Editorial

Editorial: LA MOVILIDAD Y LA INCONCIENCIA DE LA OLIGARQUÍA CRIOLLA.

Por Wilfredo Sierra Moreno.

WILFREDO SIERRA MORENOBucaramanga padece uno de los más graves problemas estructurales que puede tener cualquier urbe organizada del mundo y es el de la movilidad. Que no es nuevo, que obedece a una vieja falla conceptual de quienes desde hace más de 40 años han, más que gobernado mangoneado la ciudad, obedeciendo a sus más mezquinos  intereses políticos y económicos. Que nunca pensaron en una gran urbe en serio, sino que fueron desarrollando empresitas que fueran favoreciéndoles a ellos a través de los testaferros de turno, y que engordaron la cuentas bancarias de muchas familias que hoy posan de sangre azul.

Frente a este dilema de la movilidad, que es universal, en otras latitudes más educadas y maduras del mundo – las europeas por ejemplo – la gran solución ha sido un transporte colectivo serio y bien organizado, pero no este remedo de Metro Ruina que tenemos, llena de toda una serio de anomalías desde su fundación que dan para llenar todo un depósito de expedientes en investigaciones, indagaciones que aquí nadie quiere emprender porque, más temprano que tarde el proceso terminaría tocando a las puertas de su propia casa.

Y la otra solución es la cicla, pero claro no en las dimensiones folclóricas en que aquí manejamos todas las cosas, en donde el imperio del vehículo y las motos han hecho de los pocos paisanos que andan en cicla sujeto de la agresión enfermiza de que somos tan claros exponentes los santandereanos.  Lo otro sería un serio control de pico y placa diciéndole a los riquitos de nuestro entorno que la responsabilidad social no permite que ellos hagan lo que les dé la gana con nuestra ciudad, pero entonces brincan los niños perfumados que manejan los gremios de la ciudad a decir que eso no puede ser posible porque entonces que va a ser de la vida de sus progenitoras y las 5 o 7 hermanas solteronas que se dan el gusto de tener cada una un carro para bajar de la carrera 36 a la 27, o a Cacique, o a Cabecera 4ª etapa, en donde con sus vestidos aterciopelados y su pose de princesas imaginarias de familias imperiales inexistentes, quieren generar la envidia de las otras orondas señoras a las que, si algo le sobre es eso, envidia.

Que subir a 4 dígitos los números diarios del pico y placa genera “el estancamiento del desarrollo y el crecimiento de la ciudad”, es el cuento más pendejo que uno puede escuchar en cualquier parte del planeta, pero claro no hay sino que recordar como el señorito de Fenalco Santander en la época del mundial de fútbol salió a decir que no se podía colocar ley seca y controlar el consumo de licor, porque de los borrachos, las tabernas y los putiaderos dependía el gran desarrollo económico de Bucaramanga. ¡Con esa profundidad filosófica, económica y conceptual, estamos definitivamente jodidos!

Que esta sea una ciudad atestada de carros donde solo pueden andar a 5 kilómetros por hora, que esté sometida a la más terrible congestión auditiva por esa hijuemadre manía de los señores de estos lados de estar pegados al pito, pero que además la contaminación ambiental generada por los vehículos llegue aquí a niveles mortales, eso no le importa un carajo a nuestros profundo y filosóficos líderes gremiales.  Que además últimamente les ha dado por ejercer la tenebrosa censura de prensa y castración a la libertad de pensamiento de nuestros ciudadanos, diciéndonos que lo único que tiene buen recibo entre la oligarquía criolla es lo que ellos llaman “pensamiento positivo”.  Que es, en términos reales, pensar y creer en lo que ellos creen, así se le tenga que ocultar a la ciudadanía de la ciudad y al país los más dolorosos hechos limitantes de nuestro entorno. Que eso no sea ético en materia de información, no importa. Aquí lo fundamentar en hacer dinero y más dinero y, como en la vieja cultura paraca, por la plata todo vale.

Así que hermanitos, a jodernos de ahora y para siempre con esta invivible ciudad que además todos los días registra la entrada a 40 o 50 vehículos nuevos, negocio que dicho sea de paso produce muy buenos ingresos a las familias de varios de nuestros musculados dirigentes gremiales criollos. Pero es que la plata jode… da para multiplicarse así misma geométricamente, manejar ambiento político, económico, educativo y gremial, e imponer su santa voluntad sobre lo que los tontos todavía llaman “el pueblo”.  Esas, dicen, son las mieles de la democracia…