Noticias

Habla el Gran Maestro de La Gran Logia De Los Andes, Antonio Pulido Flórez: LA FORMACIÓN MASÓNICA INDUDABLEMENTE ES UN APORTE AL TALENTO HUMANO

Antonio-Pulido-Florez
Antonio Pulido Flórez, Gran Maestro de la Gran Logia de los Andes.
Publicidad

Antonio Pulido Flórez es el Gran Maestro de la Gran Logia de los Andes con sede en Bucaramanga, la más alta dignidad que puede ostentar un masón en esa institución. Y en forma exclusiva ha querido hablar con la Revista El Crisol sobre lo que significa su organización y el cargo que ostenta. Así transcurrió nuestro dialogo con el entrevistado:

Wilfredo Sierra Moreno: Antonio, para los neófitos que fuera de la institución se hacen muchos interrogantes sobre la masonería, ¿qué significa ser Gran Maestro de una Gran Logia?

Antonio Pulido Flórez: Como toda organización que tiende a ser formadora de personas de buenas costumbres, personas que se mueven en el concepto amplio de la libertad –en lo personal, en el pensamiento, de conciencia y de libertad externa que le permite de acuerdo con las normas legales comportarse en la sociedad sin afectar indebidamente a sus congéneres-, este tipo de organizaciones requieren una cabeza que le de la dirección y la administración de carácter institucional.

Eso significa estar en una institución que tiene carácter obviamente universal, porque existen masones en todo el mundo, y la mayoría de los países tienen sus logias masónicas. Y por otra parte ser una entidad filosófica, iniciática, formadora de hombres libres y de buenas costumbres, totalmente apolítica, no religiosa, lo que significa que no imponemos creencias religiosas en lo personal, en lo individual. Cada uno de los masones puede tener sus creencias y adoptar sus comportamientos de acuerdo a sus convicciones, ya que en las logias masónicas no se tratan asuntos religiosos ni políticos, y mucho menos aquellos que discriminen o excluyan sectores sociales. Y desde luego este tipo de instituciones requieren una organización que tenga un direccionamiento, tenga unas directivas, y unos lineamientos que tradicionalmente se han mantenido por siglos.

“Y por otra parte ser una institución filosófica, iniciática, formadora de hombres libres y de buenas costumbres, totalmente apolítica, no religiosa, lo que significa que no imponemos creencias religiosas en lo personal, en lo individual.”

WSM: ¿Desde hace cuánto tiempo hay masonería en Santander?

APF: La Logia de la cual se tiene conocimiento de ser la más antigua en el departamento fue la Respetable Logia Estrella del Saravita, que tenía como sede la ciudad de El Socorro.  De ella hicieron parte algunos de nuestros próceres que con su pensamiento libertario y la lucha por valores no solamente de carácter progresista y buscando fundamentalmente el bienestar social, dieron la mayor parte de su vida en la búsqueda de nuevas formas sociales. Y crearon el Estado Soberano de Santander, hicieron parte de la forja de ese logro y lucharon por mantenerlo y le dieron lustre a esa época en la cual nuestro departamento tuvo un desarrollo muy dinámico, muy favorable en términos de su capacidad de jalonamiento de toda esa potencia en términos de recursos no solamente humanos, sino también en recursos físicos, recursos económicos, que se orientaron y dieron a ese gran Estado Soberano de Santander, que marcaba línea y frontera en desarrollo estatal.

“La Logia de la cual se tiene conocimiento de ser la más antigua en el departamento fue la Respetable Logia Estrella del Saravita, que tenía como sede la ciudad de El Socorro”. 

Solón_Wilches
Solón Wilches, quiera fuera Presidente del Estado Soberano de Santander, fue uno de los primeros miembros de la Logia Estrella del Saravita

WSM: ¿Usted recuerda cuales de esos prohombres fueron parte de la Logia Estrella del Saravita?          

