Editorial

Editorial: ¿REFLEXIONAREMOS LA SEMANA ENTRANTE?

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

descargaTradicionalmente la semana que viene ha sido calificada de una semana de reflexión pero, la verdad, de todo ha tenido habitualmente menos de cavilación, empezando porque los principales sermones que dan los sacerdotes y jerarquía eclesiástica están siempre orientados a intentar imponer al país una doctrina de vida fundamentalista que, hoy por hoy, en la práctica, no es que tenga mucha aceptación general.

Pero para un buen sector de los ciudadanos colombianos los 8 días de la semana que viene  – denominada como “santa –  son fundamentalmente utilizados para viajar y recrearse, lo que no está mal, porque el turismo es una de las buenas fuentes de ingreso nacional, y en particular en Santander somos unos grandes beneficiados de esas visitas de recreación. De todas formas, sería bueno que un buen número de nuestros conciudadanos aprovecháramos este tiempo para hacer unas cavilaciones más racionales sobre lo que es la realidad y el destino de nuestro país.

Más allá de los buenos resultados estadísticos en la producción industrial y financiera, habría que ver hasta donde los saldos abultados de las frías cifras de los expertos, esas supuestas vacas gordas,  llegan a todos los sectores productivos y sociales del país o si, como ha sucedido tradicionalmente, esos aumentos en la productividad nacional no ha hecho sido aumentar la brecha entra un reducido grupo de personas que tienen en sus manos la mayoría de la riqueza nacional, y aquellos que nada, absolutamente nada tienen.

En cuanto a la convivencia entre nacionales, más allá de la discusión sobre los acuerdos de paz, habría que ver hasta donde podríamos mejorar sustancialmente, especialmente optimizando el carácter para eliminar tantas peleas que muchas veces terminan en muertes, heridos y odios que en algunas ocasiones se transmiten de generación en generación. En materia de seguridad ciudadana tampoco es que andemos muy bien últimamente, y sería bueno indagarnos  hasta donde la lucha contra el atraco y muchas otras formas de criminalidad puede mejorar, sobre todo teniendo un nuevo compromiso de parte del ciudadano común y corriente que a veces creer que está labor es solo de los organismos policiales y judiciales del estado.

Más allá del supuesto premio en una hipotética existencia después de la muerte, habría que ver como con la contribución de todos podemos hacer más llevadera la existencia aquí y ahora, en este planeta, en esta sociedad en que nos tocó existir, y ese es un acto más racional, de lógica, de compromiso, que de miedo frente a infiernos estúpidos que solo asustan a los débiles de espíritu. Hay pues mucho sobre que reflexionar la semana que viene, y entre espacios de nuestro descanso o paseo turístico, o luego de los discursos histéricos de quienes se creen poseedores de las verdades reveladas, podríamos auto averiguarnos que podríamos hacer para que la familia, la empresa, el vecindario, el barrio, la comuna, el municipio, el departamento y el país sean mejores. A eso los invito hoy…