Editorial

Editorial: LAS “CHUZADAS”, UN CUENTO VIEJO…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

bg_profileDefinitivamente el gran poder de los medios de comunicación es actualizar o desactualizar determinados temas en tiempo y circunstancias adecuadas, y eso precisamente es lo que está pasando ahora cuando, a puertas de unas elecciones, los factores de poder de la derecha, el centro y la izquierda política, ponen a rodar determinados “escándalos” con el propósito de crear ciertas expectativas y rechazos y, así, obtener resultados específicos  en el ambiente electoral o en la opinión pública del  país.

Pretender creer que las escuchas telefónicas del estado o de otros sectores es tema nuevo es una ingenuidad de padre y señor mío, y claro que desde siempre en toda institución  han habido manzanas podridas, y por eso es tan viejo que a la “inteligencia” de un estado, del ejército, de la policía, de cualquier orden de seguridad universal, se le haya añadido una “contra inteligencia”, que buscaba averiguar cómo, desde adentro del mismo estamento investigador o instigador, miembros no muy sanos se le venden al enemigo.

Por supuesto que fuera de desear que tan indelicadas prácticas no existieran en el planeta,  pero eso, en definitiva, es pensar con el deseo, y solo los ingenuos o los hipócritas ideológicos que ocultan segundas intenciones detrás de su exteriorización mojigata, se rasgan las vestiduras por estos hechos. Cuando de por medio hay decisiones tan importante como los de la guerra y la paz, con todo lo que detrás de ello hay en intereses económicos – ¡que son muchos y muy grandes!-, nadie puede esperar que de uno u otro lado no se traten de mover todos los hilos para inclinar la balanza, legal o ilegalmente, en su particular interés.

Pero igualmente hay mucha desinformación del ciudadano común y corriente en materias como  la seguridad de sus comunicaciones por celular, por ejemplo, y quienes hemos practica en alguna época de nuestra vida la radio afición, sabemos que no es sino dejar deslizar el dial de nuestro equipo por ciertas frecuencia, para oír las comunicaciones de celular que nos dé la gana. Una comunicación que usa el espectro electromagnético es sencillamente y en la práctica una onda de radio, y solo es suficiente un esquipo que se pueda sintonizar con esa frecuencia para poder escuchar la que muchos ingenuamente consideran sus privadas e inviolables comunicaciones.

Que en mucho de lo que se ha denunciado en esta materia, no desde ahora sino desde hace más o menos 11 años, hay ilegalidad  y materia condenable, sí, es cierto, pero eso por sí solo no va a hacer que  los servicios de inteligencia y contrainteligencia, los particulares inescrupulosos con equipos y medio para ejecutarlo, y muchos otros que ni siquiera se pueden nombrar, lo dejen de hacer. Pesar con el deseo es la característica típica de los “mamertos”, me decía hace muchos años un viejo profesor de política y otras cosas, y desear y pretender que esta vida sea un nicho de rosas donde corran ríos de miel es solo otra forma de alienación mental.

La prostitución, el crimen y la delincuencia han existido desde siempre, y aunque “no debería ser”, como repiten enfermizamente los del común, eso no cambiara en nada la condición del género humano: incoherente, mal intencionado, tramposo y sucio cuando tiene las condiciones perfectas para serlo. Es el perro mundo, señores, ¡qué le vamos a hacer!