Editorial

Editorial: TODO CONSPIRA EN FAVOR DE URIBE…

Publicidad

WILFREDO2014-baja bbPor Wilfredo Sierra Moreno.

La política nunca dejara de ser una actividad desconcertante en el que la lógica y el sentido común no son precisamente las grandes presentes, y en donde hechos aparentemente intrascendentes pueden determinar un giro en favor de determinadas situaciones.

Es lo que sucede ahora cuando el absurdo, estúpido y criminal proceder de la guerrilla, fortalece la posición del ex Presidente Uribe y su centro democrático en las críticas a una  posible cristalización final del acuerdo  de paz, y le van abriendo el paso a la derecha para garantizar, en las urnas –  a donde en teoría debe refrendarse todo lo que acuerden gobierno y FARC en la Habana – el entierro definitivo de tal proceso.

Pareciera que muchos de los actores de la vida política nacional pero también de los periodista y medios de comunicación, han olvidado que para que los  acuerdos a que lleguen los protagonistas de esta desconcertante novela sean, en últimas,  una realidad, deben tener la aprobación mayoritaria en una consulta a todos los colombianos, que deberían lograr el 51% de las papeletas por el SÍ al acuerdo.

Lo que nadie puede esperar es que después de todas las  estupideces terroristas y locas de la guerrilla, atacando ahora desesperadamente a la población civil y matando niños,  el grueso de la opinión pública colombiana estemos  que nos vayamos mayoritariamente a las urnas a depositar la papeleta por un SÍ  en favor de estos barbaros desnaturalizados, que nos creen estúpidos para tragarnos toda la carreta seudo revolucionaria que dejan salir de sus mortecinas bocas.

Pero además ahí, justamente ahí, Álvaro Uribe, que gústele o no a mucha gente, es muy hábil para concitar movimientos de masas en favor de sus propuestas, va a ser el gran protagonista para liderar un desbordante movimiento de opinión para votar por el NÓ –si los tales diálogos no se caen antes –  enterrando, de una vez por todas, toda esta estupidez bobalicona en que el Estado le abre las posibilidades de reintegración a la vida social y política a los subversivos, y estos responden con arrogancia, bravuconadas, crímenes atroces contra la población civil y barbaridad en todo la extensión de la palabra.

Salvo que el gobierno nacional del Presidente Santos dictara un alucinante decreto con fuerza de Ley obligando a todos los nacionales a votar por el SÍ, – ¡cosa que nunca podría ser! – ese plebiscito servirá  para que el pueblo colombiano exprese su desprecio, indignación y repudio por uno seres alienados que no saben lo que es el respecto a la dignidad humana. Y en  esta gran empresa el país contara con el liderazgo de Uribe y su guardia pretoriana, a quien me parece adivinar pensando: “Hagan todas las barbaridades que ustedes quieran guerrilleros locos. Pero los esperamos con hartas  ganas en las urnas para derrotarlos con el arma democrática especial del ciudadano,  el voto.  Porque una vez más, no pasaran…”