Editorial

Editorial: TRES ACTORES DEL MUNDO Y DEL PAÍS EN BUCARAMANGA

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.     

wilfredo sierra 2Tres eventos muy particulares coinciden hoy en la ciudad de Bucaramanga en donde no solo el Presidente de la República y la movilización de los campesinos se hacen presentes en nuestras calles, sino también la celebración en nuestra ciudad del día de Europa, en una convergencia de protagonistas que bien daría para cruzarles interrogantes sobre la interacción de todos estos  actores en un mundo globalizado.

Sería muy interesante -por supuesto entendiendo los años de evolución que nos llevan por delante-  averiguar cómo manejan los europeos a su sector agrario y cuáles son las estrategias centrales de esas naciones desarrolladas, para mantener a unos hombres y mujeres, que por ser los que producen la comida en las breñas de la tierra, son fundamentales para la sustentación de la sociedad.  Habría que contarles a los visitantes del extranjero que durante muchos años el sector campesino colombiano ha estado olvidado a la mano de Dios, pero que además, fuera de carecer de vías buenas de penetración, un sistema de asesoría técnica y de asistencia agropecuaria consistente, han tenido que ser víctimas de una violencia miserable de parte de todos los protagonistas armados tanto de la derecha como de la izquierda, sin que ciertamente hayan tenido doliente.

Qué bueno que el Presidente de los colombianos al tener contacto con las realidades macro y micro del planeta, pudiera entender que si bien los reclamantes en su desesperación se han ido a acciones de hecho, la histórica ausencia de un reconocimiento real de sus necesidades, hace que a veces se pierda la paciencia. ¿Si se puede dialogar con la insurgencia armada, que tanto daño le ha hecho a la economía nacional y a las vidas de nuestros compatriotas, porque no hacerlo con las gentes del campo que, en buena parte, tiene razón en su insatisfacción?

No tengo información de si los tres protagonistas de la noticia hoy en Bucaramanga se van a encontrar entre sí, pero sería bueno que Juan Manuel Santos escuchar a los líderes y funcionarios europeos para que se entendiera como en esos contornos los subsidios, la preocupación por la salud y la vivienda, más la posibilidad de tener estructura macros para comprar y mercadear los productos del campo, hace que la vida de esos campesinos de las sociedades desarrolladas sea muy diferentes que la que tienen que sufrir las nuestras. ¡Lástima que los no se encuentren, porque entonces se darían todos cuenta que hay maneras diferentes de ver el mundo y entender el desarrollo de las naciones….