Editorial

Editorial: SECRETARIOS DE SALUD RAJADOS…

Publicidad

WILFREDO2014-baja-bb20Por Wilfredo Sierra Moreno.    

Oí esta semana en una entrevista por Caracol regional con la Secretaria de Salud de Bucaramanga, cómo la funcionaria de una manera muy hábil, trataba de sacarle el quite a la responsabilidad que su oficina tiene frente al tema de la propagación peligrosísima de dengue la ciudad, responsabilidad que comparte con  su similar del departamento de Santander, quien ciertamente debe estar muy ocupado sumando amigos y votos para ser Alcalde de Floridablanca, lo que al parecer que es, hoy por hoy, su preocupación principal.

Y claro, la señora de salud de Bucaramanga, recurría al viejo expediente de  tratar de amenazar y amedrentar a la ciudadanía de la ciudad con multas y sanciones,  para intentar  suplir lo que es una profunda y estructural falla en el sistema de salud regional. Falla que permite ver como  en ampliaos sectores de la población virus, epidemias y todos los males habidos y por haber se multiplican como la peor plaga apocalíptica,  sin que exista un compromiso serio, consistente, profesional, responsable y consistente de parte de quienes tienen bajo su encargo manejar en sistema de salubridad regional.

Lo del dengue está adquiriendo proporciones peligrosísimas, y ya varias muertes se han registrado por esta causa, a pesar de que aquí como en todo lo que tiene que ver con factores  sensibles a la opinión pública en general, la desinformación funciona como una herramienta ideal en mano de la burocracia que maneja los hilos del poder.  Ahora resulta que si el dengue se propaga es exclusivamente por culpa de las amas de casa de nuestra ciudad que no se afanan en no permitir estanques de agua donde se pueda multiplicar el zancudo, lo que solo en parte es cierto, porque  esa deficiencia   se presenta al no haberse realizado  una suficiente difusión ni preparación para que las gentes asuman, con profesionalidad, el manejo de las aguas estancadas y todo lo que tiene que ver con las causas del dengue.

Preparación  para la que los estados, en cualquier parte del mundo, tienen una herramienta que se llama formación, promoción  y campañas masivas de advertencia sobre epidemias que podrían diezmar a toda una comunidad…  Luego, señoras y señores, bajémonos los pantalones, que la doña de la Secretaria de Salud de Bucaramanga nos va a dar látigo y del bueno, porque nosotros los proletarios mortales no hemos podido adivinar que hay que hacer para combatir este tipo de epidemia en particular,  cosas que habríamos podido hacer con la suficiente preparación de la tal Secretaría de Salud que está diseñada, precisamente, para eso. Pero ella no hace su oficio y los culpables somos nosotros…