EN UNA SOCIEDAD PARTICIPATIVA, TODOS MERECEMOS MEJORES ESPACIOS ¡SÚMATE A LA REVOLUCIÓN DE LA BICICLETA!

El Gobierno de los Ciudadanos con determinación le apostó en su Plan de Desarrollo a fortalecer el uso de transporte no motorizado e impulsar una movilidad sostenible. Por esta razón, proyecta entregar al final de su mandato 20 kilómetros de ciclo-infraestructura, en el marco de una política hacia la prosperidad urbana.

Como en todo proyecto público, los cambios generan críticas y aplausos. Este proyecto no fue la excepción, pero con gran diferencia: en su ejecución ha dejado claro que las acciones para planear la ciudad no se hacen de manera improvisada. Por ello, gobierno decidió planear y preparar la ciudad para una movilidad sostenible con expertos de Naciones Unidas, la Organización Despacio y el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, entre otras entidades.

El desarrollo de dimensiones como la calidad de vida, la equidad, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental, son parte de una gestión que lleva bienestar y viabiliza un mejor vivir.

2,6 kilómetros de ciclorruta funcional ya son una realidad

Superando incertidumbres de la comunidad y con los más altos estándares de calidad, se construyó el significativo corredor que une la Biblioteca Gabriel Turbay con la Universidad Industrial de Santander, UIS.

El Consorcio Parque de los Niños CC, ganador de la licitación pública en la que participaron 60 proponentes, fue el encargado de ejecutar el respectivo contrato en donde se invirtieron $1.604 millones.

 “Estos espacios son nuevos, porque antes no existían. Ayudan a cambiar a la ciudad. Se prioriza al peatón y a la bicicleta, por encima de los carros y las motocicletas. Debemos tomar conciencia por un mejor medio ambiente”, expresó Juan Carlos García, biciusuario.

La consigna es cambiar el orden de las prioridades en el tejido urbano. La preminencia de los carros y las motos en las vías condujo a la congestión, la contaminación, la accidentalidad y el sedentarismo. Lo que se quiere es una restauración democrática del espacio público, en donde todos tengan participación.

“El conductor del automotor era el rey de las vías. Demandaban todo el espacio, pero se debe hacer un clic. Los temas se van actualizando. Ahora se le abre una puerta a la movilidad limpia. El uso de la bicicleta es una opción viable”, precisó Diego Moreno, representante de la corporación Ciclaramanga.

Nuevos 17,4 kilómetros de ciclo-infraestructura ya están adjudicados y en marcha

La Unión Temporal Bucaramanga 003 y el Consorcio Obras Ciclo Rutas, ganadores de una licitación pública en donde participaron 89 proponentes, son los encargados de la construcción. La inversión es de $13.065 millones.

 Es de anotar que los corredores fueron seleccionados y diseñados en el marco del convenio de cooperación internacional que se sostuvo con ONU-Habitat.

“Bucaramanga en los últimos años ha avanzado en el concepto de la prosperidad urbana. Se identifican intervenciones para alcanzar valores sólidos, como la construcción de ciclo-infraestructura. En este mandato, de cuatro años, la meta es construir 20 kilómetros y eso nos parece una apuesta muy importante”, sostuvo Rafael Forero, especialista de ONU–Hábitat para los Países Andinos.

 Los nuevos corredores son:

Calle 9 entre carreras 15 y 27.

Carrera 21 entre calles 5 y 56.

Bulevar Santander entre carreras 15 y 28.

Real de Minas entre carreras 3w y 21.

Calle 33 entre el Parque García Rovira y el Parque de Los Niños.

Calle 41 – Avenida La Rosita.

Carrera 35 y 35a entre calles 36 y 52.

Articulación con Guarín.

Carrera 29 entre calle 41 y AV. González Valencia.

Fue necesaria la priorización de los tramos, las condiciones de la malla vial existente y las barreras geográficas y de infraestructura. Igualmente, el diseño tuvo en cuenta la regulación vigente insertada en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Sectores como El Centro, Real de Minas, La Concordia, la Avenida La Rosita, Cabecera, San Alonso, San Francisco y La Universidad, entre otros, tendrán espacios equitativos.

Cabe resaltar que en comparación con otras ciudades de Latinoamérica y Colombia, se encaminan resultados satisfactorios. Por ejemplo, en Guadalajara (México) se avanzó en la construcción de 20 kilómetros, pero en 10 años, y Bucaramanga lo hace en 3 años.

Asimismo, Medellín, que se enfoca en los últimos 20 años en el tema de la sostenibilidad, ha construido 50 kilómetros de ciclo-infraestructura y Cali tiene construidos 20 kilómetros en los últimos años.

Socialización con la comunidad

Desde el año anterior se tiene en marcha distintos canales de comunicación para involucrar a las personas y entender lo que ellos quieren de dichas obras. Talleres, entrevistas, sondeos y la utilización de la aplicación móvil llamada Biko fueron aspectos aplicados.

“El componente social es muy importante. A través de talleres, focus group, conferencias y un sin número de actividades, les contamos a la gente lo que queríamos hacer y los escuchamos. Además, convocamos a la ciudadanía a participar de los mapas de calor e identificar por dónde se están moviendo las bicicletas”, aseguró Natalia Durán Valbuena, jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales de la Administración Municipal, quien trabajó de la mano con Naciones Unidas en la Estrategia de la Bicicleta.

Una sociedad participativa y con sentido de pertenencia hace posible escenarios incluyentes, al servicio de todos. Es de anotar que con las universidades, agremiaciones y representantes del sector privado se incentivaron las jornadas de socialización.

“La ciclorruta es muy necesaria para movilizarnos de forma tranquila y segura. Lo mejor es que uno no siente a los carros tan cerca, porque a veces con el afán de los conductores nos hacen caer. Con estos nuevos tramos nos podemos conectar con más puntos de la ciudad”, expresó Miguel Ángel Gómez, biciusuario.

 Estrategia de la Bicicleta

Con el liderazgo del Gobierno de los Ciudadanos fue posible la Estrategia de la Bicicleta Estrategia 2019-2030, una política pública que respalda la necesidad de construir una red de ciclo-infraestructura y pensar a través de la bicicleta en el futuro del planeta.

Esta hoja de ruta quiere que en el 2030 un 5% de los viajes en el área metropolitana de Bucaramanga se hagan por este medio de transporte, y que el 90% de quienes lo usen lo califiquen como una muy buena opción.

“Estamos convencidos que las ciclorrutas son un paso en la dirección correcta para que la movilidad en la ciudad se transforme. Que sea sostenible. De menos congestión, contaminación y accidentalidad”, destacó Manuel Francisco Azuero, asesor de despacho de la Alcaldía.