Editorial

Editorial: ¿PUEDE VIVIR EN PAZ UNA SOCIEDAD LLENA DE PSICÓPATAS?

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

descargaUn hombre o una mujer que resuelve atacar con ácido a otro ser humano no es un ser mentalmente normal y mal se puede pretender con recomendaciones humanitarias revertir actitudes que son definitivamente monstruosas y que se salen del marco del comportamiento equilibrado de una persona. El problema es que éste país esta llevo de ese tipo de monstruos en diversas áreas del esquema conflictivo nacional y, por ejemplo, nadie podría explicar lógicamente que un “racional” pueda matar y descuartizar con motosierra a otro de sus congéneres, o como está pasando en Buenaventura, lo pique como desmembrando ganando, con una sevicia que no tiene sentido alguno.

Los simplistas pueden creer que con firmas formales de acuerdos de paz con los cabecillas de diferentes agrupaciones criminales se va a lograr desmontar la tendencia criminal en nuestro entorno, pero olvidan o se hacen los locos con el hecho de que esas agrupaciones está conformada por todo un ejército de seres que han hecho del crimen su forma de vivir. Es lo que ya vimos en el caso de la supuesta eliminación de las agrupaciones paramilitares en el inmediato pasado, que solo fue un retoque de apariencia que permitió el tránsito de esos ejércitos a otras estructuras criminales, que han seguido haciendo mucho daño al país, como las Bacrin.

Ahora bien, si uno quiere ver el marco sociológico de la muchacha que se está levantando hoy en día y que serán los ciudadanos del mañana, no puede dejar de sentir una angustiante inquietud cuando ve que esos jóvenes se citan por internet para consumir droga, cogerse a garrote y a puñaladas como la cosa más normal del mundo. ¿Son esos los seres que van a hacer la sociedad pacifica del futuro? ¡Por favor! Si como quedó demostrado en las recientes pruebas de actitudes Pisa, esos muchachos no tienen elementos mentales para resolver problemas, ¿cómo van a enfrentar los retos del futuro? Pues con instinto animal, vicio y criminalidad.

Sorprendidos e indignados por el hecho de la muchacha en Bogotá agredida con ácido la semana pasada,  desde el día de éste suceso a hoy lunes se han presentado otros dos casos de agresión de las mismas características, lo que quiere decir que los psicóticas no entienden del rechazo social y la indignación, y que frente a lunáticos no hay argumentos lógicos que valgan.

Desafortunadamente, el esquema sociocultural de este país produce ese tipo de locos en serie, y todo lo queremos resolver con declaraciones de intención, propuestas idílicas de  paz y regeneración milagrosa de los enfermos, sin que la raíz estructural del problema, la atención a la dimensión humana y sensible del ser desde su nacimiento, primera infancia y juventud, se de en la práctica. Aquí lo importante es producir hechos mediáticos que den titulares de prensa y televisión a montón, sin importar que a la larga toda esa alharaca en los medios sirva a la hora de la verdad para nada. Pero qué le vamos a hacer, aquí desde hace mucho tiempo las elites descubrieron que con discursos efectivistas, pan y circo, se pueden tener adormecido a la gente.