Noticias

FUERTE POSICIÓN DEL GENERAL NELSON RAMÍREZ EN DEBATE SOBRE EL TRANSPORTE EN BUCARAMANGA

Publicidad

GCN__158.JPGPor Wilfredo Sierra Moreno                                                                                               

Si realmente se quiere acabar con el transporte informal hay que obviar las claras deficiencias que tiene el transporte público institucional de la ciudad, dijo.

Una muy fuerte pero clara posición sobre lo que está pasando en el transporte público de la ciudad de Bucaramanga, tuvo el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, General Nelson Ramírez Suarez, en el transcurso del debate que sobre la materia se dio la semana anterior en el Concejo Municipal de la ciudad. A ratos mostrando una clara indisposición por muchas de las cosas que se dijeron en el debate y aun por la postura de otros funcionarios públicos, el General Ramírez Suarez demostró que ha trabajado hasta la saciedad en el problema, que lo conoce al detalle y, aún más, en el transcurso de ese debate en el que se declara sesión informal para oír a los voceros de los taxistas de Bucaramanga, los conductores manifestaros que el alto oficial de la policía es el único que realmente se ha preocupado, en el estamento oficial, por la suerte de los conductores organizados de la ciudad.

Los conductores de Bucaramanga manifestaros que el General Nelson Ramírez es el único que realmente se ha preocupado, en el estamento oficial, por la suerte de los conductores organizados de la ciudad.  

Frente a la insinuación de algunos concejales en el sentido de que la policía no estaba haciendo nada para enfrentar el problema del transporte informal, el Comandante de la Policía Metropolitana de la ciudad informo que durante el presente año se han inmovilizado 204 vehículos contra 30 inmovilizaciones del año anterior, lo que demuestra el incremento del trabajo y control de la autoridad policial.  “Lo que pasa es que a veces no se socializan, no se avisan, no se comunican y ahí viene el problema de percepción”, preciso el alto oficial.  Y como quien no quiere la cosa, apuntalo que eso es lo que ha hecho la policía, sin saberse que ha hecho la Dirección de Transito de Bucaramanga, que también tiene su responsabilidad.   Sin ambages, el Coronel Ramírez expreso que si ha sentido este año que en todo el tema del transporte, especialmente con los taxistas, la policía nacional ha venido asumiendo la responsabilidad prácticamente sola, porque por ejemplo, “se convocaron unas mesas de trabajo, pero a veces a las mesas no van los que tienen que ir”.

Y como quien no quiere la cosa, apuntalo que eso es lo que ha hecho la policía, sin saberse que ha hecho la Dirección de Transito de Bucaramanga, que también tiene su responsabilidad.  

En una clara expresión del trabajo que ha hecho al respecto y del conocimiento que sobre la situación tiene este oficial, comento que con el transporte informal se presenta dificultades pero por unas claras deficiencias en el transporte público. “No hay la solvencia suficiente para atender la demanda de transporte público en toda Bucaramanga, en toda el área metropolitana. La comuna 2, por ejemplo, no tiene servicio de transporte porque allá no van los buses y ni siquiera los taxistas están yendo”. Y preciso que si realmente se quiere acabar con el transporte informal hay que buscarle solución a esas deficiencias, porque la gente, a la hora de los operativos de los uniformados, reclaman y dicen: entonces como salimos de nuestras casa y como salimos a trabajar. “Allá en el comando los he recibido y me dicen, General usted está haciendo controles, pero cuando nos van a solucionar el problema para salir desde allá desde la Comuna 2 para llegar a nuestros lugares de trabajo y para regresarnos nuevamente a nuestras casas.  Nosotros desde las 2 y 3 de la mañana –me dicen- estamos saliendo para ir a trabajar, ¿y entonces?” Luego yo sí creo que hay que buscarle solución a eso comento el General Ramírez. Tan pronto tengamos un buen servicio de transporte oficial, esa piratería que tiene que acabar.

“No hay la solvencia suficiente para atender la demanda de transporte público en toda Bucaramanga, en toda el área metropolitana”.  

