Editorial

Editorial: LO DE HIDROSOGAMOSO, UN “CHICHARON” QUE ESTABA CANTADO…

WILFREDO2014-baja bbPor Wilfredo Sierra Moreno.

Nos parece muy acertada la posición del señor Gobernador de Santander al exigir a ISAGEN el cumplimiento exacto de los pactos de esa empresa con el departamento en cuanto a la construcción de la vía alternativa a Barrancabermeja  pero, igualmente, en reclamar la  responsabilidad de los poderosos empresarios antioqueños con la gran cantidad de gentes afectadas con el lleno de la represa.

Nos tocó tener el no muy satisfactorio honor como medio de comunicación de ser los primeros de presentar un informe especial sobre las implicaciones gravísimas de los coluviones en el destino de la vía, cuando nadie había emitido  una sola alerta al respecto. Luego, en entrevista con el profesor Jaime Suarez Díaz, éste experto dejo en claro que nunca se iba a lograr mantener una vía estable por ese sector de La Leona, pero además advirtió, contundentemente, que una vez llenado la represa, por efecto de la fragilidad del terreno sobre el que hará presión el agua de Hidrosogamoso, la montaña toda se vendrá abajo, dando origen a una de las peores catástrofes que jamás se haya  presentado en el departamento de Santander.

Pero el problema con las mega empresas y los fríos capitalistas que están detrás de éstas, es que solo piensan en mantener sus desarrollos trazados y en las multimillonarias utilidades que éstas producirán, sin importar si por el camino se llevan la vida de muchos seres humanos y las desgracias de toda una región. Desde luego hacemos votos por que las advertencias del profesor Suarez no se den en la práctica, pero no podemos desconocer que este señor es un experto en la materia y se ha gastado su vida profesional estudiando los movimientos geológicos de esa zona específicamente.

La confrontación entre los grandes planificadores y las comunidades y el ecosistema afectados por el trazado y las mega  obras, ha llevado a que el gobierno quiera revocar las leyes que establecen los derechos de las comunidades sobre su entorno inmediato y la protección -hoy legislación internacional- sobre el hábitat. Cuando ya tenemos terribles consecuencia naturales por no respetar las leyes naturales del planeta, al gobierno y los contratistas que están detrás de ellos creen que esas defensas – la de los derechos de las comunidades raizales y el del medio ambiente- son una pendejada. Al fin y al cabo los que tienen el poder y la plata son ellos. Pero si resulta triste que en esa terquedad inexplicable, acabemos con todos los derechos conquistados hasta ahora…  Pero también de la vida sobre el planeta.