Noticias

EN LA UNAB SE HABLÓ DE LA EQUIDAD COMO BASE PARA LA IGUALDAD

Las instituciones de educación superior que pertenecen al Nodo Santanderes de la Red Colombiana de Instituciones de Educación Superior para la Discapacidad (REDCIESD), se reunieron en el I Simposio Regional de Educación Inclusiva para compartir experiencias y retos a los que se enfrentan, al brindar educación a personas con discapacidad.

Durante el evento, la profesora Sonia Patricia Díaz Orozco, del programa de Licenciatura en Educación Infantil, realizó una intervención en donde explicó la importancia de entender la educación inclusiva. “La educación inclusiva quiere transformar el quehacer pedagógico y el rol del maestro para que le permita a cada estudiante desarrollar su potencialidad y mostrar su talento, porque la educación inclusiva no se basa en la discapacidad sino en las capacidades que tenemos”.

El programa ‘EntreSeres’ de la UNAB, tuvo en el segundo semestre del presente año 756 participantes.​​​​​​​

​Díaz Orozco, quien habla desde su propia experiencia al tener una discapacidad visual explica, desde las dificultades que tuvo para acceder a la educación, cómo las instituciones actualmente deben trabajar para brindar educación de calidad a las futuras generaciones, “cuando nosotros llegamos a pregrado, ya tenemos pre saberes, ya tenemos una formación, no estamos vacíos, somos personas con algunas habilidades y destrezas desarrolladas y estamos listos para seguir ¿qué queremos? Una red de apoyo, una universidad para todos, un colegio para todos y de eso habla la educación inclusiva”.

En este espacio la UNAB presentó el programa de educación superior inclusiva ‘EntreSeres’, implementado desde 2014. Bienestar Universitario articula acciones orientadas a la promoción de una cultura inclusiva. Es un proyecto en construcción permanente que se ha ido ajustando a las necesidades de la comunidad universitaria. Las líneas de acción están encaminadas a la concientización, caracterización y seguimiento.

‘EntreSeres’ trabaja con personas con discapacidad, grupos étnicos, víctimas del conflicto armado y población habitante de frontera. En el segundo semestre de 2019 el programa tuvo 756 participantes. La UNAB, con este programa cumple con su objetivo de contribuir al desarrollo sostenible del entorno, brindando educación de calidad a toda la población.