Editorial

Editorial: OTRA VEZ LOS VAGOS PROFESORES DE SANTANDER EN HUELGA.

Por Wilfredo Sierra Moreno.   

wilfredo sierra m En desesperante se ha vuelto la manía de los profesores del departamento de Santander de vivir en huelga por el más pueril motivo, profesores que liderados por unos incitadores seudo izquierdistas, le dan el peor ejemplo a la muchachada que están bajo su dirección que ven cómo, irresponsablemente, se hace del anarquismo y la instigación al desorden social, una práctica que pareciera que fuera la única lección que le quieren legar a nuestros muchachos. No se puede negar, desde luego, que tradicionalmente se han presentado falencias en la parte oficial para cumplir, algunas veces, con los compromisos adquiridos con los profesores del departamento.

Ahora el pretexto es el de la mala prestación de los servicios de salud a los profesores de ésta parte del país, pero todos sabemos que ese es un mal endémico de la estructura de servicio médicos nacionales y que a todos y cada uno de los nacionales nos toda vivir bajo un régimen de salud definitivamente desastroso, que nada ni nadie ha sido capaz de corregir. Pero no, los señores profesores quieren ser unos privilegiados en medio del común de la gente de esta nación, y el pretexto les viene como anillo al dedo a estos vagos que a lo largo del año viven más en huelgas que cumpliendo con su deber y dando un verdadero ejemplo de compromiso y trabajo a las nuevas generaciones de colombianos.

Definitivamente no se les puede pedir a los niños y niñas, muchachos y muchachas, que sean un modelo de comportamiento, cuando ven que sus educadores son unos verdaderos maestros en el arte de sacarle, con cualquier motivo, el quite al trabajo, e incitan al desorden y la anarquía permanentemente. Desde luego detrás de esa forma de proceder esta una dirigencia sindical ciertamente irresponsable que amparados en las ventajas que el régimen les da para sus organizaciones colectivas, cada rato están llamando al paro laboral por todo y cualquier motivo.

Por principio no somos enemigos de la organización sindical, pero tampoco somos tan pendejos como para no entender que amparados en fueros y ventajas legales la organización sindical le hace un gran mal a nuestra muchachada, enseñándoles, una y otra vez, que recurrir al desorden y la anarquía, por la más mínima excusa, es un procedimiento valido. Y con su ejemplo contradicen todo ese discurso soso que a veces repiten como verdaderos loros sobre la ética, el buen proceder, la decencia y el amor al trabajo.  Después no nos quejemos cuando nuestros muchachos en la calle se comportan de una manera poco elegante si, sus ejemplos, sus profesores, son unos anarquistas consumados.

De hechos los resultados de las Pruebas Saber está demostrando que la calidad de nuestros estudiantes en el departamento y la ciudad no es la mejor y que hay necesidad de trabajar con los docentes, donde han encontrado la raíz de esa insuficiencia de nuestro nivel educativo regional. Pero no, cuando la Secretaria de Salud Departamental y el Ministerio del ramo citan a exámenes periódicos a los institutores para medir la calidad de su preparación académica, lo que es algo lógico en cualquier parte del mundo, entonces los señores profesores citan a huelga, porque ellos se consideran unas vacas sagradas a las cuales no se les puede exigir nada. ¡Bonitos profesores los que tiene esta nación!