Y como quien está suficientemente preparado para las insinuaciones acuciosas de ciertos señores que quieren hacer leña con la desinformación, el oficial presento la presente estadística: en el año 2011, se inmovilizaron 795 vehículos; en el 2012 fueron inmovilizados 1283; en el año 2013 – 2193 vehículos; y en lo que se lleva este año hasta el 12 de noviembre, 4470 vehículos inmovilizados. “Prácticamente el doble del año anterior. Luego hay trabajo, hay control, pero vuelo e insisto, no se conoce”.  Pero inmediatamente el General reconoció que aunque hay controles y las retenciones vehiculares se han aumentado, el problema persiste. “Y eso es lo que está reclamando el gremio de taxistas, que se le dé solución no solamente a ellos sino al transporte colectivo y a los buses ordinarios, quienes también están demandando que se acabe con esto de la piratería, de la informalidad. Lo que pretenden es que se erradique totalmente el transporte informal, pero hasta que no le demos solución a esas deficiencias que tiene el transporte público, pues no se va a acabar, porque habrá gente que aproveche ese momento, esas deficiencias que mostramos, los espacios que cedemos, y los ocupa la ilegalidad. Luego esto va a continuar. Va a continuar. Así existan los controles vamos a continuar con el problema del transporte informal, porque este no es un problema que se va a acabar generando controles y más controles.

“Así existan los controles vamos a continuar con el problema del transporte informal, porque este no es un problema que se va a acabar generando controles y más controles”.  

Al responderle a Consuelo Ordoñez en cuanto a que la oficina del Área Metropolitana le había entregado a la Policía Metropolitana de Bucaramanga unos lectores de barras para hacer control de las planillas amarilla que debe portar cada conductor en su taxi, le preciso que la policía no tiene ninguna. “Ojala pudiéramos tenerlas, pero no las tenemos”. Y entonces el garrotazo le toco al Director de Transito de Bucaramanga… “Es como las grúas de que existirían gracias a un convenio. Nosotros tampoco tenemos ninguna para trabajar. Y estamos reclamando grúas… Le he pasado oficios al Alcalde y al Director de Tránsito para que nos den 1 o 2 grúas para poder trabajar, y siempre tenemos que esperar a que nos cedan una”. Y entonces el General Nelson Ramírez se la soltó sin anestesia a Rafael Horacio Núñez presente en la sesión del Concejo Municipal: “Pero yo entiendo también allí como una situación de prevención, como si uno quisiera quilarle e ir a desaparecer sus alférez de tránsito. No, nosotros no tenemos ese interés. No tenemos la capacidad ni tenemos el personal. Pero si necesitamos es que haya una articulación de esfuerzos para poder cumplir bien con el trabajo. Nosotros algunas veces nos quedamos cortos.  Y no podemos dar mayores resultados así quisiéramos poder darlos, porque no lo logramos si no tenemos grúas.  Pero como hay unos convenios y los dineros que nos dan esos convenios no es para nosotros, eso es para invertirlos en el tema de tener instrumentos, tecnología, movilidad, para poder trabajar y hacernos más efectivos, más eficientes. Entonces vamos a ver si nos compramos unas grúas porque estar rogando y rogando uno para que le presten una grúa es muy verraco. Y perdonen si les doy lata pero es que ya llevo todo el año pidiendo, pida que pida. Y ya que estamos hablando aquí de estas cosas pues ya,  digámoslo, porque es que a veces cae toda la responsabilidad sobre la Policía Nacional y nosotros hacemos todo los esfuerzos que están a nuestro alcance y nuestras capacidades, pero aquí también requerimos el concurso para que nos den los instrumentos y los medios para poder trabajar”.

“Entonces vamos a ver si nos compramos unas grúas porque estar rogando y rogando uno para que le presten una grúa es muy verraco”.  

En este momento el ambiente en la mesa directiva del Concejo Municipal se caldeo un poco y, ante los reclamos airamos de Consuelo Ordoñez para que no quedara una mala percepción en el ambiente en cuanto a los lectores de barras el General le preciso: “No ternemos ningún lector doctora Consuelo. El año pasado le dieron uno al Teniente Rodríguez y lo devolví porque no serbia. Yo creo que va a tocar que revise sus inventarios porque nosotros no tenemos ninguno”. Y ante la persistencia de la directora del AMB en general reitero: “Aquí hay que decir las cosas, se devolvieron porque no servían”.  Y el General termino su intervención con una clara expresión de incomodidad y fastidio.