EL SALVADOR QUIERE REPLICAR EXPERIENCIA DE COLOMBIA EN ATENCIÓN Y REPARACIÓN A VÍCTIMAS

Durante tres días, directivos, profesionales y técnicos de la Unidad para las Víctimas se reunieron con representantes del Consejo Directivo del Registro de Víctimas de El Mozote (El Salvador) para intercambiar experiencias e información sobre diversos temas relacionados con las víctimas de los conflictos armados internos de los dos países.

BOGOTÁ, D.C. La Unidad para las Víctimas se sigue posicionando en Latinoamérica como una entidad con amplia experiencia en la atención, asistencia y reparación a víctimas del conflicto armado, lo cual la ha convertido en asesora técnica internacional consultada por otros países.

México, Guatemala, Perú y ahora El Salvador han mostrado interés en intercambiar experiencias e información con la Unidad, que es la entidad colombiana encargada de liderar la implementación de la Ley 1448 de 2011 y que atiende cerca de 9 millones de sobrevivientes de la violencia inscritos en el Registro Único de Víctimas.

Durante tres días, directivos, profesionales y técnicos de las áreas misionales de la Unidad, les explicaron a los representantes de El Salvador cómo se desarrollan los diversos procesos de la entidad, cuáles han sido los aprendizajes en ocho años de experiencia y cuáles son los mayores retos en atención, asistencia y reparación a las víctimas del conflicto armado.

Nicolás Fernández de Soto, coordinador de cooperación internacional de la Unidad para las Víctimas, explica de qué se trató el encuentro: “Tuvimos a seis personas de El Salvador en un intercambio de información sobre todos los temas que ha trabajado la Unidad para las Víctimas, porque en El Salvador quiere aprender sobre registro, reparaciones, sobre cómo en la Unidad se ha venido atendiendo y priorizando a estas víctimas”.

Del país centroamericano vinieron varios integrantes del Consejo directivo del registro de víctimas de El Mozote, delegados del Gobierno, y de la Dirección General de Estadística y Censos (Dygestic) y víctimas de la masacre de El Mozote, quienes también contaron su experiencia y expresaron múltiples inquietudes, especialmente relacionadas con el Registro Único de Víctimas y la ejecución de medidas de reparación integral a las víctimas.

Roxana Ivonne Argueta Vásquez, directora de coordinación de gobierno de la Secretaría Técnica y de Planeación de la Presidencia de El Salvador, destacó “todo lo que ha avanzado Colombia en el levantamiento del registro de víctimas y toda la institucionalidad y normatividad que ha creado para fortalecer los procesos de reparación a las víctimas; esa es una experiencia de la cual El Salvador puede aprender grandemente y replicar en el país”.

La representante de las víctimas de El Mozote y lugares aledaños, Corina Maribel Bonilla Mejía,  destacó el trabajo de los tres días: “Hemos aprendido mucho, me ha impactado saber cómo han ido trabajando bien ordenado y a la vez han tenido una esencia que les ha ayudado a ejemplificar cada problema de dichas comunidades”.

Lo que se conoce como la masacre de El Mozote y comunidades aledañas, en realidad son masacres sucesivas cometidas en 1981 por miembros de las Fuerzas Armadas salvadoreñas. El registro de estas víctimas de El Salvador se ha conformado en desarrollo de una sentencia internacional que condenó al Estado por los hechos y consta de 1.725 personas entre ejecutados, sobrevivientes, desplazados y familiares, según han explicado voceros salvadoreños.

La Agencia Presidencial de Cooperación Internacional (APC) también se hizo presente en las jornadas bilaterales, así como el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur).

Manuel Oviedo, oficial de enlace en Acnur Colombia, afirmó que “Colombia ha avanzado de manera determinante en el reconocimiento y garantía de los derechos de las víctimas y estamos seguros de que estos procesos de cooperación favorecerán a otros países que están en el mismo camino. ACNUR favorece y acompaña este tipo de intercambio”.

En los tres días de trabajo, por parte de la Unidad intervinieron delegados de la Registro y Gestión de la Información, de valoración y registro, de la Red Nacional de Información, Gestión Social y Comunitaria, Reparación Colectiva, Retornos y reubicaciones, reparación individual, y de la coordinación técnica del Sistema Nacional de Atención y reparación Integral a las Víctimas (Snariv).

Dentro de pocos meses continuarán los intercambios de experiencias e información entre los dos países para fortalecer los procesos de registro, atención, asistencia y reparación integral a las víctimas.

Leave a Reply