Editorial

EL DRAMA DE LA SALUD…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo sierra mEl Hospital Universitario de Santander y el Hospital de Floridablanca están sin servicio a sus usuarios por culpa de un paro que tienen origen en la falta de la cancelación de una multimillonaria deuda que las EPS tienen con estas entidades, y que no hacen sino replicar un viejo y canceroso problema que se multiplica a lo largo y ancho del país. Lo que da grima es que el procedimiento irregular de las EPS vienen desde hace mucho tiempo, ante los ojos impasibles del gobierno nacional que no ha hecho, no hace, ni hará nada para resolver esta situación.

Porque así como no hay una salud adecuada para los nacionales, tampoco en este país hay justicia para poner tras las rejas a los bandidos de cuello blanco que hacen ochas y panochas con los multimillonarios recursos que siendo para la salud, terminan engrosando los bolsillos de la extendida corrupción que campea en todos los niveles de la vida pública y privada de esta nación. Pero así como no hay salud ni justicia, no hay verdadero liderazgo político para tratar de poner las cosas en orden, y no hay instancias fiscalizadoras y de control que sean ciertamente efectiva para poner en cintura a los que no sean de ruana.

En este contexto, cualquiera diría que éste es un estado fallido. Pero los áulicos del establecimiento se rasgaran las vestiduras ante esta afirmación y dirán que esta es la mejor democracia del mundo –que risa-, que tendremos ríos de miel y leche ahora que firmemos la paz con las FARC y que no habrá mejor nación del mundo para vivir como Colombia. Así hemos existido en esta nación desde siempre, de sofisma en sofisma, de cuento chimbo en cuento chimbo, como cuando hace muchos años en los tiempos del gobierno Cesar Gaviria nos dijeron que con la Constituyente de entonces todos los males de ésta nación desparecerían y estábamos bienvenidos al futuro.

Ojala los señores del gobierno tengan la plata para cumplir todas las promesas que han jurado concretar en los acuerdos de La Habana, pero yo lo dudo. ¿Puede el estado garantizar que como paso con los señores de la UP a los guerrilleros de las FARC no los van a desaparecer uno a uno como consecuencia de una acción criminal planificada de la extrema derecha nacional? Pues si no es capaz de controlar a los pinches micro traficantes en nuestros barrios populares a lo largo y ancho del país, ¿ustedes creen que pueden controlar algo que requiere toda una gran estructura de seguridad de parte el Estado?

Pero además de los problemas del no giro de las deudas de las EPS otro gran problema del sector salud en general y de los hospitales en particular, es el de la corrupción. El manejo de los suministros de los implementos médicos e instrumentales tiene que pasar por unas manos sucias que piden más del 20% de “voluntariamente obligatoria contribución”, y como en el caso de las reformas estructurales en el edificio del Hospital Universitario de Santander, un trabajo que debería durar a lo sumo un año, lleva más de cinco y la fiesta parecería que va a continuar por otro largo periodo de tiempo.

Y otra perla… Algunos amigos que tienen Sisben me han contado como en uno de estos prestadores de ese servicio, a los pacientes con diabetes desde hace más de un año cada dos meses les cambian los glucómetros, sin explicación lógica alguna. En la última “trastada” de estos genios, les quitaron un muy buen y técnico aparato, para entregarles un simulacro de glucómetro que realmente da vergüenza. ¿Quién se está ganando un poco de millones de pesos con  este negocito del suministro de estos dispositivos nuevos cada dos meses? Creo que es difícil que nos den una respuesta, porque aquí todos se cobijan con la misma manta de la complicidad. Y además, ¿quién se va a preocupar por la suerte de esos pobres pendejos de los estratos 1 y 2, con los que los funcionarios de estos servidores de la salud subsidiada hacen lo que les da la gana?

El gobierno nacional saben quiénes son los dueños de las EPS incumplidas que no hacen las transferencias a los hospitales nacionales, pero también donde están las platas que no se les trasladan a los prestadores del servicio de salud… ¿Y qué hacen? Nada. ¿Y qué harán? Nada. Podemos gritar todo lo que los pulmones nos permitan, hacer todas las manifestaciones públicas que queramos, que nada va a pasar. Este es un problema en donde muchos miles de millones están de por medio, y cuando tanta plata está circulando a varios les pasa lo que describe la famosa canción de Shakira: se vuelven mudos, ciegos y sordos…