Editorial

Editorial: ¿POR QUÉ NO HAY PARA EL PAGO DE GASOLINA EN METROLINEA?

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

bg_profileLos ciudadanos que todos los días usamos Metrolinea hoy nos levantamos con el hecho que buena parte del servicio estaba suspendido y al leer los medios de comunicación locales nos enteramos de que una de las empresas contratistas de Metrolinea alegaba no tener para la gasolina para cubrir las rutas que son de su competencia.

La argumentación de las directivas de Metrolinea y Metrocinco Plus puede ser las que les dé la gana, pero lo que nadie puede negar es que hoy por hoy, a diferencia de lo que ocurría hace algunos meses, el flujo de pasajeros es realmente muy grande y la entradas del STM deben ser espectaculares, como para que, cuando se está en la cresta más buena de la comercialización del sistema, se vengan con argumentos manidos sobre carencia de recursos para cumplir con la compra de combustibles para poner a funcionar un negocio que, a alguien, le debe estar dando mucha plata.

Desafortunadamente, sobre Metrolinea, desde el comienzo de la Empresa, muchas cosas raras han pasado ante los ojos de los santandereanos sin que, de oficio, los organismos de control se hayan dedicado a hacer averiguaciones serias sobre lo que realmente pasa allí. Y eso que dicen que es un patrimonio de los bumangueses,  uno no termina sabiendo, en últimas, patrimonio y “explotadero” de quien sabe cuántos personajes anónimos es…

Ahora la nueva gerente de la empresa nos resulta con el argumento que la salvación está en que el gobierno nacional de plata para resolver los entuertos locales y la pregunta seria que uno  es, ¿será que Metrolinea, entonces,  definitivamente no es un proyecto viable? Que nos digan la verdad de una vez por todas y no nos den caramelo con explicadiones pueriles que cada vez más sorprenden por lo irresponsables frente al destino de un proyecto que, según la misma empresa, es la que define el cambio y el desarrollo de Bucaramanga y el área metropolitana.

Por lo demás éste es un servicio público, y legal y jurídicamente éste tipo de servicios no se pueden suspender cuando a los prestadores les da la reverenda gana, sin que ese tipo de determinaciones impliquen seria sanciones de parte de las instituciones competentes en esas materias. En este caso, ¿no va a pasar nada? ¿Metrocinco Cinco nos va a dejar sin el servicio el tiempo que quiera sin que las normas vigentes les aprieten las tuercas freten a lo que, a todas, luces es un acto arbitrario e ilegal? ¿Las directivas de Metrolinea nos van a seguir saliendo con argumentos majaderos frente a la dejación de prestación de buena parte de los articulados, en una deficiencia funcional en los que ellos como la empresa dueña del negocio son las principales responsables?

En plata blanca a los usuarios no nos importa si Metro Cinco Plus o la otra empresa prestadora del servicio tienen o no problemas financieros. El responsable de la adecuada u eficiente prestación del servicio es Metrolinea, la dueña del negocio, y ahora no se pueda escurrir por las orejas con palabras que, si algo demuestra, es mala administración. ¿Cómo así que los prestadores de servicio de mi empresa están ilíquidos y yo, dueño del negocio, soy el último en enterarme? Ese argumento no le cabe a un empresario serio en la cabeza y ya está siendo hora de que a los usuarios y ciudadanos nos digan que es lo que realmente está pasando allí.