Noticias

GOBIERNOS NACIONAL Y DE BUCARAMANGA ENTREGARON 215 SOLUCIONES DE VIVIENDA A DESPLAZADOS.

unnamed (2)Es para integrantes de Red Unidos y damnificados del pasado incendio en Café Madrid

La felicidad de tener casa propia se hizo realidad para muchos ciudadanos, con el sorteo de 215 nomenclaturas correspondientes al programa de entrega de viviendas a los integrantes de la Red Unidos y desplazados por la violencia, celebrado por el Gobierno Social de Luis Francisco Bohórquez Pedraza y Presidencia de la República. Durante la ceremonia también se anunció que está abierta la convocatoria para continuar entregando viviendas a quienes figuren en el censo como damnificados.

Paulina Esperanza Pérez, del Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio, en la subdirección regional de Subsidios, comentó: “Tenemos una excelente relación laboral y personal con la Administración Municipal, trabajamos de manera muy articulada, nos entendemos muy bien, yo gestiono en Bogotá, y aquí con la doctora Silvia gestionando en el municipio, hemos logrado reducir tiempo y los objetivos que nos hemos propuesto”. La iniciativa del Gobierno Nacional pretende mejorar la condición de vida los ciudadanos que han sufrido de alguna manera infortunios en la vida, este es el compromiso que también el Alcalde Social, Luis Francisco Bohórquez, adquirió en su administración.

Silvia Johanna Camargo, directora del Instituto de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana, Invisbu, dijo: “estamos muy felices porque estamos haciendo el sorteo con familias damnificadas o que tuvieron la calamidad pública del incendio del Café Madrid, la mayoría son estas familias, es una emoción muy grande, porque el municipio durante dos años les pagó arriendo, este año les tocó a ellos asumir el gasto, pero hoy ya son dueños de su techo”. El mes próximo, de manos del Presidente de la República y del Alcalde Social, se les hará la entrega oficial del apartamento del que acaban de recibir las escrituras.

La señora Mónica Bueno Rodríguez es damnificada. Además sufrió la tragedia familiar de perder el soporte de su hogar, su esposo falleció producto de una supuesta negligencia médica, pero gracias a la ayuda del Gobierno Social pudo vivir en arriendo durante casi dos años. Hoy, después de haber cumplido con los requisitos exigidos para aspirar a su casa propia, disfruta de un poquito de felicidad, aunque añora poderla disfrutar con el amor de su vida, que hoy no está.unnamed (3)