Editorial

Editorial: LA GALLERA…

Publicidad

wilfredo sierra mPor Wilfredo Sierra Moreno.

En una verdadera gallera llena de seres primarios desafiantes, término convertida la Comisión del Senado de la Republica en donde por fin se llevó a cabo el tan cacareado debate al Ex Presidente Uribe, que en últimas termino siendo una repetición de la repetidera de todo lo que se ha escrito y dicho a lo largo de los últimos años del jefe prepotente del Centro Democrático pero que en ultimas, jurídicamente, nunca ha  terminado en nada.

Como gallitos finos de peleas de barrio en cualquier esquina de los conglomerados de estrato uno del país, los ilustres Padres de la Patria sacaron lo peor de su arsenal hiriente contra su oponente, y frases tan manidas como “quedó huyendo”, “tiro la piedra y escondió la mano” o “no era tan frentero como parecía”, me hicieron recordar el clásico infantilismo de las peleas de chinos en el barrio, cuando un jovencito inculto hacia una raya en el piso y decía, al primero que pise la raya le meto la mano. ¡Ridículo! Ah claro, solo falto el “le voy a dar en la cara, marica”.

¿Alguien puede pensar en serio que todo este espectáculo grotesco le pueda realmente servir de algo a la nación? Que nuestros tristemente célebres Padres de la Patria estén pensado en el desarrollo y el futuro del país es una frase manida que, la verdad, solo produce risa. Porque aquí lo que está en juego es el ego y la prepotencia de unos señores que, cada cual, se cree el más importante y verraco del país, y que, con ese criterio de muchachos inmaduros y pendencieros, aspira a poner a sus oponentes “a comer en la mano”… ¿Y la nación y sus verdaderas preocupaciones?

Desafortunadamente este espectáculo se va a proyectar por el resto de los cuatro años de este gobierno y más allá, mientras los protagonistas de las tantas facciones en confrontación estén con vida, pero claro, cuando estos dejen de existir, recibirán el relevo de las nuevas generaciones de interesados de grupo, quienes nos dirán tranquilamente, que en nombre de la patria y de la historia, continuaran con esta pelea de gamines neuróticos, porque en esta nación los intereses superiores no son los de las grandes mayorías y las necesidades de un pueblo que se muere de hambre y necesidades, sino la de las pequeñas familias que con el concurso de un ejércitos de áulicos pusilánimes,  siempre han dominado y seguirán manejando este país.

Y como si esta nación no tuviera suficientes problemas jurídicos que resolver a lo largo y ancho de su múltiple geografía, los amigos de la gallera trasladaron sus encendidos pleitos al escenario judicial,  donde lo señores magistrados de la Corte Suprema de Justicia  tendrán que desatender los casos importantes que llevan tiempos esperando un fallo, para resolver quien de los contendientes de las altas elites políticas es el más verraco y encumbrado en este país. ¡Y disque estamos en el camino de convertir a Colombia en la nación donde los ríos de miel y leche corren de verdad! Manada de mentirosos…