Noticias

EL GOBIERNO DE LOS CIUDADANOS SOLUCIONÓ EL DÉFICIT DE TESORERÍA QUE TENÍA EL MUNICIPIO

Esfuerzos transformadores en hechos concretos. El 1 de enero del 2016, cuando se recibió el gobierno, existía un déficit de tesorería que ascendía a los $237 mil millones. Con compromiso, y a través de las buenas prácticas administrativas, se saneó las finanzas y la cifra se disminuyó a $0. 

Ante la destacada gestión, Fitch Ratings, corporación financiera, elevó la calificación a AAA, que es la mejor posible, puesto que se evidenció una responsabilidad fiscal establecida. “El déficit de tesorería eran cuentas por pagar o compromisos adquiridos sin respaldo en los bancos. Obras, programas sociales y gastos de funcionamiento que no tenían cómo pagarse, afectando las inversiones del presente gobierno”, dijo Manuel Francisco Azuero, alcalde de Bucaramanga.

La cuidad no podía seguir por ese camino, estaba en riesgo la propia viabilidad de la Alcaldía como institución. Por dichos motivos, se estableció el Plan Autónomo de Saneamiento Fiscal, liderado por la Secretaría de Hacienda, que logró resultados satisfactorios.

“Pagamos con recursos de este gobierno el hueco que existía. Hoy le entregamos al alcalde electo el déficit de tesorería en $0 para que planifique un Plan de Desarrollo con más recursos. Esto es un asunto de transparencia que esperamos sirva de referencia, y ponga la vara muy alta, para que nunca se regrese a ese pasado lamentable”, agregó Azuero.

El dinero de los contribuyentes ahora se destina en proyectos que estimulan bienestar de la población y no a intereses clientelistas o politiqueros. ¡Se Puede!