Noticias

EGRESADO DE MEDICINA UIS ES QUIEN LIDERA PROCESO DE REALIZACIÓN DE PRUEBAS PARA COVID – 19 EN ESTADOS UNIDOS

El doctor Julio Delgado, egresado de Medicina de la Universidad Industrial de Santander (UIS) en 1993, patólogo y epidemiólogo de la Universidad de Harvard y doctor en epidemiología clínica  y de investigación, lidera hoy el cuarto laboratorio de pruebas de COVID – 19 más importante de Estados Unidos.

Tiene una experiencia de más de 20 años y en la actualidad es el director médico principal del laboratorio Arup (Associated Regional and University Pathologists, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Utah, donde labora desde 2006. En días normales este laboratorio realiza cerca de 70 mil pruebas de laboratorio de todo tipo y actualmente procesa cerca de 5 mil pruebas diarias para COVID – 19.

En entrevista con la Dirección de Comunicaciones de la UIS desde su lugar de trabajo en los Estados Unidos, el doctor Delgado atendió nuestra llamada y aprovechó para formular un panorama del COVID – 19 en Norteamérica y exteriorizar su percepción sobre cómo se está manejando la pandemia en los países de América Latina y por supuesto, en Colombia.

UIS: En cuanto a lo científico, qué se está haciendo en Estados Unidos que deberíamos replicar en Colombia y qué no deberíamos replicar.

JULIO DELGADO: Después de algunas semanas donde se dudó un poco a cerca de la importancia de la enfermedad, se pensó que era algo que solo iba a pasar en China; el golpe de alerta fue cuando las cosas empezaron a desmejorar en Italia, se comenzaron a hacer muchas pruebas que demostraron que hay muchas personas infectadas. En dos semanas, desde que empezamos a hacer pruebas en Estados Unidos, se han hecho más de un millón, de las cuales cerca de 150 mil (hasta 30 de marzo) han sido positivas, casi un 15% de las pruebas. Esto se debe replicar en Colombia, hacer más pruebas para saber realmente cuánta gente hay infectada y poder desarrollar planes de distribución de recursos a través del País, de acuerdo a los sitios donde hay más infección. El número de pruebas permite ver la verdadera situación, permite evidencia la realidad.

UIS: ¿Cuál cree que sea el alcance de esta pandemia en países de América Latina?

JD: Es muy difícil de prever, la verdad que es posible que, de acuerdo a la manera como se pasó el virus de Asia a Europa y ahora a Estados Unidos, algo similar pase en los países de centro y Latinoamérica. Si mira los casos, en Latinoamérica pareciera que son menos, pero así estábamos aquí en Estados Unidos y estaba Europa hace un mes. Lo más probable es que van a haber muchos casos, lo mismo que en África, aunque pareciera que es el último continente  donde va a llegar la infección. Entonces, el efecto en Latinoamérica va a ser muy similar a lo que está pasando en el mundo, van a haber muchos casos, la gente se va a enfermar y desafortunadamente mucha gente va a morir.

UIS: ¿Cómo avanza el proceso en Estados Unidos ante la falta de medidas más restrictivas en muchos estados?

JD: La distribución en Estados Unidos es un sistema federativo donde hay un Presidente, pero cada estado es autónomo en la manera como toma las medidas. La mitad de los estados han tomado medidas restrictivas desde el punto de vista de cuarentena, pero no son tan forzadas como en otros países. Aquí existe más libertad y el estadounidense está más acostumbrado de tener más libertad, por eso es difícil tomar medias como en China, Corea del Sur o Singapur, donde las medidas fueron más drásticas.

UIS: ¿Cuál debe ser el aporte de la academia, sobre todo de aquellas universidades que tienen programas relacionados como la UIS, para mitigar esta pandemia?

JD: Soy egresado UIS, hice mi desarrollo profesional y mis especialidades en Estados Unidos, pero siempre he sido un convencido de que en Colombia existen personas muy inteligentes, que conocen mucho de la epidemiología, de las enfermedades infeccionas, de este tipo de situaciones. Hay que escucharlos, seguir sus consejos, el Gobierno debe asesorarse de las personas que conocen, de infectólogos, epidemiólogos, laboratoristas, de personas de la salud. Hay una gran cantidad de personas que pueden colaborar en esto y necesitan ser escuchadas por los gobiernos para que las medidas se tomen de una manera consiente y sean lo más eficientes posibles.

