Editorial

Editorial: ¡Y AHORA LOS “GENIOS” DE COTELCO!

Publicidad

wilfredo sierra 2Por Wilfredo Sierra Moreno.

Definitivamente en este país buscar que todo los miembros de la sociedad pensemos en el bienestar común de la patria es imposible, porque aquí cada quien – partiendo de sus mezquinos intereses – persigue sus particulares ventajas sin importar que ello afecte, de alguna forma, el interés colectivo. Es lo que ha pasado con esto de los problemas originados con las celebraciones de los colombianos frente a los triunfos de la selección nacional en el mundial de futbol, cuando cada uno de los sectores económicos nacionales ha salido con su chorro de baba argumentando contra las medidas restrictivas, solo porque de alguna forma estas determinaciones tocan su intereses sórdidos de ganarse unos pocos pesos de más en la ocasión.

Esta vez fueron los señores del gremio hotelero nacional quienes emitieron  un comunicado donde expresa su preocupación por las medidas tomadas en algunas ciudades colombianas – particularmente la ley seca – para mitigar los efectos negativos de las celebraciones de los partidos de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil, solo porque “muchos empresarios aprovechan el Mundial para aumentar sus ventas, por lo que crean eventos especiales”. Es decir, llenan sus bodegas de trago al por mayor para, aprovechando la emocionalidad irracional que el fanatismo deportivo genera, atiborrar también sus bolsillos de plata.  ¡Ah, que racionamiento tan profundo y filosófico de estos señores!

¿Y la suerte de los hombres y mujeres que terminan heridos, presos o muertes luego de una ingesta alcohólica desbordada en esas celebraciones? Eso no importa, si se matan ¡que se maten! Eso no le interesa  un carajo a los señores de  la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), porque lo fundamental es que sus afiliados y similares aumentes sus ventas con sus sugestivos “eventos especiales”, y punto. ¡Que interesante ética comercial! Que explica claramente porque todas las medidas destinadas a combatir el delito y la ilegalidad no tienen una buena cristalización a pesar de los esfuerzos de las autoridades civiles y policiales, porque es que aquí a cada sector y gremio le da por hacerle el quite a la legalidad cuando a sus intereses comerciales le conviene.

¿Porque a los señores de la musculosa Asociación nunca les ha dado por pronunciarse cuando se da cuenta que un reducido número de  los señores hoteleros -¡que no son todos afortunadamente!- les da por acolitar la prostitución “elegante”, que da tan buenos réditos a quienes lo promueven y tiene tan contentos a los “clientes” de ese tipo de mercado?  Esperamos que no nos digan que eso está bien porque aumenta “las ventas” de sus afiliados y que, como decíamos en una anterior columna, por la plata todo vale.

Así que mis buenos amigos lectores, estos y otros hechos reiteran una vez más que aquí cada quien tira para su lado, sin importar la suerte de los demás y mucho menos  el bienestar colectivo de la nación. ¿Alguien puede creer que con ese comportamiento podemos salir de nuestros angustiantes problemas generales?