Editorial

Editorial: LAS LECCIONES DEL MUNDIAL DEL FÚTBOL…

Publicidad

WILFREDO2014-baja bbPor Wilfredo Sierra Moreno.

Se cerró el telón del mundial de fútbol Brasil 2014 con un magnifico equipo de Alemania como campeón y con muchas lecciones claras para asimilar y digerir adecuadamente.  En primer lugar que está fuera de toda duda que no hay deporte en el mundo entero que mueva tantas pasiones y tanta gente como el balompié.  Que los jefes de estado de los países en competencia se tomen el trabajo de ir a hacer presencia en los estadios del Brasil, muestran hasta donde este evento es trascendental para todos los estamentos del planeta,  trascendencia que no se puede desconocer sin peligro de caer en una crasa ignorancia.

El lunar del evento, el arbitraje. Definitivamente muy malo y sesgado y, en el caso de nuestra selección fue el culpable de que hubiéramos salido del evento en el partido con Brasil. Nos sacaron con el pito, pero gracias a los Dioses del Olimpo la vida se encargó de que Alemania le metiera 7 divinos goles al Brasil, lo que me produjo una gran satisfacción. No debería decirlo, pero definitivamente sentí con ese 7 a 1 que la venganza es dulce.

Y lo que creo claro a los ojos de todos los participantes del evento, el público universal y a esos ciegos que no quieren ver, es que la FIFA es la mayor mafia del mundo. Por eso no creemos que los calificativos de bandidos, picaros y delincuentes que oímos a lo largo de las transmisiones de los partidos hayan estado fuera de lugar, porque eso es lo que son. Lo que hicieron al terminar el evento,  entregando a Messi el título del mejor jugador del mundial, en una decisión que ni siquiera congratuló al mismo jugador argentino, muestra con que rasero hacen las cosas los señores de la FIFA.

Lo más grave, las gabelas con las que a lo largo del tiempo se han auto abrogado la pandilla del señor Joseph Blatter, hace que ningún estado sobre los que ejerce su reinado los pueda cuestionar y mucho menos juzgar, por lo que la impunidad de este imperio tenebroso es total. Y da para que el señor Blatter tenga prácticamente  entre el bolsillo una nueva reelección al frente de su imperio, después de cinco periodos consecutivos dirigiendo una institución que en la práctica es su propiedad personal.

Por ultimo solo resta desear que en nuestro país el gran desempeño de la selección colombiana de fútbol en éste mundial sirva para que los señores de la Federación Colombiana de Futbol –otros “genios” desconcertantes- hagan las cosas adecuadas para que esta buena presentación futbolística nacional a los ojos del mundo, se mantenga y se acreciente.  Pero no podemos olvidar que éste país es el reino de Macondo. Y en Macondo de todo puede pasar…