Editorial

Editorial: LOS NECIOS DE ISAGEN…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.           

DON CLIMACO 1 (1) bbEl incidente de los derrumbes en el tramo de la obra que ISAGEN le quiere entregar al departamento como la gran solución para nuestra comunicación entre Bucaramanga y Barrancabermeja no es solo el resultado de un problema desde hace mucho tiempo advertido, sino que también es el de la arrogancia y la prepotencia de una entidad que cree que puede hacer con el departamento y con los santandereanos lo que les dé la gana, sin que pase nada. Y posiblemente no pasara, porque la tal verraquera santandereana no es más que un invento de los señores octogenarios de la Academia de Historia de Santander, que en lugar de hacer verdadera historia han hecho literatura, escrito cuentos y elaborado historietas hiperbólicas de una raza hipotética que nunca ha existido en la realidad.

De aquí se han llevado o han acabado en el curso de los últimos 40 años las más importantes y emblemáticas empresas de la región y, todos tan contentos. Fuera de declaraciones perfumadas y llenas de buenas intenciones, la tan cacareada reacción santandereana se ha quedado en el papel, triste y lamentablemente. Con la delimitación de las áreas protegidas de Santurban nos han tomado del pelo de la manera más olímpica, y frescos…¡¿Dónde carajos esta la tal machera y pugnacidad de esta raza de la que tan alegremente hablan los historiadores?!

Pero lo de la carretera a Barrancabermeja e ISAGEN es más patético, porque desde hace años, con estudios serios en la mano, la Sociedad de Ingenieros de Santander advirtió, recogiendo los conceptos profesionales del catedrático Jaime Suarez Díaz, preciso, sin lugar a ninguna duda técnica y de estudios geológicos, que cualquier intento de mantener una vía realmente durable y sostenible por el trayecto de los coluviones era mucho más que imposible. ¿Y qué pasó? ¡Nada! Los señores de ISAGEN impusieron sus puntos de vista y vinieron aquí a hacer lo que las dio la gana con nosotros, diciéndonos brutos, que nuestros estudios no valían un carajo y que ellos si sabían de eso. ¡Qué bien!, ahí están los resultados…

Pero preparémonos porque este pequeño derrumbe no es sino solo un campanazo de alerta sobre lo que va a pasar de aquí en adelanta y que esta precisa, técnicamente y profesionalmente pronosticado por el mismo profesor Jaime Suarez en una entrevista con Don Clímaco para este medio de comunicación del años 2013, que hoy, para recordarle la memoria a ciertos amnésicos, reproducimos una vez más para que los desentendidos sepan lo que va a pasar con el embalse.  Los coluviones son series de tierras movedizas que no tienen ninguna sustentabilidad en el área geológica donde están, y a estos se les va a meter la presión de miles de millones de metros cúbicos de agua, que terminara por minar toda la base de la montaña, con la inevitable consecuencia que como ya paso en la China, la mole de tierra se vendrá sobre el espejo de agua de la represa, produciendo una tragedia de las más impredecibles y terribles consecuencias.

Los invito a leer otra vez la entrevista y a sacar sus propias conclusiones. Claro con el debido permiso de los señores de Cotelco de Santander, que se han constituido en unos irresponsables censores de prensa diciéndonos a los comunicados que si en posible hay que decir mentiras para que sus clientes no se asusten para la próxima temporada de diciembre. ¡Cretinos! Decir la verdad es malo, ¿pero alcahuetear el tráfico sexual infantil que tanta plata le da a algunos supuestos hoteles de alta gama, no lo es? ¿Corren sustancias ilegales por los salones y las alcobas de ciertas suites, que además de atraer mucho turista también da mucha plata? Pero chito, no digan nada, aquí lo importante es mantener las grandes utilidades del negocio así sea sobre la base de la mentira y la hipocresía, porque para ciertos gremios, como en algunos tristes programas de televisión, todo vale por la plata. La verdad, tal tipo de industriales del turismo dan indignación. Ojala que la DIAN y las administraciones municipal y departamental averigüen si, por lo menos, pagan los impuestos como debe ser y algo nos queda a los ciudadanos comunes y corrientes de sus multimillonarias ganancias…