Noticias

GOLPE A LAS REDES DE DISTRIBUCIÓN DE ESTUPEFACIENTES EN ENTORNOS ESCOLARES Y UNIVERSITARIOS

En el marco del `Plan Navidad: unidos por la seguridad y la convivencia`, mediante una labor coordinada con la Fiscalía, la Policía Nacional adelantó 23 allanamientos donde capturó a más de 20 personas quienes hacían parte de una red de distribución de estupefacientes en zonas de rumba urbana y rural en fiestas electrónicas, entornos escolares y de universidades públicas y privadas.

Estos expendedores actuaban de manera independiente y distribuían las sustancias a clientes específicos de acuerdo con las carreras en las cuales se encontraban matriculados, donde era común observar grupos de consumo en promedio de 6 personas en diferentes lugares de los campus universitarios, donde confluían menores de edad quienes son la mayor población que ingresa año a año y que se han venido haciendo vulnerables frente a este fenómeno.

De esta forma, ofrecían sus productos ilícitos bajo la falsa premisa de que el consumo potenciaba sus capacidades intelectuales y les facilitaba un mayor entendimiento durante las jornadas académicas; situación que motivaba a los jóvenes consumir de manera desmedida situación que en algunas ocasiones los llevaba incluso a enfrentar sobredosis siendo necesaria su intervención médica de manera inmediata al interior de la universidad.

De manera paralela, la investigación permitió identificar momentos en los que algunos de los distribuidores enseñaban a estudiantes inexpertos, diferentes técnicas para consumir las sustancias adecuadamente

En este sentido, nos encontramos frente a un modelo de consumo de alto nivel donde el valor de las dosis puede llegar a superar en un 200% el costo que comercialmente se observa en las calles, así mismo se ha consolidado como el escenario ideal para la promoción de fiestas electrónicas en fincas cercanas al área metropolitana, donde se expenden todo tipo de sustancias por valores mucho más elevados.

La distribución al interior del claustro, se realizaba bajo la modalidad de mano a mano, no obstante su modelo de actuación se soportaba bajo un esquema de referidos, donde para lograr adquirir la sustancias era necesario haber sido referenciado por otro consumidor o expendedor; de no ser así se negaba la venta.

Los capturados corresponden a 3 estudiantes quienes eran los encargados del expendio al interior de la universidad y 4 proveedores quienes mantenían un contacto directo con los estudiantes y los abastecían de manera constante.

Dentro de las sustancias expendidas se observó que promocionaban 2C-B; no obstante, se identificó que estas venían siendo adulteradas al ser combinadas con medicamentos de uso veterinario que pueden causar consecuencias en la salud en el largo plazo.

Desde la economía ilegal cada una de estas personas podría vender diariamente hasta 100 dosis de diferentes tipos de estupefacientes, lo que representa una ganancia diaria aproximada de 3 millones de pesos.