UIS: Desde su experiencia y en la coyuntura actual ¿hasta dónde cree que pueda llegar este COVID-19?

JD: El problema es que todo el mundo, en todos los países, los sistemas de salud hacen simulacros a cerca de cómo una pandemia de este tipo puede ser afrontada, pero los estimados y las cosas que se pudieron haber previsto han sido sobrepasadas por el COVID – 19. Como te digo, ha sido muy difícil de manejar pues esto cambia cada día y uno se sorprende de cómo China pudo nivelar la situación en solo dos meses. Yo no me atrevería a decir cuándo se puede hacer eso aquí en Estados Unidos y más en países como Colombia que están practicante a un mes detrás de lo que está pasando aquí. Diría que es casi imposible predecir lo que va a pasar, estamos en una fase reactiva y la emergencia no está dejando hacer que hagamos las cosas más importantes.

UIS: ¿Cuál cree que es la enseñanza que le dejará esta pandemia al mundo?

JD: Las enseñanzas serán muchas, yo creo que la primera es que nunca estuvimos preparados para afrontarla, todas las medidas, modelos y tipos de preparaciones fueron insuficientes. Va a dejar una consciencia en la humanidad de que hay que tener más cuidado con las enfermedades infecciosas y hay que dotar a los sistemas de salud de todas las medias para que puedan afrontar este tipo de problemas.

También hay que desarrollar medidas que protejan la economía de situaciones como estas, donde el 70% del mundo va a estar paralizado y probablemente el 100%; hay que tomar medidas para proteger a las personas que no tienen recursos, hay que trabajar en construir sistemas educativos que permitan una enseñanza virtual de calidad y que le llegue a todas las personas que tengan la necesidad. Uno de mis grandes miedos es que esta pandemia va a incrementar la diferencia social, porque las personas que tienen recursos tienen la posibilidad de seguir siendo educadas, pues sus hijos tienen computador e internet y aquellas que no tienen acceso los niños se irán quedando atrás. Hay que trabajar mucho, hay que estar preparados.

UIS: Ante tantas cadenas con información falsa, sobredimensionada y terrorista en redes sociales, ¿qué se puede hacer?, ¿qué debe hacer la gente, porque ya se evidencian personas con pánico, estrés y ansiedad?

JD: Las redes sociales son un problema grande, porque las personas se enteran por Facebook o Instagram, que en algunas ocasiones llevan información real y verídica, pero en muchas oportunidades lo que tienen es información confusa para tratar solo de tener muchos ‘clic’. Lo que se debe hacer es recurrir a medios oficiales, hay muchas páginas que contienen información comprobada, que viene de estudios de experiencia, es algo difícil porque no todo el mundo sabe que eso existe. El Gobierno debería tener campañas y la prensa debería promover ese tipo de información y enseñar a la gente dónde consultar.

UIS: Finalmente, doctor, ¿cómo logra llegar al cargo que hoy ostenta?

JD: Aquí llegué después de mucho trabajo, muchas cosas que aprendí en Colombia y en la UIS fueron la base. Tuve unas experiencias fantásticas, como estudiante de medicina y miembro de la Revista Médica UIS, la primera revista que se originó de estudiantes a nivel de escuelas de medicina en Colombia, me dio posibilidades de conocer gente, me dio la posibilidad de salir, de viajar, de conocer y una vez en Estados Unidos me dio la oportunidad de seguir trabajando y consolidarme en los cargos que he tenido. Ha sido mucho trabajo, he pensado que tuve mucha suerte en mi vida y ahora lo que hago es tratar de devolverle al mundo algo de lo que he aprendido, para transformar. Un abrazo para todos los bumangueses, a todos los colombianos y a  las personas de la UIS, la universidad que me dio la oportunidad de ser lo que soy.