Editorial

Editorial: ÚLTIMA SEMANA PARA LA PRIMERA VUELTA…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo sierra 2A una semana de la primera vuelta electoral algunos hechos especiales caracterizan el ambiente político nacional y, entre ellos, se destaca el sorprendente empate técnico en las encuestas entre el Presidente Santos y el candidato Zuluaga. Partiendo de bien atrás, con casi que un rechazo a su imagen en los primeros días de sus presentación como candidato, el hombre del Centro Democrático ha logrado ir remontando en la aceptación de la opinión pública, e iremos a esta primera jornada presidenciable con un cabeza a cabeza que hace que el conteo en las horas de la tarde y las primera de la  noche del día de elecciones vaya a ser electrizante.

Pero además nos hemos sorprendido gratamente con la decisión de las FARC y el ELN de decretar un periodo, corto, pero periodo de tregua unilateral al fin y al cabo, que le coloca un ingrediente sugestivo a un proceso que tiene muchos factores perturbarte para los ciudadanos colombianos. La decisión de la guerrilla pareciera jugar abiertamente en favor de la opinión del Presidente Juan Manuel Santos, y convertir a estos en aliados estratégicos del gobierno en la puja política, hecho que aunque siendo sorprendente, no es del todo inexplicablemente políticamente.

Si como las disquisiciones teóricas dan a entender, el tránsito de la guerrilla a la actividad política legal implicara que entre a jugar en los factores de alianzas  que buscan aliados hacia la conformación de un escenario partidista hacia adelante, el abierto espaldarazo del cese al fuego unilateral favoreciendo el caudal de opinión del gobierno, no es del todo inexplicable. Si las FARC y el ELN quieren aliados transitorios hacia una teórica actividad  política legal, por supuesto que estos estarían con  el gobierno Santos y no en el bando de los seguidores de Uribe.

Pero claro, estamos solo explorando teóricamente, y todos sabemos que la guerrilla es particularmente impredecible en sus acciones y reacciones, no debiendo  caerse  en el terreno de los soñadores idílicos que se comen todos los cuentos color rosa que le van vendiendo por ahí. Serán pues estos 8 días que restan al día de elecciones bastantes expectantes, y quieran los buenos dioses del Olimpo que la guerra sucia que ha sido tan característica en éste proceso, no se dispare patológicamente en las horas que nos quedan para ir a las urnas. Precisando, como último apunte, que los teóricos de comportamiento electoral de los colombianos anuncian que habrá una muy alta abstención en la jornada. Esperemos a ver, porque no todo lo que dicen los sabiondos de la vida política colombiana es cierto, y muchas veces obedece a campañas no sanas de desinformación que son tan caras a quienes se quieren vender como salvadores de la patria, pero terminan siendo sus grandes sacrificadores…