Editorial

Editorial: UN DÍA DEL MEDIO AMBIENTE CON MUCHOS INTERROGANTES…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.  

wilfredo sierra 2Las sociedades del mundo y entre ellas la colombiana, está llena de celebraciones formales, teóricamente oficiales, que tratan de concientizar a sus habitantes de muchos problemas que aquejan al ser humano, pero casi siempre la misma formas estereotipadas de ellas terminan siendo una más en las muchas que existen, sin un efecto real sobre nuestros congéneres terrícolas.

Hoy se celebra formalmente el día mundial del medio ambiente, pero en medio de los actos protocolarios lo que no se  nos cuenta es que mientras las 10 naciones que más contaminan el ambiente no les dé la gana de poner coto a su irresponsabilidad, lo que hagamos aquí, siendo importante, no reduce, en la práctica, el deterioro de las condiciones del equilibrio ecológico del mundo. Y esas bellezas son, de menor a mayor contaminador: Perú, Australia, Rusia, India, México, Japón, Indonesia, China, Estados Unidos y nuestros amigos mundialistas del Brasil, que son los campeones en afectación del ecosistema con la imperdonable deforestación que se está ejecutando en la selva amazónica, pulmón del mundo que es aniquilado a pasos agigantados. Por otro lado la extracción de petróleo de los brasileños  aniquila a millones de especies día a día.

Ahora bien, hechos recientes en nuestro territorio bumangués muestran que los urbanizadores y las grandes empresas nacionales y transnacionales no tienen hígados a lo hora parrandearse las pocas reservas forestales que hay en ésta área metropolitana… Uno de esos hechos se presentó en el barrio Diamante, donde los vecinos de esa zona de la ciudad tuvieron que hacer una protesta fuerte para que no se destruyera una reserva natural de la zona. Y antier, justificando la habilitación de un espacio para la capitalina Papelería Panamericana, esa empresa tumbo tradicionales árboles que dan sombra a la ciudad, como si ellos pudieran venir a Bucaramanga a hacer lo que les dé la gana, sin respeto a ninguna norma legal.

Aunque no deja de ser respetable que en la discusión y aprobación del POT en el Concejo de Bucaramanga se cristalizaron importantes logros para preservar la reserva verde de la zona oriental de la ciudad  y el replanteo de los espacios libres y verdes que los constructores deben mantener dentro de sus obras, la verdad es que si se vio una preocupante subordinación del criterio de los concejales ante los señores de CAMACOL, los “cacaos” dueños del billete y de las obras entre nosotros. A los concejales los elige el pueblo, pero como el pueblo no tiene gremios,  nuestros locales padres de la patria se pliegan a los caprichos del gran capital local, quienes son muy amables para invitar a comer a los más elegantes restaurantes de la ciudad…

Pero bueno, no estamos diciendo que los actos ambientales de las diferentes estamentos dedicados al tema no sean importantes, y si podemos, pasaremos por algunos de ellos a hacer acto de presencia. Pero en este como en otros muchos temas, hay que dar discusiones más serias, que vayan más allá de la bucólica formalidad oficial…