticos, los afanes menores no pueden sacrificar el interés de las mayorías por buscar siempre lo mejor para sus conciudadanos.

En el caso del día sin carro como en el del establecimientos de los numerales del pico y placa de los conductores de vehículos particulares, en el área metropolitana se ha planteado una peligrosa fragmentación de políticas de manejo para cada municipio de la zona, sin entender que hoy por hoy, en la práctica,  no hay barreras reales que separen la convivencia de los ciudadanos de uno y otro municipio del área metropolitana de Bucaramanga. Muchos de nuestros conciudadanos viven en Piedecuesta o Floridablanca pero trabajan en la ciudad de los parques, y es cuando menos absurdo que por las veleidades de unos cuantos egos, se afecte en materia grave los intereses de los habitantes en nuestra común área de  convivencia.

Queda pues planteado de nuevo el asunto, aunque sabemos que no va a ser fácil. Pero como dice un sabio refrán, lo bueno en enemigo de lo mejor. Y lo mejor sería que de una vez por todas  integráramos a Piedecuesta,  Floridablanca, Girón y Bucaramanga en una sola entidad político administrativa, para terminar con este galimatías que es la toma de decisiones que nos afectan a todos. Si bien es cierto que dos cabezas  piensan mejor que una, quince o doce lo hacen mejor que ochenta.