Editorial

Editorial: UN PAÍS DE EMOCIONES BIEN PENDEJAS…

WILFREDO2014-baja bbPor Wilfredo Sierra Moreno.

Esta es una nación en donde los grandes medios masivos de comunicación nos venden unas emociones y unas expectativas bien tontas, que sirven para condimentar la patria boba en la que vivimos y mantener en primera plana a los 4 o 5 exponentes de las elites nacionales que se turnan para gobernarnos como a mansas palomas…  Ahora los libretistas de la realidad nacional les ha dado por decir que la llegada de Álvaro Uribe al Senado de la República es el gran fenómeno de la vida nacional en los últimos tiempos, cuando la verdad sea dicha, ni en el Senado de la República ni en la Cámara de Representantes se puede hacer algo diferentes a discursos demagógicos y efectivistas que a larga no terminan en nada.

Tuve no si el honor o la burocrática oportunidad de trabajar 4 años como periodista de la Cámara de Representantes y supe, después de la impresión  de los primeros meses, lo aburrido que es vivir en medio de un recinto en el que la hipocresía y la zancadilla son el pan diario de todos los días, y en donde uno termina con depresión de tercer grado de tanto oír hablar a los mismos protagonistas con los mismos discursos destemplados de siempre,  que si acaso resultan interesantes es en los libretos que nos inventamos los periodistas de televisión y prensa.

Pero además el señor Álvaro Uribe estuvo en la Presidencia de la Republica 8 años con la promesa mentirosa que era el gran hombre capaz de acabar con la guerrilla y de poner a caminar en orden a este país y, ni lo uno ni lo otro. Por el contrario los factores de corrupción se multiplicaron por mil en Colombia y varios de sus colaboradores terminaron en la cárcel y otros huyendo de la justicia. ¿Si no hizo nada cuando tuvo todo el poder en las manos, que podrá hacer ahora hablando desde un atril del senado y en medio de una bancada que es minoritaria y donde, además, el poder determinante para hacer mayorías lo tiene el señor Santos con su bancada,  pero además con la gran ventaja de tener el Presidente de la República  una gran porción de la mermelada que tanto atrae a los congresistas para tomar sus “patrióticas” decisiones?

De hecho la conformación de las mesas directivas de Senado y Cámara de Representante demuestra que esto es más de lo mismo que hemos visto en los últimos años en esta musculada democracia, y la conformación del nuevo gabinete del segundo  periodo del señor Santos confirmara la tesis de algún original hacedor  de frases que dice que en este país cada 4 años votamos por el cambio para que todo, al final,  siga igual.

La pelea de Santos y Uribe es la pelea de los dos capataces por el poder y el dominio de esta finca grande que se llama Colombia. Nosotros, los peones, o nos morimos de aburrimiento o hacemos parte del estúpido comité de aplausos que por aguardiente y un poco de circo, aplaudimos a rabiar a uno de los dos poderosos.  ¡Qué verraquera! Y si no nos matriculamos rápido en una de los dos bandos  nos quedamos sin la posibilidad de que nos tiren un mendrugo de pan de las mesas de los dos ricos Epulones. Y claro los grandes medios de comunicación y los noticieros a partir de hoy dirán todos los días y con gran despliegue  histriónico,  que estamos ante la mejor democracia del mundo. ¡Que cretinos!