Noticias

Editorial: ULIBRO DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BUCARAMANGA

wilfredo sierra mPor Wilfredo Sierra Moreno.

Bucaramanga está viendo con sorpresa como la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, “la saco del estadio” como se dice en el lenguaje coloquial, con esta nueva y espectacular versión de Ulibro, uno de los eventos con mayor bagaje intelectual en todo el oriente colombiano y que habla muy bien de una institución fundada por librepensadores que quisieron, desde el primer día en que se gestó la idea de esta institución, sacar a la ciudad y al departamento del provincialismo ramplón y clerical que durante muchos años se movió nuestro entorno y proyectar la región a dimensiones universales.

En un ambiente donde la politiquería ramplona es el pan nuestro de cada día y en el que algunos supuestos connotados lideres lo único supuestamente intelectual que han hecho en su vida es promover reinados de belleza, oír a personajes de  dimensión universal en el arte, la literatura y la economía, que han desfilado con lujo de detalles por el escenario de Ulibro, es realmente un hecho más que digno de destacar y de colocar ante los ojos de los nuestros conciudadanos como una muestra real de trabajo en la formación adecuada y profunda de las nuevas generaciones de los santandereanos.

Como contrasta este destacado papel intelectual y formador de la UNAB con otras instituciones universitarias locales que, curiosamente, se han dedicado a fortalecer más organizaciones  represivas que le hace a uno sentir dentro de esos claustros que está más en una cárcel que en un escenario del pensamiento, y que han resulto aislarse de la opinión pública regional, a tal punto que ya ni siquiera los boletines de prensa dando cuenta del trabajo que allí se hace, llega a los medios de comunicación local.

Ciertamente la diferencia entre el librepensamiento y la cultura verdadera y el autoritarismo ramplón de algún sector que desafortunadamente se tomó la Universidad Industrial de Santander, por ejemplo, es meridianamente clara y muestra como en la UNAB no se necesitan “planes pistola” para amedrentar a los estudiantes, porque allí la relación entre el cuerpo docente, los directivos y los estudiantes es el fruto de la cultura, la decencia, la brillantes intelectual y una defensa radical de la libertad del pensamiento que hace de la UNAB un faro ciertamente descomunal de lo que puede ser el futuro resplandeciente  y seguro de una juventud bien y adecuadamente educada.

Gracias señores de la UNAB. Gracias señores de Ulibro. Gracias a la brillantes del intelecto librepensador que esta semana ha recorrido todos y cada uno de los rincones de nuestra querida Universidad Autónoma de Bucaramanga. Y que en algún lugar del insondable universo el gran Alfonzo Gómez Gómez reciba nuestro abrazo fraternal de reconocimiento a quien fuera el gran forjador de esta cantera de la brillantes y la cultura.