Editorial

Editorial: LA DICTADURA INFORMATIVA OFICIAL FRENTE AL PAPILOMA.

wilfredo sierra mPor Wilfredo Sierra Moreno.    

En ningún hecho como en el caso de los problemas generados en las niñas del país que han recibido la vacuna del Papiloma Humano se había visto tan clara la dictadura dogmática del establecimiento para establecer, a las buenas o a las malas,  sus verdades oficiales, por encima de las evidencias claras y contundentes que los hechos muestran a los ojos del país. A pesar de que las niñas en diferentes partes de la nación  presentan efectos inmediatamente posteriores al recibir la dosis del producto, el gran establecimiento ya casi llega a decir que eso nunca se ha presentado y todo se reduciría, según la fuente oficial, a un efecto de  sugestión colectiva que le ha hecho ver a la mayoría de los colombianos y medios de comunicación lo que nunca se ha presentado.

Que los diferentes voceros del sistema, incluido el Ministro de Salud, hayan recurrido al ridículo expediente de decir que todos los efectos en las niñas se debe a un caso de sugestión colectiva, muestra hasta donde los detentadores de las verdades oficiales pueden ser absurdos en su propósito de defender sus particulares puntos de vista, sin buscar, como recomendaría una sana lógica, argumentos  más serios y concretos para entender lo que está sucediendo – ¡porque está pasando!- en este caso concreto.

Mientras tanto quienes aplicamos la vieja máxima de nuestros mayores frente a problemas complicados que ellos sintetizaban en  la expresión  “piensa mal y acertaras”,  comenzamos a hacernos algunas profanas preguntas… ¿Cuántos miles de millones de pesos mueven el tema de las vacunitas en el presupuesto oficial? ¿Quién es el afortunado proveedor de este insumo que le debe dar muchos pesitos  de utilidad a tan anónimo negociante? ¿Qué soporte legal hace que por obligación las niñas de éste país deban ser vacunadas con ese producto, a las buenas o a las malas? ¿Quiénes fueron los funcionarios que en nombre del Ministerio de Salud y en el de Educación “amarraron” todo el proceso de compra, distribución y aplicación de la vacuna en todos los colegios y escuelas nacionales?

Por supuesto, estos y otros interrogantes no van a tener respuesta alguna de parte del gobierno, y es posible que al límite estúpido en que hemos llegado para ventilas estas materias, alguien pueda expresar que lo que sucede es que yo debo estar sometido a algún hechizo uribista, movimiento  en donde si bien es cierto hay muchas brujas, no creo que tangan tanto influjo  de magia negra como para poder producir fascinaciones  a distancia…

Así que ni en mamadera de gallo ni en serio habrá respuestas concretas sobre lo que le está pasando a las niñas fatalmente vacunadas… Lo único cierto para el gobierno nacional es que nosotros debemos creer como dogma de fe lo que los funcionarios del establecimiento digan al respecto, y punto. Es la dictadura informativa -¿o de la desinformación?-  del establecimiento.  Pareciera que en la mesa de conversaciones con la guerrilla en La Habana el gobierno ha aprendido mucho en eso de imponer verdaderas incuestionables a sus súbditos, ejercicio  que han practicado tan bien los de las FARC. Como decían los curas en las épocas oscuras de la inquisición, prohibido pensar. Solo el sometimiento es moneda de circulación aceptada para los dogmáticos. Amen.