APF: La Logia Estrella del Saravita N° 5 de El Socorro fue fundada el 13 diciembre de 1865 bajo la autoridad del Consejo Supremo del Centro de Bogotá. Sus primeros integrantes fueron 83 Hermanos entre los que estaban, además de Solón Wilches, quiera fuera Presidente del Estado Soberano de Santander,  Joaquín Vega Montero, Juan Nepomuceno Navarro, Cronidas Mújica, Lope García,  Tomas Castilla,  Guillermo León,  más los siguientes que ingresaron en el año de  1866: Tomas Castilla, Lope García,  Alejandro Gómez Santos, Pedro Antonio Pradilla, Dídimo Parra, Hugo Biester,  Mariano Mújica, Rosendo Pereira, Prospero Azuero,  Guillermo León Carreño,  Ricardo Obregón,  Nepomuceno Gómez Santos,  Crisóstomo Villarreal,  Evaristo León,  Eliseo Ramírez,  Benigno Parra,  Luis Mejía, Leoncio Garcés, José M. Villamizar, José M . Gómez, Cándido Parra, Gregorio Villafrade, Domnino Castro, Ignacio Rivero, Rafael Otero, Felipe Zapata, Ramón Perea, Erasmo del Valle, Pedro Corena, Marco Estrada, Antonio Ruiz, Gustavo Wall, Ricardo Vega, Alejandro Nava, Nicolás Esguerra, Luis María Lleras Triana, Milciades Wilches, Ciro A. Gómez Santos, Antenor Montero, Dámaso Zapata, Guillermo Otero, José David Guarín, Juan N. Parra, Miguel Sebrian, José M. Ruiz,  Manuel J. Valencia, Jesús Vega, Ignacio Rivero, José de la Paz Ortiz, Vicente Martínez, Joaquín García, José M. Lombana, Francisco Muñoz, Juan A. Hernández, Joaquín Wilches, Jacinto León y Carreño, Fortunato Bernal, Vicente Villamizar, Apolinar Buenahora, Antonio María Vega, Tobías Valenzuela,  Miguel Pradilla, Rafael Romero, Pablo Martínez, Agustín Yáñez,  Jelacio Sánchez, José María Gómez, Horacio Wilches, Demetrio Zapata, José Cupertino Rovira, Heraclio Alonso, Margario Quintero, Rodrigo Chacón, Ramón Wilches, Ladislao Vargas,  Aquileo Parra, Marco Aurelio González, Froilán Gómez, Tomás Vega y Fernando Nieto.

Todos estos señores nos dejan la añoranza de una bella época de jalonamiento del desarrollo que se marcó, y que por razones políticas desde lo nacional prácticamente se agotó toda posibilidad de progreso para Santander, e incluso se dividió el Estado Soberano de Santander en dos departamentos posteriormente.

WSM: Según usted, ¿qué ha significado para el departamento de Santander haber tenido Logias Masónicas y masones durante todos estos años?

APF: Indudablemente es un aporte al talento humano. La forja, especialmente de valores, valores que han sido quizá la marca, el motu, o el imprimátur de la formación masónica, permite que cada uno de nuestros miembros sea reconocido como una persona de buenas costumbres, una persona libre en su forma de proceder y pensar. Y ese es el sentido del aporte que se ha hecho por tantos años en el departamento pero también en el país.  No solamente desde la lucha por la independencia de Colombia, grandes próceres como Bolívar, Santander y Sucre entre otros, muchos ex Presidentes de nuestra república fueron formados dentro de esa orientación de valores y principios masónicos.

Y eso da un ejemplo de lo que es una persona de buenas costumbres.  Siempre se ha dicho que la masonería es una organización secreta y se han inventado muchos mitos y leyendas urbanas en torno a lo que es en sí la masonería. Pero cuando una la vive, la conoce a fondo, la estudia, encuentra que la masonería no es lo que dicen esos mitos y esas falsas versiones, sin que es todo lo contrario… Es una formación para que las personas se comporten debidamente en la sociedad y se formen intelectualmente, de acuerdo con una orientación virtuosa. Y ese ha sido una ideal del hombre no solamente de ahora, sino desde la época de Platón. Platón predicaba el cultivo de las virtudes. En la masonería se retoma buena parte de esa predica,  y se orienta hacia lo que nosotros denominamos valores, en los cuales se fundamenta los valores de un masón.

Cadena de Unon a todo lo largo del Templo Nacional Masonico_thumb[1]“La masonería nos da una formación para que las personas se comporten debidamente en la sociedad y se formen intelectualmente, de acuerdo con una orientación virtuosa”.